Despliega el menú
Aragón

el sector de la nieve

PP, PSOE, PAR y Cs quieren relanzar la unión de estaciones de esquí en la próxima legislatura

Defienden pactar con el territorio la conexión entre Formigal, Astún y Candanchú tras cinco años de parón.

Los principales partidos de Aragón están decididos a «relanzar sí o sí» la unión de estaciones de esquí tras cinco años de parón, hasta el punto de convertir la próxima legislatura en la de la nieve. La mayoría parlamentaria cuenta con el respaldo del grupo aragonés de la nieve, Aramón, que se plantea pedir financiación al Banco Europeo de Inversiones (BEI) para impulsar un proyecto largamente comprometido que conectaría Formigal, Astún y Candanchú.

La presidenta de Aramón y consejera de Economía e Industria, Marta Gastón (PSOE), considera «ineludible» su puesta en marcha ahora que las tres sociedades propietarias está unidas en la causa e insistió en que solo un extenso dominio esquiable puede asegurar el futuro y la competitividad con los grandes centros invernales, como son Andorra, Baqueira, los Alpes y los Dolomitas.

El compromiso es compartido por PP, PAR y Ciudadanos, que defienden que el proyecto de conexión se debe acometer tras las elecciones del 26-M, sin más dilación. Las iniciativas parlamentarias han sido cuantiosas a lo largo del mandato que acaba, tanto del PP como del PAR, pero no se ha impulsado su tramitación como Proyecto de Interés General de Aragón (PIGA). Y eso que los cuatro partidos lo respaldaban y votaron retomar ya la tramitación del proyecto.

El Gobierno de Rudi encargó su gestión en 2013 a la Corporación Pública Empresarial, aunque no se avanzó pese a la puesta de largo que se hizo antes de las elecciones de hace cuatro años, con su declaración de interés estratégico.

La presidenta de Aramón indica que si los socialistas repiten en el Pignatelli intentarán desatascar el principal escollo de la unión de estaciones, su financiación, en el seno de la Unión Europea. Para ello, se solicitarán fondos para despoblación, ya que el proyecto tiene como objetivo primordial generar riqueza para evitar la fuga de habitantes.

Gastón recuerda que al llegar al Pignatelli se encontró «una declaración de intenciones» para crear un dominio esquiable que podría llegar hasta los 300 kilómetros y señala que en esta legislatura se ha centrado en resolver «problemas», como los litigios con Benasque por el suelo de Cerler y el enfrentamiento legal con Astún, para encarar ahora el futuro. Y cita como paso esencial la unión comercial, que permitió la pasada temporada esquiar por primera vez en las estaciones con el mismo bono.

La consejera señala que la conexión de los valles de Tena y del Aragón requerirá no solo el consenso político, sino el respaldo del territorio. Esto pasaría por un encuentro tras las elecciones con los alcaldes, que deberían nombrar una representación para mantener una vía de diálogo. En este sentido, subraya que está por decidir por dónde se hace la unión, ya sea por el Canal de Izas o por Canal Roya.

Compartir un objetivo común no es óbice para que la oposición eche en cara a la DGA que no haya empleado «ni un segundo en planificar» el proyecto. El diputado del PP Javier Campoy alude a la iniciativas parlamentarias tramitadas, la última de marzo, para «estimular sin éxito» un proyecto que podría duplicar el peso del sector de la nieve, que representa un 10% del PIB aragonés. «El problema es que CHA está en contra y ha marcado criterio al PSOE», lamenta.

El presidente del PAR, Arturo Aliaga, incide en que se debe apostar por proyectos ambiciosos «de medio y largo plazo» como es la unión de estaciones. Al igual que la presidenta de Aragón, insta al consenso con la montaña para impulsar la solución que resulte más sostenible. «Hay que retomarlo porque nos permitiría competir a nivel internacional», dice antes de recordar que lo llevan en su programa electoral.

Por su parte, la candidata oscense de Cs a las Cortes, Jara Bernués, recuerda que la Jacetania y el Alto Gállego han perdido más de 600 habitantes, lo que evidencia la importancia de la unión para ser competitivos. «El turismo de calidad demanda grandes dominios esquiables», recalca.

El respaldo del territorio es constatable. El presidente de la Asociación Empresarial de la Jacetania, Juan Carlos Artero, indica que la unión comercial de estaciones se podría romper, pero no la unión física. «Eso es lo importante, crear el octavo dominio esquiable del mundo. Ahora lo que toca es que todos se pongan de acuerdo, porque nuestro anteproyecto es de 2012 y ya demostró que la conexión es viable», dice.

Diferentes oposiciones

Podemos Aragón ve con buenos ojos unir Astún y Candanchú si no genera costes ambientales, pero no aceptaría la conexión con Formigal a través de Canal Roya por sus afecciones, ni ampliar Cerler por Castanesa.

Desde CHA apuestan por la unión comercial y el transporte combinado Astún-Candanchú, pero se opone a «modelos especulativos que pueden afectar a un paisaje tan frágil». No obstante, apuestan por la gestión de un producto estrella del turismo.

El candidato de IU a la DGA, Álvaro Sanz, no comparte la apuesta por el «monocultivo» de la nieve, en vez de diversificar otros sectores estratégicos, y tacha la unión de «errónea» porque conllevaría la «destrucción de Canal Roya». Tampoco apoya la ampliación de Castanesa.

Etiquetas
Comentarios