Despliega el menú
Aragón

Heraldo Saludable

"Pedimos respeto a nuestro trabajo y a las normas existentes"

La plantilla al completo del centro de salud de Borja se concentró tras la agresión verbal a una médica que sigue de baja

Concentración de los profesionales del centro de salud de Borja a las puertas del servicio.
Concentración de los profesionales del centro de salud de Borja a las puertas del servicio.
HA.

La plantilla del centro de salud de Borja prácticamente al completo se concentró este martes durante un cuarto de hora a las puertas del equipamiento como muestra de rechazo a cualquier tipo de acción violenta contra el personal sanitario tras la agresión verbal sufrida el pasado 2 de abril por una médica. La doctora, a la que un hombre que acudió sin cita previa le gritó e insultó, sigue de baja por ansiedad.

El centro paró su actividad durante el tiempo que duró la protesta, a la que se sumaron algunos usuarios. La médica coordinadora, Belén Clemente, leyó una declaración en la que mostraban su repulsa por lo ocurrido a la vez que su apoyo a la profesional que aún no se ha reincorporado a su puesto de trabajo. "Pedimos respeto a nuestro trabajo y a las normas de funcionamiento que entre todos nos hemos dotado. Creemos que la violencia nunca es la solución a los conflictos y sí utilizar los cauces para resolver las discrepancias", se reclamó en un manifiesto.

Por último, también se destacó la importancia de "visibilizar este problema, que no es exclusivo del mundo sanitario, para concienciar a la población en tolerancia cero ante cualquier tipo de agresión". Los asistentes a la protesta portaban pancartas con lemas como ‘Cuida al que te cuida’, ‘Stop a las agresiones físicas y verbales a los sanitarios. Nada justifica una agresión’ y ‘Respeta’.

Los hechos ocurrieron el día 2 de abril, en torno a las 13.30, cuando un hombre solicitó atención médica sin cita previa. Cuando la doctora la requirió que cogiera su turno en el mostrador, esta persona se enfadó y llegó a proferirle gritos e insultos, además de dar patadas a una puerta. Ante la amenaza de que iba a llamar a la policía se marchó.

Los responsables del centro han mantenido una reunión con el agente de la Guardia Civil que actúa de enlace sanitario y están a la espera de recibir un curso sobre cómo actuar en situciones de riesgo. Asimismo, se les ha indicado cómo pueden mejorar la seguridad en la zona de urgencias.

Etiquetas
Comentarios