Despliega el menú
Aragón

Aragón, un país de montañas

Excursión a la fuente que nutre de agua al pozo Pigalo

Tras nacer en la sierra de Santo Domingo, el río Arba de Luesia se remansa en badinas y pozas. En la Fuente de los Trece Medios sus aguas salen a la luz y hasta allí nos lleva esta ruta por territorio cincovillés.

Las aguas verde esmeralda del pozo Pigalo, entre los cantiles de piedra y el bosque que lo rodean.
Las aguas verde esmeralda del pozo Pigalo, entre los cantiles de piedra y el bosque que lo rodean.
Alberto Martínez Embid

El pozo Pigalo es uno de los destinos más concurridos durante el verano en Aragón, al que acuden muchos visitantes para disfrutar de esta zona de baño natural que forma el río Arba de Luesia. Esta época, lejos aún del calor estival, es un buen momento para viajar hasta este enclave, conocerlo con tranquilidad y remontar aguas arriba el río Arba de Luesia, hasta las surgencias que nutren este punto de agua. Tradicionalmente se ha considerado que son cinco las surgencias que, al unirse, forman el Alto Arba. La más baja es la de la Fuente de los Trece Medios, que es la excursión que proponemos, siguiendo la ruta que describe Alberto Martínez Embid en su libro ‘Excursiones a nacederos’ (Colección Aragón, editorial Sua, 2018). Se trata de un recorrido de circular de 8 km, con una duración estimada de 3 h 30 min.

El itinerario propuesto comienza antes de llegar al Pigalo, en concreto en el puente de Sibirana, situándonos junto al río al lado de un grupo de paneles explicativos. Lo vadeamos por un lecho de cemento y tomamos el sendero que aparece en la orilla izquierda, por donde vamos remontando el cauce. Siguiendo las marcas rojas, blancas y verdes del GR-1 salimos a una pista que atraviesa el río hasta la margen derecha para llegar al aparcamiento. Nos aparecerá la pradera con mesas de la que arranca la senda hacia el pozo Pigalo.

Espumas y cascadas

Enseguida llegaremos a la cascada por la que las aguas se precipitan, entre espumas, en esta profunda badina, que es para muchos la presentación ‘oficial’ del Arba de Luesia. Tras admirar sus aguas verde, regresaremos a la pista para dirigirnos hacia el puente del camping.

En la otra orilla veremos que un cartel que indica ‘Fuente 13 Medios’. Bajaremos a la pradera de la ribera y vadearemos el río, lo que nos conducirá a un pinar, salpicado de hayas, robles, tejos y encinas. Unas marcas blancas nos irán guiando hasta la pequeña construcción de piedra de la Fuente de los Trece Medios. En este punto tranquilo y recogido salen a la luz las aguas de este manadero, situado a 830 m de altitud.

Fuente de los Trece Medios.

Podemos concluir aquí la excursión o continuar nuestra ruta, lo que aconsejamos ya que no se encuentra lejos la poza de Santa María, un pequeño paraíso de cascadas y naturaleza inmaculada cuya pureza nos permite encontrar en sus orillas al martín pescador. Su presencia es un indicador infalible de la alta calidad ambiental de este paraje.

Cruce sobre piedras

Cambiaremos de orilla, usando para ello las piedras que sobresalen del cauce. Habrá que andar con un poco de cuidado para que el cruce no acabe en remojón, algo que, si bien se agradece en verano, no es nada apetecible en esta época de invierno.

El camino nos llevará por una masa arbolada importante, con o pinos silvestres de hasta treinta metros de altura que podremos ver crecer en los pacos, que es como se denominan en este territorio de las Cinco Villas a las zonas de umbría. Nos alejamos del curso hasta llegar a la altura del azud que precede al pozo del Trampolín, que aprovecharemos para cruzar a la orilla izquierda. Persistiendo por nuestra ruta llegaremos a las tajaderas de la Toma del Agua.

En sus anchas pozas diremos adiós al agua y emprenderemos el camino de regreso por una vía casi paralela. Subimos hacia el sureste por una pista de tierra donde nos saldrá al paso una bifurcación donde elegiremos el ramal de la derecha que nos llevará hasta el barranco de las Casas, donde se nos une el GR-1 y por el que llegamos hasta el camping, cerca del cual dejamos nuestro coche.

Etiquetas
Comentarios