Despliega el menú
Aragón

Aragón, un país de montañas

Ruta de Gistaín a Salinas de Sin por el GR 19

El valle de Gistaín, en la histórica zona del Sobrarbe, ofrece al visitante la fascinación de los paisajes de montaña, mientras que sus localidades, con sus casas de piedra y rincones pintorescos, le hacen viajar al encanto del pasado. En esta ruta podremos conocer tres de ellas.

Vista de la localidad de Gistaín, punto de comienzo de esta ruta.
Vista de la localidad de Gistaín, punto de comienzo de esta ruta.
Laura Uranga

La ruta que une Gistaín con Salinas de Sin es la segunda etapa del sendero de gran recorrido GR 19, que discurre por el Sobrarbe. Se trata de un recorrido de unos 15 km de recorrido, que se recorren a lo largo de 5-6 horas, según la calma con la que nos lo tomemos o las paradas que hagamos, y en la que se pasa también por el núcleo poblacional de Serveto.

La excursión se inicia en el centro de Gistaín, situado a 1.420 metros de altitud. Desde el pueblo tendremos unas magníficas vistas de varias peñas del macizo de Cotiella, que durante siglos han funcionado como reloj solar para los chistavinos. De este a oeste, son las llamadas peñas de las Diez, las Once, Mediodía y la Una. Además de la de la iglesia parroquial, tiene Gistaín dos bonitas torres de planta cuadrada: las de las casas Tardán y casa Rins. Tras atravesar el pueblo, saldremos de él por la llamada Fuen de Ciella. Siempre siguiendo las marcas rojiblancas del GR 19 y en dirección al oeste, ascenderemos por un camino ancho hacia el llamado barranco Foricón. Atrás dejaremos magníficas vistas de Gistaín y de Plan, abajo, en el fondo del valle. Después de una corta subida, seguiremos un camino en suave bajada hacia Feneplán y el barranco del Mon, que normalmente cruzaremos por piedras sin problemas. Siempre con hermosas vistas, entre bojes y robles primero y luego por prados y bordas, en algo más de una hora llegaremos a Serveto (1. 306 m), que junto a Señés y Sin, constituyen los tres pueblos de La Comuna. Esta denominación fue la que se dio a la unión administrativa que formaron para con el fin de gestionar este pequeño valle. En 1834 Serveto tenía su propio ayuntamiento, en 1845 Señes se unió a él. Ya en el siglo XX, en la década de los 40 se unieron a Gistaín pero en los años 70 fueron absorbidos por Plan y en los 80 Gistaín se independizó.

Destaca en Serveto, donde hay una placa dedicada al aragonés universal Miguel Servet, la torre cuadrangular de su iglesia de San Félix. Desde Serveto a Sin hay unos dos kilómetros y el GR 19 transcurre en buena parte por la carretera que une ambos pueblos. Junto al cruce entre el GR 19 y el inicio del ramal del GR 19.1, que lleva a Bielsa por el collado de la Cruz de Guardia, estaba la antigua ermita de Santa Lucía, donde se reunían los representantes de La Comuna para tomar las decisiones importantes. Sin tiene interesantes construcciones tradicionales y una magnífica iglesia parroquial.

Desde Sin (1.260 m), el GR 19 inicia una fuerte, aunque corta, subida que va atajando la pista (otra opción ), que asciende hasta el plan de Sebillún, una zona de verdes prados con magníficas vistas que se halla a 1.384 m y constituye el punto más elevado de nuestro recorrido. Desde allí iniciamos un rápido y pronunciado descenso hasta Salinas de Sin (800 m), por el llamado camino de Escarto. Pasadas las casas de una urbanización hidroeléctrica, llegamos a la confluencia de los ríos Cinca y Cinqueta y, tras cruzar la carretera por un puente, terminaremos nuestro itinerario en el mesón de Salinas.

Más noticias en Unpaisdemontañas.

Etiquetas
Comentarios