Despliega el menú
Aragón

Darren J. Doherty: "El agricultor no solo debe ganar dinero, debe hacerlo de la mejor manera posible"

Este australiano, padre de la agricultura regenerativa, visitó Zaragoza para explicar esta práctica que une rentabilidad y protección del medio natural.

Darren J. Doherty, durante su visita a la capital aragonesa, donde ofreció una 'masterclass'.
Darren J. Doherty, durante su visita a la capital aragonesa, donde ofreció una 'masterclass'.
Toni Galán

¿En qué consiste el concepto de agricultura regenerativa?

Va más allá del concepto de agricultura orgánica. No se trata solo de producción alimentos orgánicos o ecológicos, sino que busca la manera de que los productores mejoren su calidad de vida. Es algo que tiene que ver con lo holístico. Con los procedimientos de agricultura regenerativa logramos ahorro de agua o mejora de la calidad de los suelos de producción. Las explotaciones y el resto del paisaje se regeneran.

¿A través de qué procedimientos se alcanzan estos objetivos?

La agricultura regenerativa tiene su clave en varios aspectos, entre ellos el denominado ‘manejo holístico’. Gestionar una explotación de manera holística significa que el agricultor tiene claros sus objetivos no solo en su explotación sino también en la vida y alinea sus sistemas de trabajo con esas metas. Las granjas que denominamos holísticas se caracterizan porque en ellas se cultiva pasto de una manera racional para que los animales puedan alimentarse todo el año sin que este se agote. Otro de los pilares es el empleo del sistema de líneas clave. Es un sistema de planificación de explotaciones cuyo objetivo es controlar y ahorrar agua. Consiste en diseñarlas de tal manera que se dedique espacio a depósitos de almacenamiento de agua de lluvia que permita aprovecharla mejor.

¿Qué es Reagrarians?

Reagrarians es una marca que yo creé. El término procede de la unión de ‘agricultura’ y ‘regenerativa’. Es una entidad sin ánimo de lucro que tiene como objetivo apoyar a los productores con pocos recursos o en países pobres a través de la formación y la asesoría, con becas y cursos de planificación de explotaciones agrarias.

¿Cuáles son las principales dificultades que se encuentra a la hora de introducir sus sistemas?

Estos nuevos sistemas suponen la puesta en práctica de nuevas técnicas de cultivo con el empleo de tecnología. No propugnamos volver cien años atrás, aunque defendamos cosas como la introducción de animales en las explotaciones para eliminar hierbas en lugar de usar herbicidas, por poner un ejemplo. Buscamos encontrar la manera de integrarse y mejorar la naturaleza, mientras que la agricultura convencional solo mira por obtener la mayor cosecha. El período más duro es el de la transición. Quizá el reto es de cambio de mentalidad, ya que el agricultor es conservador. Yo lo soy.

¿El precio más elevado de estos productos es una desventaja?

En muchos mercados el precio de estos productos y el diferencial han descendido mucho. Cuando yo empecé, hace 30 años, la diferencia podía ser del 50% o 100%, ahora está en torno al 15%. Seguirá bajando. También es una cuestión de hábitos de consumo. Los alimentos orgánicos son mucho más nutritivos, alimentan más, por lo tanto, se necesita menos cantidad de ellos para satisfacernos.

¿Cuál es la explotación ideal?

La explotación ideal es aquella que hace al granjero feliz, que le permite tener una vida familiar, en la que cultiva lo que quiere, se siente respetado, obtiene un precio justo por sus productos y hace que la tierra sobre la que asienta mejore. No se trata solo de ganar dinero sino de hacerlo lo mejor posible.

¿Qué hace en España?

España es un país muy seco y muchos productores tienen dificultades para obtener la mayor rentabilidad de sus explotaciones. Estamos trabajando con algunos de ellos en Cataluña, Baleares y aquí en Aragón, en Teruel, en algunas fincas viendo cómo mejorar los rendimientos con el agua disponible, también cómo aplicar el uso de carbono orgánico para mejorarlo. En España colaboro con Organic Managers y trabajamos con unas seis explotaciones.

¿Cree que España es un buen lugar para aplicar sus técnicas?

Creo que sí, porque hay subvenciones para realizar esta transición, lo que facilita el proceso. Además, la demanda de productos orgánicos está creciendo en Europa y su precio es entre un 15% o un 20% más alto con prácticamente los mismos gastos. Es una gran oportunidad para los productores españoles.

Más información en el Suplemento Heraldo del Campo

Etiquetas
Comentarios