Despliega el menú
Aragón

Gastronomía

Aragón, un país de montañas

5 rutas para saborear los productos y los paisajes de Ordesa

La Reserva de la Biosfera de Ordesa-Viñamala propone cinco recorridos por este espacio natural en los que el paisaje y la biodiversidad se unen a la gastronomía más tradicional de la zona. Del 27 de junio al 1 de julio.

Ganado vacuno en los pastos del entorno de la Reserva de la Biosfera de Ordesa-Viñamala.
Ganado vacuno en los pastos del entorno de la Reserva de la Biosfera de Ordesa-Viñamala.
Gobierno de Aragón

La Reserva de la Biosfera de Ordesa-Viñamala organiza la próxima semana cinco excursiones en el parque nacional, dentro de los actos del centenario de la declaración del Parque Nacional de Ordesa como espacio protegido y el 40 aniversario de la reserva. El ciclo de salidas, que se realizarán del 27 junio al 1 de julio, se ha denominado ‘Paisajes con sabor’, ya todas ellas incluyen a su finalización una una cata o degustación de diversos productos alimentarios propios de esta zona.

A lo largo de los años, la acción del ser humano para el aprovechamiento de estos recursos naturales ha ido moldeando muchos de los paisajes del parque. «Durante siglos, la población local ha llevado a pastar a la ganadería, ha recolectado los frutos silvestres y usado su agua pura, elaborando productos que son típicos de esta zona y tienen unas cualidades singulares que les aporta este medio natural», afirma Sergio García, gestor de la reserva. Por eso, continúa, «cada salida se cierra con una degustación gastronómica».

Las rutas comienzan el miércoles 27 de junio en Tramacastilla de Tena con el tema ‘Bosque de brujas y agua de nieve para una cerveza’. Los participantes recorrerán en un paseo guiado el hayedo del Betato, en el Valle de Tena, un lugar en el que desde antiguo se han situado algunas de las leyendas de brujas y duendes más sugerentes de los Pirineos. En este entorno natural, con el agua de la nieve procedente de las montañas graníticas de la sierra de la Partacúa, se elabora la Cerveza Tensina, que los visitantes podrán degustar en una cata al final de la excursión. La visita partirá de la plaza del Ayuntamiento de Tramacastilla de Tena.

Frutos silvestres y pacharán

El jueves 28, la ruta llevará a los caminantes por entorno del Parque Nacional para conocer las ermitas de Tella, y se explicará también la influencia en el paisaje que ha tenido la ganadería ovina y vacuna tradicional en la zona. Esta actividad ganadera ha dado lugar a los pastos y praderas, que son el hábitat de una rica biodiversidad, como las coloridas mariposas. Al tiempo, «que estos ganados sean criados en pastos naturales y con aguas de manantial, a 2.500 m de altitud, les da sin duda unas cualidades especiales», afirma García. Cualidades que se podrán conocer en la degustación de lechal churro que se ofrecerá en la aldea de Lamiana. El punto de encuentro será el parquin deTella.

Continuarán las rutas el viernes día 29 desde la iglesia de Broto, a la misma hora. Allí partirá la excursión ‘El río Ara, fuente de vida. Frutos silvestres’, una ruta entre Broto y Torla en torno a este río Ara para conocer la vegetación y sus frutos silvestres, tales como arañones, moras o frambuesas... que finalizará en la fábrica de Pacharán Ordesano, donde habrá una cata de este conocido licor. Se visitará también la cascada de Sorrosal.

Ternera Valle de Broto

Del puente de San Nicolás de Bujaruelo saldrá la excursión del sábado día 30, titulada ‘Valle de Bujaruelo, paisaje y ternera con sabor especial’. En este recorrido por el valle de Bujaruelo, los senderistas conocerán los usos y costumbres de la cultura ganadera y pastoril en una zona que conserva costumbres y aprovechamientos que se remontan a la época medieval. Este día la degustación será de guiso de Ternera Valle de Broto en el Refugio de Bujaruelo.

La última salida se realizará el el domingo 1 de julio, desde la plaza de Barbenuta (Biescas), para recorrer el valle de Barbenuta, donde se encuentran los viñedos a mayor altitud de la península Ibérica. «La elaboración vinícola era tradicional en la zona, pero la despoblación llevó al abandono de la actividad. «Felizmente, una bodega familiar la ha recuperado», señala García. Se trata de la Bodega Bal Minuta que se visitará al final de la excursión para catar su ‘vino de las nieves’.

La información sobre las rutas y otras actividades puede consultarse aquí. 

Más noticias en Unpaisdemontañas.

Etiquetas
Comentarios