Aragón

Aragón, un país de montañas

Vacaciones en Salou: las calas más bonitas para huir de las playas masificadas

La Costa Dorada es un destino muy habitual para las familias aragonesas. Además de las grandes playas, existen algunas calas para disfrutar de un ambiente más relajado.

Una playa.
Una playa de Salou
José Carlos León

Con la inminente llegada de las vacaciones estivales, los aragoneses ya preparan las maletas para disfrutar de un merecido descanso. La playa es el destino favorito para la gran mayoría, más si cabe si se dispone de una residencia en algún municipio costero. Para cerca de 6.000 aragoneses el destino predilecto es Salou, pues allí disponen de una segunda residencia.

Las playas de Levante y Poniente abarrotadas son una imagen habitual en los meses de julio y agosto, pero existen otros puntos muy cercanos a la localidad en los que, con un poco de suerte, se puede disfrutar de una jornada de sol y playa más relajadamente.

Cala Crancs: ubicada en el Cap de Salou, es una de las playas más atractivas del municipio, pues se encuentra rodeada de vegetación, con arena fina y aguas cristalinas. Aislada de establecimientos turísticos, es ideal para la práctica del snorkel. Cala Font: aunque está un tanto masificada, es ideal para descubrir el fondo marino mediterráneo gracias a sus aguas tranquilas y cristalinas, dispone además de un restaurante frente a la cala para disfrutar de una jornada completa. Cala Vinya: conocida también como cala Pinetell, tiene unos 50 metros de longitud y está resguardada por dos formaciones rocosas. Ideal para pasar el día en familia, en esta cala se pueden alquilar tumbonas, sombrillas y náuticos y dispone de un chiringuito para esos ratos en los que el calor aprieta más de la cuenta. Penya Tallada: es la más desconocida de las playas de la zona. Es una cala pequeña, de gran belleza natural y rodeada de pinos y vegetación autóctona. Está situada entre la Punta Roja y la pared rocosa y se accede a través de unas escaleras desde la calle que recibe el mismo nombre. Cala Llenguadets: se trata de una porción triangular de playa, a la cual se accede por el Camino de Ronda y la calle de la Torrassa. Es bastante tranquila y, además, en el acceso todavía conserva uno de los búnkeres construidos en la Guerra Civil y dos nidos de ametralladoras que apuntan a la Punta del Cavall y al Puerto de Salou.

Etiquetas
Comentarios