Despliega el menú
Aragón

Tercer Milenio

Tercer Milenio

La cosmética más integradora

Atades Huesca es uno de los siete socios que forman parte de Spagyria, un proyecto innovador y social, que apuesta por crear productos de belleza naturales.

Visita a las instalaciones del Centro Manuel Artero para ver la evolución del proyecto.
Visita a las instalaciones de Brotalia para ver la evolución del proyecto.
Atades Huesca

Desde hace unos meses, en el campo experimental que Atades Huesca tiene en las instalaciones del Centro Manuel Artero, en la capital oscense, varias personas con discapacidad intelectual, que forman parte de esta entidad, apoyadas por profesionales del centro se afanan para conseguir las mejores plantas de equinácea, melissa, caléndula, tomillo y salvia. Plantas todas estas que poseen cualidades muy valoradas en la elaboración de productos cosméticos naturales.

Después, estas plantas se secarán en las instalaciones que Atades habilitará para este fin y la cosecha obtenida se enviará a los laboratorios de la Universidad de Zaragoza, donde se extraerán los principios activos. Después, dentro de dos años, en 2020, si todo sale según lo previsto, presentarán la pre-fórmula de estos nuevos y solidarios cosméticos.

De esta manera, se cerrará el círculo del proyecto Spagyria, una iniciativa innovadora que tiene como objetivo crear una nueva línea de producción de plantas aromáticas para el desarrollo de cosméticos ecológicos y saludables.

«Es una propuesta que combina la investigación con la inclusión social, al involucrar en el proceso a personas con dificultades de inserción o discapacidad, como es el caso de Atades Huesca. Con iniciativas como esta mejoramos la empleabilidad de este colectivo y fomentamos el desarrollo laboral y personal de todo el equipo», matiza Ana Pontaque, trabajadora de Atades Huesca y coordinadora de este proyecto.

Siete socios

Con un presupuesto de 1,8 millones de euros, de los que el 65% ha sido cofinanciado por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (Feder) a través del Programa Interreg V-A España-Francia-Andorra (Poctefa 2014-2020), Spagyria cuenta con la participación de siete socios.

Se trata de Atades Huesca,  coordinador de la iniciativa, Elkarkide, de Pamplona, centrado en personas con enfermedad mental; Les Jardins du Girou (Toulouse), que trata a personas en riesgo de exclusión social; la Universidad de Zaragoza; el Instituto de Medicina y Fisiología Espaciales de Toulouse, (MEDES) y los Ayuntamientos de Huesca y Pamplona.

Los tres centros especiales de empleo se han encargado de la parte del proyecto centrada en la plantación de estas especies, su recolección y posterior secado. En el caso de Atades Huesca, las caléndulas y equináceas ya han sido enviadas a la Universidad de Zaragoza, en concreto a los laboratorios del I3A, donde extraerán los activos y elaborarán los productos cosméticos. Para analizar el resto de las plantas habrá que esperar a la próxima primavera.

El instituto Medes, por su parte, los pondrá a prueba para asegurarse de que cumplen todos los requisitos que son necesarios para su futuro uso humano. Por último, queda abierta la posibilidad de crear una marca, patentarla y lanzarla al mercado como cosméticos ecológicos y saludables que, además, mejoran la vida de las personas con discapacidad. Pero habrá que esperar un par de años todavía.

Ciencia con conciencia

Hace unos días, en un acto que sirvió para comprobar la evolución del proyecto, Philip Hazane, director del MEDES resaltó los valores sociales y ecológicos de esta propuesta recordando una frase del escritor francés Rabelais: «La ciencia sin conciencia es la ruina del alma».

Y eso es lo que se está consiguiendo con este proyecto colaborativo, que permite generar oportunidades de empleo y desarrollo personal dentro del colectivo de personas con enfermedades mentales, discapacidad mental o en riesgo de exclusión, a la vez que apuesta por una nueva cosmética, mucho más ecológica y sostenible.

Más información en el Suplemento Heraldo del Campo

Etiquetas
Comentarios