Aragón

internet

Wifi público, una oportunidad para el mundo rural que llega a 20 municipios aragoneses con dinero de la UE

La ayuda de 15.000 euros del programa europeo 'Wifi4EU' llevará internet a las calles y espacios comunes de localidades como Borja, Albalate del Arzobispo, Boltaña o Sestrica.

Boltaña, capital del Sobrarbe, junto con Aínsa.
Boltaña es uno de los 20 municipios que recibirá ayuda de la UE para instalar wifi en espacios públicos.
Laura Uranga

Consultar la actualidad a través del móvil o escuchar música online de camino al trabajo o mientras se disfruta de un café en una terraza son escenas habituales que millones de ciudadanos han incorporado a su rutina. Sin embargo, estos pequeños gestos, muy frecuentes y sencillos en cualquier ciudad, pueden convertirse en un quebradero de cabeza en municipios más pequeños o aislados, en los que la cobertura no llega con la misma potencia, o directamente no llega.

Para acabar con esta discriminación y democratizar el acceso a internet de todos los ciudadanos comunitarios, la Unión Europea lanzó el pasado mes de abril la segunda edición del programa ‘Wifi4EU’ (Wifi para la UE), en la que un total de 20 municipios aragoneses han logrado hacerse con una ayuda de 15.000 euros para la instalación de redes wifi en espacios públicos.

La rapidez fue el factor clave para conseguirlo, ya que el 98% de las solicitudes presentadas por alrededor de 10.000 localidades de toda Europa se registraron en el primer minuto tras la apertura de la convocatoria y los bonos se repartían por orden de inscripción. Finalmente, 3.400 municipios han resultado agraciados, 510 en España.

Entre las localidades aragonesas afortunadas se encuentra Borja (Zaragoza), donde la corporación municipal llevaba tiempo tratando de buscar fondos para instalar este servicio, de hecho, ya se había presentado a la primera convocatoria de ayudas de la UE, pero no había conseguido hacerse con una de ellas. “La vez anterior nos quedamos en reserva porque fue un boom en toda Europa, pero esta vez lo hemos conseguido y estamos muy contentos porque esto pone a Borja un punto de calidad”, señala Eduardo Arilla, alcalde del municipio.

Su intención es desplegar la red wifi en un mínimo de 10 puntos de la ciudad, entre ellos los museos, el centro juvenil, la casa de cultura, la Casa de las Conchas (donde se ubica la biblioteca), el centro de jubilados o la casa de la mujer. “Es muy importante llevar internet a lugares del pueblo accesibles para todo el mundo”, comenta Arilla, quien ve en esta ayuda una oportunidad para acabar con la brecha digital e impulsar el turismo.

“Tener una ciudad con plataforma wifi nos da un grado de categoría especial y nos pone en vanguardia de lo que la UE quiere. Además, es imprescindible para eliminar la brecha digital. Personas que no pueden pagar una cuota de datos podrán conectarse ahora con su móvil desde cualquier punto de forma gratuita”, añade el alcalde de Borja.

Otro de los municipios aragoneses que disfrutará de este servicio es Boltaña (Huesca), y lo hará en un plazo máximo de 18 meses, tal y como marca la normativa de la UE para este proyecto. Desde el Consistorio ya están barajando diferentes espacios para instalar la red wifi. “Uno de ellos sería la plaza Mayor, que es la que más afluencia tiene en verano, y otros puntos del casco viejo, donde la conexión no es tan buena como en la parte baja del pueblo”, comenta Julián del Castillo, técnico de desarrollo del Ayuntamiento de Boltaña. También se plantean llevar la conexión hasta el polideportivo municipal o el parque Villaboya, en el que se sitúa un merendero muy frecuentado en época estival.

Mejorar el servicio

En Albalate del Arzobispo (Teruel) hacía tiempo que les rondaba la idea de instalar zonas wifi en las áreas más concurridas del pueblo, como el parque o la plaza Mayor. Después de quedarse a las puertas de la primera convocatoria, contactaron con una empresa de la provincia para instalar la red de internet inalámbrico en espacios como el polideportivo, las piscinas, la casa de cultura y la plaza de la iglesia. Ahora, con la ayuda que han conseguido de la UE, podrán mejorar y ampliar el servicio. “Trabajaremos sobre lo que ya tenemos instalado porque funciona perfectamente, incluso hay gente a la que paseando por el río, a casi dos kilómetros del pueblo, le llega algo de cobertura. Ahora podremos reforzar la señal en el centro del pueblo y más adelante abrir el abanico a otras zonas”, explica Carlos Gómez, técnico de informática del Ayuntamiento.

Una situación similar es la que se vive en Muel (Zaragoza), donde sus vecinos ya disponen de algunos puntos públicos con cobertura wifi, aunque “sin velocidad”. Con la subvención de la UE, esperan poder instalar antenas por diferentes lugares del pueblo para que la señal llegue a todos los vecinos. Entre las zonas que barajan se encuentran las piscinas, el parque, la casa de cultura o el consultorio, aunque también les gustaría “extenderla a los polígonos o las urbanizaciones más alejadas”, asegura el alcalde de Muel, Rafael Aliaga.

Un motor de desarrollo

En Sestrica (Zaragoza) cuentan actualmente con señal wifi en zonas concretas del municipio, como la biblioteca, la escuela y la plaza del Ayuntamiento. A esta última llega la cobertura del propio Consistorio para que los vecinos puedan conectarse para trabajar o hablar con sus familiares. “Desde el Ayuntamiento, debemos llegar adonde no llegan el resto de administraciones porque en las áreas rurales tenemos una gran escasez de medios técnicos”, afirma Manuel Mainar, secretario del Ayuntamiento de Sestrica.

Gracias a la ayuda de la UE, podrán extender la red wifi por más partes la localidad, aunque tendrán que estudiar detenidamente el proyecto, ya que cuentan con dos cascos urbanos: Sestrica y Viver de la Sierra, y les gustaría que llegara a ambos: “Si pudiéramos hacerlo a través de antenas -añade Mainar-, la idea sería atender a los dos, pero va a ser difícil, además, la orografía también lo complica”.

Para el secretario del Consistorio de Sestrica, la llegada de internet a los pueblos abre un abanico de oportunidades al medio rural y es indispensable para su desarrollo: “Cuando yo empecé a trabajar en los ayuntamientos, hace 30 años, se trabajaba con máquinas de escribir de las antiguas, de las que acababas con dolor en los dedos, y ni siquiera tenía acceso a información de otros municipios cercanos. Cuando llegó internet, nos abrió un mundo, porque en las zonas despobladas es un servicio muy necesario para cualquier cosa, desde buscar información hasta vender productos que se producen aquí”.

Hasta pueblos tan pequeños como Los Pintanos (37 habitantes), Valtorres (68), Peracense (76), Las Pedrosas (90) o Jasa (92) llegarán también las ayudas de la UE. “En pueblos tan pequeños, tener este servicio supone una gran mejora. Es un paso importante no solo por el servicio, también por la velocidad, porque hoy en día internet es necesario para llevar a cabo cualquier actividad”, apunta Javier Belío, teniente de alcalde del municipio oscense de Jasa.

Completan la lista de localidades aragonesas que disfrutarán de la financiación de la UE para la instalación de redes wifi Ateca, Cuarte de Huerva, Ejea de los Caballeros, Layana, Luesia, Monzón, Torralba de los Sisones, Torrijo del Campo, Utrillas y Villafranca del Campo.

Etiquetas
Comentarios