Despliega el menú
Internacional

ELECCIONES EUROPEAS

Las últimas de Bruselas: Aragón se queda sin eurodiputados

Las eurodiputadas aragonesas Inés Ayala y Verónica Lope se despiden de la Eurocámara y, por primera vez desde 1986, Aragón se podría quedar sin representación. Quedan en el aire asuntos clave como ejes de transporte o la despoblación

Verónica Lope (izda.) e Inés Ayala, en la plaza de Europa de Zaragoza. Esta próxima legislatura ya no formarán parte de la nueva composición del Parlamento Europeo.
Verónica Lope (izda.) e Inés Ayala, en la plaza de Europa de Zaragoza. Esta próxima legislatura ya no formarán parte de la nueva composición del Parlamento Europeo.
José Miguel Marco

Durante una década, Aragón ha tenido su pica en Bruselas, con la presencia de dos eurodiputadas: Inés Ayala (PSOE) y Verónica Lope (PP). Ahora, cuando se despiden de la Eurocámara, reconocen que la UE «está todavía digiriendo una legislatura difícil», con las consecuencias de la crisis y la política de austeridad todavía coleando, con un ‘Brexit’ tan eterno como volátil, una brecha entre países como no se había visto en décadas y la necesidad de afrontar una nueva revolución industrial, para lograr la transición de un sistema basado en los combustibles fósiles en una economía sostenible. «La nueva legislatura tendrá la oportunidad de establecer puentes, cambiar políticas y crear, de nuevo, un sentimiento de unión».

Esta puede ser la legislatura, por primera vez desde 1986, en la que Aragón no tenga ningún eurodiputado. Ahí quedarán, en el aire, importantes temas que afectan a la Comunidad, como la lucha contra la despoblación (para obtener las mismas ayudas que los países nórdicos), la financiación del corredor Cantábrico-Mediterráneo o la reapertura del Canfranc. Harían falta muchas carambolas para que la socialista Isabel García formara parte de la Eurocámara, ya que ocupa el puesto número 20. Otra aragonesa, Diana Sánchez, ocupa el puesto 28 en las listas de Podemos.

«Se trabajará también desde Aragón o desde el Gobierno en Madrid. Lo importante es trabajar unidos», destaca Lope, que ha estado dos legislaturas en Bruselas, donde llegó en 1999 tras su etapa en el Ayuntamiento de Zaragoza. Como eurodiputada ha formado parte de la comisión de Empleo y Asuntos Sociales. Por su parte, Inés Ayala ha estado ligada al grupo socialista en Bruselas desde 1993 y hasta ahora se la consideraba la séptima figura política más influyente de la Cámara y ha tenido importantes logros en la comisión de Transportes. Ahora, les llega el momento de dejar los bártulos y confiar en que los nuevos eurodiputados de otras comunidades se hagan eco de las demandas que lleguen de Aragón. «Lo cierto es que cada eurodiputado trabaja por el conjunto de España, excepto los partidos nacionalistas nadie intenta excluir a otra comunidad -aclara Ayala-. Pero es verdad que contar con alguien de Aragón permite llevar temas que, de otra manera, podrían quedar más relegados. Pero no todo todo está perdido, porque mantenemos el contacto con nuestros colegas allí y, si es necesario, podemos hablar con ellos y avisarles cuando haya un asunto importante».

¿Qué eurodiputados ha tenido Aragón hasta ahora?

La voz de Aragón en la Eurocámara se ha escuchado desde 1986 con distintos eurodiputados. Bernardo Bayona (PSOE) estuvo en Bruselas entre 1986 y 1987. Fue uno de los primeros europarlamentarios y formó parte de la Comisión de Educación y Cultura. Mateo Sierra (PSOE) estuvo desde 1986 a 1994 en la Comisión de Agricultura, Política Regional y Presupuestos. Ha sido uno de los eurodiputados más activos en cuestiones de Agricultura y gestionó muchas de las ayudas de la PAC que han llegado a Aragón. Joaquín Sisó (PP) participó, entre 1989 y 1999, en la Comisión de Transportes y en la de Asuntos Económicos. Impulsó el eje Norte-Sur, consiguió que España ampliara sus fondos de cohesión y negoció ayudas económicas en diversos temas para Aragón.

Antonio González Triviño (PSOE) estuvo de 1994 a 1999. Fue miembro de comisiones  de Medio Ambiente, Salud Pública y Protección del Consumidor y Transportes y Turismo. María Antonia Avilés (PP) estuvo en la Eurocámara desde1999 hasta 2004, en comisiones de  Empleo y Asuntos Sociales, Derechos de la Mujer e Igualdad de Oportunidades, Delegación para las Relaciones con el Consejo Legislativo Palestino y Control Presupuestario.

Juan Manuel Ferrández (PAR) estuvo entre 2003 y 2004, cuando participó en la Comisión de Política Regional y Transportes, desde la cual trabajó en equipos de red transeuropea y en la inclusión del envejecimiento y despoblación para el reparto de fondos europeos en Aragón. Luisa Fernanda Rudi (PP) fue miembro, entre 2004 y 2008, de Mercado Interior, de Industria, Investigación y Energía y de Comercio Internacional. Trabajó por convertir la Travesía Central en objetivo prioritario y la mejora de infraestructuras transpirenaicas. En 2004 se incorporó Inés Ayala, que ha estado en la Comisión de Control Presupuestario y de la de Transportes y Turismo y en 2009, Verónica Lope. El también aragonés Pablo Echenique (Podemos) fue elegido eurodiputado en las elecciones de 2014 pero tras renunciar a su acta de europarlamentario fue elegido diputado en las Cortes de Aragón, cargo que ejercio hasta junio de 2017.

Sin lobby ni piña

En opinión de Natividad Fernández Sola, catedrática de Derecho Internacional Público y Relaciones Internacionales de la Universidad de Zaragoza y actualmente titular de la Cátedra Príncipe de Asturias en la Universidad de Georgetown (Estados Unidos) admite que, de cumplirse las quinielas y quedar Aragón sin representación en la Eurocámara «será una mala noticia. En teoría, los eurodiputados no están allí para defender intereses regionales, pero es cierto que cuando contamos con su voz en Bruselas el impacto es positivo. Actualmente el Parlamento Europeo es colegislador y un eurodiputado puede hacer lobby y presionar en temas que inquietan a los ciudadanos aragoneses. Perdemos ahora la posibilidad de hacer piña y presionar». Existe en Bruselas el Comité de las Regiones, donde Aragón cuenta con un representante, «pero no deja de ser una cámara consultiva, sin poder de decisión».

Verónica Lope (izda.) e Inés Ayala conversan en Zaragoza.
Verónica Lope (izda.) e Inés Ayala conversan en Zaragoza.
José Miguel Marco

Esta legislatura que viene, además, no va a ser fácil. Fernández Sola teme que «el aumento de populistas euroescépticos multiplique los mensajes negativos que lleguen desde la Unión Europea, lo que puede llevar a una mayor desafección por parte de los ciudadanos». Y venimos una legislatura que ha sido de las más complicadas en los 60 años de historia de la Unión Europea. «Ha sido traumática», reconoce Inés Ayala, que siempre ha sido muy franca a la hora de valorar la política comunitaria. Casada con un alemán, no duda en mostrarse crítica con el país teutón, «que necesita un bloque que frene algunas de sus ansias y por ello sería una gran pérdida la marcha del Reino Unido, ya que era la única nación que podía hablar de tú a tú a los alemanes y recordarles algunos momentos de su historia». En caso de salir el Reino Unido, las exportaciones aragonesas se resentirían. En 2017, ascendían a 755,9 millones de euros frente a 960,6 en 2007, un 21,3% menos. Y esta caída se ha acentuado desde el referéndum de 2016. Aragón vende al mercado británico coches (70% de las ventas y un volumen de 693 millones de euros anuales), material eléctrico (5,4%) y maquinaria (4,8%). Entre frutas, bebidas y lácteos suma casi 70 millones que podrían verse afectados por un mayor coste de sus ventas a este mercado.

La socialista enlaza el ‘Brexit’ con otra de las fragmentaciones que ha tenido lugar en la UE y que quizá ha pasado más desapercibida en España, pero cuyas consecuencias se notan en las tensiones entre países. «La ampliación al Este no se ha producido tan suavemente como se pensaba, es otra de esas pesadas digestiones que acumula la UE. La crisis llegó a los pocos años de la entrada de la mayoría de esos países y las doctrinas y condiciones impuestas a los nuevos miembros no se han visto correspondidas con un desarrollo social y económico. Como consecuencia, se ha producido una reacción nacionalista y populista». Sería el caso de la figura de Viktor Orbán en Hungría, de Viorica Dancila en Rumanía o Jaroslaw Kaczynski en Polonia. De hecho, el Partido Popular Europeo ha sopesado echar de sus filas al Fidesz de Orban y el Partido Socialista Europeo también ha debatido hacer lo propio con el socialista rumano. «Y todas esas tensiones, actitudes y una vez más, se ha creado desconfianza entre países, esta vez entre el Oeste y el Este -continúa Ayala-. Y para la UE se trata de una zona delicada, porque todavía se puede sentir la influencia rusa en estos países, que podrían considerar que están mejor fuera de la Unión Europea. Por ello, lo que suceda con el ‘Brexit’ puede influir en otros países de la Unión.

Inmigración y fronteras

La llegada de refugiados procedentes de la guerra en Siria y el aumento de la presión migratoria es una de las causas, consideran las eurodiputadas, del ascenso de ese discurso extremista. Inés Ayala cree que la próxima legislatura la UE ha de demostrar de nuevo su solidaridad con los recién llegados. «Los que procedan con un visado o con una petición de asilo han de encontrar un camino adecuado, sin humillaciones. Porque no se trata de un problema del este, del norte, del sur..., sino que afecta a toda Europa». Y coincide con la opinión de Lope de incidir en la cooperación al desarrollo, «porque es importante mantener los fondos para crear oportunidades económicas en los países de origen». El problema de la inmigración puede tener un daño colateral en Aragón si la UE mantiene en los presupuestos de 2021 a 2028 una política de austeridad, «porque se corre el riesgo de que se desvista a un santo para vestir otro -añade la socialista-. Que se tome dinero de la Política Agraria Comunitaria (PAC) para pagar esa guardia de fronteras». .

De hecho, el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Junker, advirtió hace unos meses de la posibilidad de reducir en un 30% el presupuesto de la PAC, lo que afectaría sensiblemente a los agricultores y ganaderos aragoneses. La comunidad recibe anualmente hasta 500 millones en ayudas directas con la PAC y se calcula que el campo aragonés podrían perder hasta un 10% de su actual renta agraria.

Energía y despoblación

En opinión de Inés Ayala, «quizá uno de los mayores retos de la UE en la próxima legislatura sea el medio ambiente, esa transición económica a un sistema sostenible. Más que una demanda ciudadana, es una necesidad social que tiene ya consecuencias agrícolas y sanitarias. Y que en Aragón estamos ya percibiendo, ya que los cultivos cada vez tienen más problemas en el sur y se desplazan al norte». «Incidir en políticas medioambientales nos beneficia a todos los ciudadanos y supone un avance para la UE», añade, por su parte, Verónica Lope.

Esa transformación ya se ha sentido en Aragón con el anuncio del cierre en 2020 de las centrales térmicas dentro de las políticas energéticas sostenibles. Desde Aragón, la DGA trabaja para presentar proyectos en materia de innovación, formación y economía circular para que sean icluidos en el plan presupuestario de la UE 2021-2027 pero, como decía Natividad Fernández Sola, ya no hay una piña en Bruselas. Queda pendiente, además, un impulso a las políticas contra la despoblación (muy ligadas en el caso de Teruel a ese cierre de las térmicas) y en las que Aragón lucha para conseguir los mismos fondos que actualmente disfrutan los países nórdicos.

Octubre parece que será un mes clave para la Unión Europea, cuando empiece a negociarse el nuevo presupuesto para los siguientes siete años. Ha de ser generoso con partidas clave para Aragón: despoblación, agricultura, transición ecológica, así como transporte. Porque quedan en el aire importantes ejes como el Cantábrico-Mediterráneo o el Canfranc todavía por impulsar. Tanto Lope como Ayala confían en que sus colegas en Bruselas mantengan el pulso iniciado y respondan a las necesidades de Aragón. «Hemos trabajado juntos muchos años y dejamos allí muchos planes iniciados. Ahora, intentaremos que todos sigan adelante».

Consulta aquí las últimas noticias sobre elecciones europeas 2019.

Etiquetas
Comentarios