Despliega el menú
Aragón

Aragón, un país de montañas

A las Peñas de Herrera: senderismo en el Moncayo

Esta excursión por la sierra de Moncayo nos permitirá conocer mejor la cara sur de esta emblemática montaña aragonesa y conocer nuevos parajes de su entorno.

Un senderista asciende a las Peñas de Herrera
Un senderista asciende a las Peñas de Herrera
Prames/Roberto Regueiro

Talamantes, en la comarca de Campo de Borja, es uno de los nueve municipios que forman parte del Parque Natural del Moncayo desde que en 2007 se ampliase el perímetro de este espacio protegido. Se enriquecían así los valores naturales del parque que en un mismo entorno abarca los bosques húmedos de su cara norte hasta los pinares y encinares propios del clima mediterráneo de su cara sur. En esa vertiente sur se encuentra Talamantes con sus quejigares, encinares y pinares.

Proponemos una excursión que aprovecha parte del recorrido del gran sendero GR 90.1 y nos lleva desde esta localidad a las Peñas Herreras, una de las zonas más singulares de la sierra del Moncayo. La ruta está pensada para recorrer a pie pues las pistas forestales de esta zona están cerradas a la circulación de vehículos a motor y la normativa del parque no permite a las bicicletas transitar por los senderos. El recorrido propuesto es de unos 5 km (ida), y no exige condiciones físicas extraordinarias, aunque es importante, sobre todo en estas fechas, llevar agua suficiente, protección solar y algún tipo de gorra o sombrero. Hay que advertir que el parque es un paraje de alta montaña y deben tenerse en cuenta la capacidad del senderista, meteorología, equipación… si se piensa hacer otro tipo de recorrido más exigente.

Iniciamos la marcha en Talamantes al final de la calle Mayor, siguiendo la señalización del GR 90.1. En apenas 10 minutos cruzaremos el barranco de Valdeherrera. Se sigue avanzando por una media ladera, desde donde ya se disfruta de una excelente visión de las cuatro peñas o castillos de Herrera. A la izquierda veremos la de mayor altitud, con 1.591 m, llamada Picarro o Alto del Picarrón.

Tras 40 minutos de ruta, cruzaremos de nuevo un barranco para remontar una fuerte pendiente que nos llevará al collado de Valdelinares. Durante este tramo de ascensión podremos ver una zona de erosión de margas, que ofrece un espectáculo de cromatismo geológico con sus estratos de colores grises, amarillentos y morados. Seguimos el sendero hasta llegar a la fuente de Fuendeherrera y desde allí nos dirigiremos a afrontar el último ascenso que, tras una larga sucesión de lazadas nos conduce al collado entre las segunda y tercera peña de Herrera, a 1 hora y 50 minutos aproximadamente desde Talamantes. El retorno al punto de origen se hace por el mismo itinerario de subida.

Antes o después de esta excursión podemos aprovechar nuestra visita para conocer mejor Talamantes, donde todavía se pueden admirar los restos de su castillo templario del siglo XII. Junto a su pintoresco caserío de empinadas calles, la localidad destaca también su iglesia parroquial de Santiago, levantada en el siglo XVI siguiendo el estilo gótico, y la ermita románica de San Miguel (s. XIV), situada a las afueras.

Más noticias en Unpaisdemontañas. 

Etiquetas
Comentarios