Despliega el menú
Aragón

aragón

Preocupación por el riesgo de plagas ante la acumulación de restos de poda

El Índice de riesgo por uso del fuego en Aragón determina diariamente si se puede realizar fuego. Este año, en las comarcas del Bajo Aragón histórico y de Calatayud el índice casi no ha permitido las quemas agrícolas.

quema agrícola
Imagen de archivo de una quema agrícola
Heraldo

Tras presentar la correspondiente solicitud de autorización en la Oficina Comarcal Agroambiental (OCA), los agricultores para poder realizar quemas agrícolas en su explotación deben consultar la información que publica diariamente la dirección general de Gestión Forestal del Gobierno de Aragón, dependiente del departamento de Desarrollo Rural y Sostenibilidad, para saber si está permitido (comarcas en color verde) o prohibido (color rojo) realizar fuego. Este Índice de riesgo por uso del fuego en Aragón, como se denomina a este mapa que, a través de colores, marca si está o no autorizado el productor, se basa en las condiciones meteorológicas y del combustible, es decir, en la temperatura, la humedad relativa, la fuerza del viento y la precipitación, y en la disponibilidad de combustibles muertos y vivos compuesto por la parte de la vegetación viva.

El problema es que desde febrero hasta ahora, como denuncia la Unión de Agricultores y Ganaderos de Aragón (UAGA), “han sido contadas las ocasiones en las que el Índice ha permitido realizar las quemas”, una época en la que los agricultores, entre otras faenas, se dedican a la poda de los árboles. Esto ha provocado que los restos de la poda de frutales, almendros y olivos se hayan ido acumulando en las explotaciones, lo que ya está generando problemas de plagas. “La madera seca acumulada hace que surjan plagas como el barrenillo, presente en varias explotaciones, y que esta plaga que comienza ahí pase al árbol, un árbol sano, que en casos graves puede tenerse que terminar arrancando si la plaga se intensifica”, explica David Andreu, secretario provincial de UAGA en Teruel.

Índice de riesgos de incendios en Aragón
Mapa del índice de riesgos de este viernes, 17 de mayo
Heraldo

La zona más afectada por la prohibición del Índice de riesgo ha sido la comarca histórica del Bajo Aragón, que incluye no solo a la del Bajo Aragón, sino que también a la de Andorra-Sierra de Arcos, Bajo Aragón-Caspe o Matarraña, entre otras. “En estas zonas el mapa ha estado de color rojo la mayor parte de los días”, asegura Andreu, que señala a su vez que “en la comarca de Calatayud están teniendo el mismo problema, que se arrastra desde la campaña 2018”. Y es que en estas comarcas es donde en su mayoría, respecto a la Comunidad aragonesa, se encuentran concentrados este tipo de árboles.

Por este motivo, y con el objetivo de buscar una solución, debido a que según apunta el secretario provincial de UAGA en Teruel, “recoger estos restos de otra forma es económicamente inviable para muchas explotaciones”, UAGA, según asegura la organización, mantuvo el 11 de abril una reunión con Ángel Berzosa, director general de Gestión Forestal del Gobierno de Aragón, “para trasladarle, entre otras cuestiones, la necesidad de que este año se permita quemar los restos de poda de los frutales y almendros en el mismo periodo que los restos de poda de olivar, es decir hasta el 31 de mayo”, dado que desde el 1 de abril los restos de los primeros no se pueden quemar. “A pesar de que necesitamos una respuesta rápida, todavía no la hemos obtenido”, afirma Andreu, que anota que hace una semana se volvieron a poner en contacto y les aseguraron que recibirían una respuesta.

“Un Índice más ajustado”

Asimismo, en dicha reunión, la organización planteó una serie de mejoras, como que el Índice de riesgo se calcule por municipios en vez de por comarcas. “Estas zonas son muy amplias, con muchas variaciones en cuanto a las condiciones meteorológicas y de terreno. Por tanto, para ajustarnos más a la realidad de cada zona es imprescindible que se reduzca el ámbito del cálculo”, indica el secretario provincial de UAGA en Teruel.

También, pidieron que se amplíe el horario para poder realizar las quemas. “La normativa establece que hasta las 7 de la mañana no se permite hacer fuego, pero si se pudiesen realizar quemas desde las 5, el agricultor contaría con estas dos horas en las que la humedad es más alta y, por lo general, sopla menos viento”.

Con vistas de que este problema puede volver a suceder en las próximas campañas, se propuso la creación de una mesa de trabajo sobre la normativa de riesgo de incendios en la que participe UAGA. “Queremos que la Administración cuente con nosotros a la hora de modificar la normativa actual de prevención de incendios –asevera Andreu-, pues tenemos soluciones que pueden resultar en crear un Índice más ajustado”.

Etiquetas
Comentarios