Despliega el menú
Aragón

las cuentas autonómicas

La DGA cumple por primera vez en la legislatura los objetivos de estabilidad

El Ministerio de Hacienda confirma que Aragón cerró 2018 ajustándose a los límites de déficit, regla de gasto y deuda, por lo que deja de estar intervenida y puede financiarse en los mercados.

La ministra de Hacienda en funciones, María Jesús Montero, con el consejero de Hacienda, Fernando Gimeno, en un Consejo de Política Fiscal y Financiera.
La ministra de Hacienda en funciones, María Jesús Montero, con el consejero de Hacienda, Fernando Gimeno, en un Consejo de Política Fiscal y Financiera.
ALBERTO MORALES

El Gobierno de Javier Lambán termina la legislatura con un hito para la hacienda aragonesa. Por primera vez en la legislatura, ha logrado cumplir todos los objetivos de estabilidad, lo que permitirá al equipo autonómico que salga de las urnas tener manos libres para gestionar las arcas públicas, sin la supervisión del Estado y puede acudir a los mercados para financiarse.

El Ministerio de Hacienda ha constatado este lunes en un informe que Aragón cerró el pasado ejercicio ajustándose a los límites de déficit, regla de gasto y deuda. Ni el primero ni el segundo de los objetivos se llegaron a cumplir desde que Javier Lambán tomó posesión a mediados de 2015, aunque el desfase entre los ingresos y gastos venía superando el techo fijado a lo largo de la última década, con Luisa Fernanda Rudi (PP) y Marcelino Iglesias (PSOE) en la Presidencia de Aragón.

El consejero de Hacienda, Fernando Gimeno, ha señalado que el Ministerio confirma una «excelente noticia», dado que Aragón no solo deja de estar intervenida, sino que puede recurrir al Fondo de Facilidad Autonómica e incluso a los mercados. "Ya no nos pondrá condiciones sobre el gasto de farmacia y tendremos libertad para utilizar los remanentes de ejercicios anteriores", ha explicado a modo de ejemplo.

Además, ha destacado que el Ejecutivo ya no está obligado a presentar planes de ajuste, aunque ha remarcado su compromiso de "contención del gasto" y de reducir la deuda. Solo podrá hacerlo en 2020 en términos de PIB, dado que la cifra no está previsto que empieza a descender hasta dentro de dos años.

Como informó este diario hace mes y medio, la DGA acabó 2018 con un déficit del 0,32% del Producto Interior Bruto (PIB), cuando el conjunto de las autonomías tenían el límite en el 0,4%. Esto supuso que la desviación se limitara a 120 millones, aunque tampoco se puede decir que Aragón sea de las más avezadas a la hora de cumplir: cinco autonomías incluso lograron cerrar el año pasado con superávit (Asturias, Canarias Galicia Navarra y País Vasco) y otras cuatro mejoraron un desequilibrio menor en sus cuentas que el de Aragón (Cantabria, Castilla y León, Madrid y La Rioja).

Lo que confirma el informe del Ministerio de Hacienda es que Aragón también cumplió en lo que se refiere a la regla de gasto, el también conocido como techo de gasto establecido en 2013 y que tampoco se había cumplido en la presente legislatura. Para 2018 se había fijado la tasa de variación en dos puntos y Aragón acabó el año con un 0,7. Para hacerse una idea, en 2017 tenía que lograr una tasa de 2,1 puntos, pero se lo saltó en más de un punto (3,2), aunque la palma del incumplimiento se dio en 2015, con una desviación de cuatro puntos.

En lo que concierne a la deuda, pese a seguir aumentando y rozar los 8.000 millones al acabar el ejercicio, cumplía el objetivo, con un colchón de 301 millones.

Solo Andalucía, Baleares, Murcia y Valencia, gobernadas por PSOE y PP, se han saltado algunos de los objetivos de estabilidad fijados para 2018 y, por tanto, seguirán sujetos a la intervención del Estado.

Etiquetas
Comentarios