Despliega el menú
Aragón

educación

Comienza la escolarización en Aragón con dudas sobre la capacidad de algún centro para atender la demanda

Los colegios de Parque Venecia y La Muela podrían volver a verse desbordados por las solicitudes de matrícula. Educación prevé una campaña tranquila.

Una de las últimas concentraciones de padres en Parque Venecia reclamando al nuevo colegio.
Una de las últimas concentraciones de padres en Parque Venecia reclamando al nuevo colegio.
Raquel Labodía

La campaña de escolarización de este año, que comienza el miércoles, se prevé que será, en general, tranquila. Tradicionalmente, Zaragoza ha sido la que más tensiones ha provocado, pero la entrada en funcionamiento de los colegios del sur de la ciudad –una zona deficitaria en centros escolares–, y la nueva zonificación escolar de la capital, dividiendo en dos la zona 5, excesivamente amplia para facilitar que los menores pudieran estudiar cerca de sus casas, deberían garantizar que la campaña de 2019-2020 transcurriera sin sobresaltos. A esta previsión contribuye también el hecho de que el número de niños de 3 años siga disminuyendo, por lo que las solicitudes de matrícula también serán menos.

Aun así, no se descarta que pueda haber problemas en barrios y localidades muy concretas en las que los centros existentes no tengan capacidad y espacio suficiente para atender a toda la demanda. Puede ser el caso de Parque Venecia o de La Muela. En el primero, las familias llevan meses recordando que el nuevo centro, que se inauguró en abril de 2018, se había quedado ya pequeño y que para este próximo curso habrá 242 menores que necesitarán aulas, de ellos se calcula que alrededor de 180 querrán estudiar en su barrio. Educación se ha comprometido con las familias a tener el segundo colegio de la zona para el curso 2020-2021 y que abrirá las aulas necesarias para que en septiembre ningún niño tenga que dejar su barrio para ir al cole. En la campaña pasada, el centro ya operativo ofertó cuatro vías y a mitad del proceso, la cifra se amplió a 6. En el actual, el colegio volverá a ofertar, de hecho, 6 clases: 4 aulas para el centro en funcionamiento y otras 2 que serán ‘aulas puente’ en previsión de que se construya el Parque Venecia II. Habrá que esperar a que comience el proceso para saber si la propuesta de aulas y la ampliación de las ratios son suficientes.

El caso del colegio Gil Tarín, de La Muela, es más complejo y no se circunscribe solo a la necesidad de aulas para niños de 3 años. Según la previsión de los padres, para acoger toda la demanda que se puede dar en esta campaña de escolarización para 1º de infantil serán necesarias cinco aulas. Pero el problema de saturación del centro es general. En este momento, hay 750 niños pese a que el centro se construyó con capacidad para 400 escolares. El curso pasado ya hubo que instalar en el centro dos barracones para escolares de 6º de primaria y la incertidumbre para el 2019-2020 es dónde ubicar a los nuevos ingresos. La localidad hace años que reclama la construcción de nuevas infraestructuras educativas.

Otros centros en los que se puede generar algún problema son los integrados de Rosales del Canal, Río Sena (Miralbueno) y Val de la Atalaya (María de Huerva). Generalmente, las mayores tensiones se han dado a la hora de acomodar a los más pequeños, pero también en los ciclos superiores puede haber problemas. En los tres mencionados, la inquietud de las familias es no contar con espacio suficiente en las instalaciones para que los alumnos que acaban la primaria puedan seguir estudiando secundaria en condiciones en el colegio.

El instituto de La Puebla de Alfindén también arrastra carencia de estancias. La tercera fase del recinto debería haber estado lista para el próximo septiembre, pero se hará esperar un año lectivo más, hasta el 2020-2021.

Etiquetas
Comentarios