Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

"Tras el asesinato de Raquel tenemos todas muchísimo miedo"

La mujer de 37 años asesinada este lunes de madrugada por su pareja no había denunciado y convivía con su agresor.

Un hombre mata a su pareja sentimental en Zaragoza
Un hombre mata a su pareja sentimental en Zaragoza
José Miguel Marco

"Ahora tenemos todas muchísimo miedo". Así de cruda se pronunciaba este lunes Ariadna Marco, la presidenta de Somos Más, tras enterarse del primer asesinato del año por violencia machista en Aragón. Raquel, la víctima, tenía 37 años y una hija de 9 en común con su pareja y asesino, al que nunca había denunciado. Somos Más es la primera asociación de supervivientes de violencia de género que surgió en Aragón y de ella forman parte 60 mujeres.

"Me han llamado varias socias para decirme que están muertas de miedo", reconoce Marco. Aunque Raquel no había denunciado y no había compartido su situación con la entidad, eso no impidió que su pareja y padre de su hija la estrangulara y acabara entregándose a la policía poco después.

La conmoción ha hecho que las mujeres de Somos Más prefieran guardar silencio estos días. Ellas saben bien lo que es la violencia machista porque la han sufrido en sus propias carnes y casi todas  tienen diligencias abiertas y, por supuesto, miedo.

Con el de Raquel, Aragón ya suma 24 mujeres asesinadas por sus parejas o exparejas desde el año 2003, fecha desde la que registran las víctimas de esta lacra en el portal estadístico de la Delegación del Gobierno para la Violencia de Género. Solo en tres de los casos constaba una denuncia previa por malos tratos y, como Raquel, 20 de estas mujeres convivían en el día a día con su agresor.

De hecho, solo 40 de las 3.860 denuncias por violencia de género que se registraron a lo largo del año pasado en Aragón fueron presentadas directamente por la víctima. Poco más del 1%. No hubo ninguna presentada directamente por un familiar. De modo que casi todas las denuncias (más del 98%) son fruto de atestados policiales o partes de lesiones.

Como portavoz de una asociación que pretende dar fuerza a otras mujeres que estén pasando por lo mismo, Campo expone cuál es el principal problema: denunciar es peligroso y antes de hacerlo hay que ponerse a salvo. Por eso, recuerda que el entorno es clave para detectar a una posible víctima de violencia machista: "Suele ocurrir que estas mujeres empiezan a aislarse socialmente, tanto de sus amistades como de su familia, aunque hay otros indicios como que él la desacredite mientras ella está hablando delante de la gente o que critique su forma de actuar o de vestir", recuerda.

La actuación policial también cobra cada vez más importancia para detectar y proteger a las mujeres víctimas de violencia machista. Durante el anterior ejercicio, la policía intervino 'de motu propio' -es decir, sin denuncia ni por parte de la víctima ni de familiar alguno- hasta en 859 ocasiones, casi el doble de veces de las que lo hizo en el 2016.

Tras el asesinato de Raquel, su hija de 9 años se convierte en la sexta niña huérfana por violencia de género desde el 2013 en Aragón, año en el que empezaron a contabilizarse oficialmente estas víctimas. En estos casos, y tal y como se hizo con el hijo de 5 años de Alexandra, la última mujer asesinada en Aragón antes que Raquel, los Servicios Sociales tratan de reubicar al niño con otros familiares siempre y cuando se le garantice un entorno seguro. De todas formas, los hijos de las mujeres víctimas de violencia de género participaron hace unas semanas en un acto en el Senado para pedir más apoyo para seguir adelante, tanto a nivel económico como psicológico y burocrático.

Los teléfonos para denunciar casos de maltrato son 900 504 405 (Aragón) y 016 (estatal).

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión