Aragón
Suscríbete por 1€

Aragón mantiene la presión fiscal y suben la luz, el diésel, los trenes, los peajes y el teléfono

Solo el gas natural reduce su precio respecto a 2018 por la caída del coste de la materia prima

Un grupo de funcionarios trabajan en una delegación de Hacienda en Córdoba.
Subida de impuestos y pensiones para recibir el año incluso sin Presupuestos
Rafael Carmona

El nuevo año exigirá un esfuerzo extra a los aragoneses. La presión fiscal se mantendrá y subirán la luz, el diésel, los trenes, los peajes y la telefonía. La prórroga del presupuesto de la DGA hará que los impuestos autonómicos se congelen. La principal novedad respecto a 2018, introducida en noviembre, será la exención en el pago por herencias de 150.000 a 500.000 euros en el impuesto de Sucesiones. El de Contaminación de las Aguas (ICA), sin embargo, seguirá cobrándose como hasta ahora, ya que su anunciada reforma sigue en el aire.

El Gobierno central mantendrá congelada la parte regulada del recibo de la luz, pero la factura –que ha experimentado un incremento interanual de más del 2%–, podría terminar encareciéndose hasta un 4% si el Ejecutivo de Pedro Sánchez reinstaura el impuesto que cobra a las eléctricas.

También se esperan subidas para el diésel. El nuevo impuesto que entrará en vigor en 2019 hará que llenar el depósito cueste entre seis y ocho euros más. El precio de la gasolina, por su parte, suma siete semanas a la baja, aunque no se descartan aumentos. Sobre todo teniendo en cuenta que el sector prevé que el coste del crudo se dispare un 2,7% en este nuevo año.

La nota positiva la pondrá el gas natural, que caerá hasta un 4% en comparación con el último trimestre de 2018, la actualización del salario mínimo hasta los 900 euros mensuales y la revalorización de las pensiones, que subirán entre un 1,6% y un 3%. No ocurrirá lo mismo con la factura del teléfono, ya que las principales compañías han anunciado incrementos para principios de año.

Moverse en cercanías costará lo mismo, pero los trenes de media distancia se encarecerán un 3,5% y los Avant –los regionales que circulan por las vías del AVE–, un 7%, según ha confirmado Renfe. También habrá cambios en los peajes de las autopistas, incluidas la AP-2 y la AP-68. Subirán de media un 1,67% a partir de mañana, si bien está previsto que las nueve autopistas que quebraron y tuvieron que ser rescatadas por el Estado apliquen rebajas de en torno al 30% a partir del día 15.

Se esperan subidas, asimismo, en el precio de hoteles y billetes de avión, que aumentarán un 3,7% y un 2,6%, respectivamente.

A la espera de la bajada de la contribución

Los contribuyentes zaragozanos iniciarán el año 2019 sin excesivos sobresaltos. De momento, se ha anunciado una ligera bajada del IBI tras la entrada en vigor de los nuevos valores catastrales, que se revisan a la baja por primera vez desde el catastrazo de 2013, y de la reducción del tipo impositivo. De media, las viviendas experimentarán una rebaja de la contribución urbana del 3,39%.

En enero no se registrarán subidas del recibo del agua, de la basura y del saneamiento. No se amplían las bonificaciones de la plusvalía, dado que este año ZEC ha decidido no someter a revisión este tributo. Habrá que esperar a una propuesta normativa del PP, que contará con el apoyo de PSOE y Cs. Toda vivienda considerada habitual podrá acceder a la bonificación del 95%.

El bus y el tranvía no suben (la tarifa no se revisa desde 2013). No obstante, está previsto que en enero llegue la gratuidad del billete hasta los 8 años y la extensión de la bonificación para los titulares de carné joven, desde los 26 a los 30 años.

El IBI sube en un año de prórrogas

Los ciudadanos de Huesca volverán a pagar más por el IBI en 2019. Es el único tributo que ha incrementado el Ayuntamiento, ya que las ordenanzas fiscales de 2018 han quedado prorrogadas para el próximo ejercicio al haberse rechazado la propuesta del gobierno local (PSOE-Aragón Sí Puede), que está en minoría desde principios de mayo, cuando el alcalde, el socialista Luis Felipe, expulsó del tripartito a Cambiar por la crisis de las agresiones sexuales de las fiestas de San Lorenzo. La confluencia de izquierda votó en contra de sus exsocios porque no se resolvió a su favor el recurso presentado para recuperar el voto proporcional en las comisiones. También rechazaron las ordenanzas PP y Cs.

En un intento de conseguir el apoyo de Cambiar, el equipo de gobierno aceptó sus propuestas, entre las que estaba una rebaja del tipo impositivo del IBI un 2%. Era la forma de contrarrestar la subida marcada por Hacienda, a petición del Ayuntamiento de Huesca, para completar la actualización catastral. El recibo del IBI acumula una subida del 18% en los últimos 4 años.

Cuarto año de congelación impositiva

Los tributos municipales seguirán congelados en Teruel, que suma cuatro años de estabilización impositiva. El principal impuesto municipal, el IBI, también se mantendrá en los mismos márgenes que en 2018 a pesar de la subida de los valores catastrales –la base impositiva– en un 3% aplicada por parte del Gobierno. El Ayuntamiento aprobó rebajar el tipo impositivo del 0,457% al 0,444%, un 3% menos, para que el recibo quedase inalterado.

Sí que se revisarán los precios de los servicios prestados por concesión por empresas, como la explotación de los tres estacionamientos subterráneos municipales, que encarecen sus tarifas un 2% a partir del 1 de enero. El precio del minuto de aparcamiento en los párquines subterráneos de La Glorieta y la plaza de San Juan pasará de costar 1,75 céntimos a 1,79. El de la estación de autobuses, por su parte, se quedará en 1,76 céntimos tras la subida. Las tarifas del autobús urbano, explotado por la empresa Samar, no se revisarán hasta el próximo mes de julio y lo harán en función de las condiciones de la concesión.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión