Despliega el menú
Aragón

Aragón, un país de montañas

Sendero didáctico por el barranco de la Hoz en Aguatón

Este itinerario senderista, habilitado en Aguatón, es ideal para un paseo didáctico en familia, ya que tiene una buena panelística informativa sobre flora, fauna, geología y costumbres. Con una duración aproximada de una hora y un sencillo recorrido es ideal para hacer con niños. Solo hay que tener la precaución durante las épocas de lluvias de asegurarse de que las aguas no bajen crecidas.

El alcalde Juan Ramón Cardo, en la zona remozada del barranco de la Hoz.
Juan Ramón Miguel, alcalde de Aguatón, en el barranco de la Hoz.
Laura Uranga

Para acceder hasta la gran llanura cerealista de la depresión del Jiloca, se toma la autovía mudéjar A-23. Se trata de un paraje formado por una enorme y amplia depresión, a unos 1.000 m de altitud, tapizada por los materiales detríticos transportados desde las sierras más elevadas.

A ambos lados de esta planicie se alzan pequeñas estribaciones montañosas que encierran extraordinarias sorpresas, como el barranco de la Hoz, localizado sobre la sierra Palomera, en el término municipal de Aguatón, población de la comarca Comunidad de Teruel, de cuya capital dista unos 46 km.

Desde la autovía se señala la salida a esta pintoresca localidad, situada a la altura de Torremocha y Torrelacárcel. Aguatón se alza a 1.225 m y, una vez que se accede a ella, se puede aparcar el vehículo a la entrada del pueblo, junto al parque y a la fuente. En este punto, se localiza la información necesaria para realizar la ruta. Se trata de un sencillo recorrido, ideal para hacer con niños. Solo hay que tener la precaución durante las épocas de lluvias de asegurarse de que las aguas no bajen crecidas.

Para empezar, es imprescindible seguir la señalización de los indicadores direccionales hasta las inmediaciones del lavadero, donde hay un panel que informa sobre los aprovechamientos madereros de la localidad. Al principio, la ruta transita por una pista de tierra sin apenas desnivel, por lo que se trata de un itinerario ideal para familias, en el que se localizan diversos puntos de información. Más adelante, justo debajo del sendero, se encuentra el antiguo molino de Aguatón .

A lo largo del camino, aparecen otro tipo de paneles informativos, de tamaño más pequeño, y que muestran las diferentes especies vegetales que se pueden apreciar durante la ruta. Se trata, además, de un sendero botánico, otro gran atractivo del recorrido.

Flora, fauna y geología

Al alcanzar el pequeño cauce fluvial, hay una parada de descanso, donde reponer fuerzas. Aquí también se puede encontrar información sobre los aspectos geológicos del entorno.

Se continúa por la margen izquierda hasta llegar al entorno de la Poza, el lugar más atractivo de la ruta. El barranco de la Hoz se estrecha en este lugar y el camino cruza de nuevo el cauce, junto a un grandioso sauce. El estrecho actúa de mirador sobre la Poza, donde antiguamente había un azud para el molino de la Hoz. Este lugar es agreste y salvaje y no es extraño encontrar algún grupo de cabras hispánicas por el entorno de estas crestas calcáreas. Junto a la Hoz, que da nombre a la ruta y al barranco, se puede disfrutar del paisaje, realizando otra parada de descanso. El acondicionamiento reciente de este camino senderista ha propiciado la colocación de bancos de descanso y diverso material informativo y gráfico. Además, la ruta continúa, esta vez por senda, a través de una pasarela colgada sobre la roca, donde se pueden apreciar los diferentes estratos geológicos.

Una vez que se alcanza el fondo del barranco, el itinerario continúa por el desfiladero entre elevadas paredes rocosas. De nuevo, la ruta desemboca en otra pista forestal y abandona el cauce entre un espeso bosquete de carrascas. A nuestro paso van apareciendo nuevos carteles sobre la flora del municipio e información de diversos elementos de interés. El final de la ruta se localiza junto a la carretera, donde también se encuentra un área de descanso, donde es posible dejar un vehículo para el regreso a Aguatón. La ruta es ideal para familias y para los más pequeños, ya que se trata de un paseo de apenas 2,2 km de longitud, de escasa dificultad y desnivel y de gran atractivo debido a toda la información que atesora el itinerario. Muy recomendable para realizar en cualquier época del año. Solo hay que tener la precaución durante las épocas de lluvias de asegurarse de que las aguas no bajen crecidas. Una oportunidad para aprender sobre lo que nos rodea y sobre los modos de vida de nuestros antepasados de forma fácil, sencilla y cómoda.

DATOS ÚTILES

Longitud: 2,2 km.

Desnivel: 55 m.

Información: sendero familiar para cualquier época del año. Llevar calzado cómodo, agua y comida. Hay cobertura de móvil.

Lectura recomendada: 'Teruel', Red Natural de Aragón, número 22, Ernesto de Leonardo Catalán (coordinador), Gobierno de Aragón, Sodemasa y Prames, 192 páginas.

Más noticias en Unpaisdemontañas.

Etiquetas
Comentarios