Aragón
Suscríbete por 1€

Más de 10.290 opositores compiten por 861 plazas de Enfermería en Aragón

Es la convocatoria más numerosa de todas las tramitadas por el Salud para estos profesionales

Oposiciones de Enfermería en Zaragoza
Oposiciones de Enfermería en Zaragoza
Toni Galán

Más de 10.200 de los cerca de 15.000 inscritos han acudido a primera hora de este domingo a los exámenes de la oposición convocada por el Servicio Aragonés de Salud para cubrir 861 plazas de Enfermería, en el llamamiento más numeroso de todos los tramitados por el Salud para estos profesionales. En él están incluidas las OPES de 2014 (62 plazas), 2015 (96), 2016 (266) y la extraordinaria de 2017 (437).

“Se han ocupado 113 aulas de nueve facultades de los campus del Actur y de San Francisco. Hay prácticamente 250 personas colaborando para que esto se haya podido llevar a cabo”, ha destacado minutos antes del examen, de 110 preguntas y dos horas de duración, el consejero de Sanidad, Sebastián Celaya. También ha querido recalcar que “es la primera vez que se hace una OPE extraordinaria de esta naturaleza”, ya que Aragón se ha adelantado al resto de comunidades autónomas, de ahí que un importante porcentaje de los presentados pertenezca a otras regiones.

“Estas 816 plazas representan más de un 20% de las que existen actualmente en el Salud. Representan una oportunidad única para consolidar el empleo y asegurar que todas las plazas se cubren”, ha destacado. Celaya ha recordado que aún quedan 366 plazas para 2019. “El examen, centralizado en toda España, ya tiene fecha. Será el 12 de mayo. Así evitaremos que la gente tenga que desplazarse”, ha añadido. La previsión, como ha explicado Carmen Chaverri, coordinadora asistencial del Salud, es que estas nuevas plazas “repercutan positivamente en la calidad de la asistencia”.

En los pasillos del aulario B de la Facultad de Medicina, uno de los puntos de examen, se repetían los besos de buena suerte y los repasos de última hora. Otros, no obstante, se mostraban tranquilos. “Hoy no hay nervios. Dí a luz hace 15 días y poco he podido prepararme esta vez. Es la quinta o sexta oposición a la que me presento, hay que probar suerte”, ha asegurado Masami Sakay, de Barbastro, que ha acudido con su hijo recién nacido y su marido. “Estudiar estando embarazada se lleva fatal, y más si tienes a otros dos en casa. A esta oposición vengo para ver cómo es el examen y las preguntas. Tengo ya puntos por el tiempo trabajado y me gustaría conseguir una plaza en Huesca o en Barbastro, aunque no sé si es mucho pedir”, ha dicho.

Adela Rodríguez, de Zaragoza, también ha estado arropada por su marido y sus tres hijos. “Reconozco que vengo a probar suerte. He apostado más por otra categoría, ya que soy matrona, pero como me había preparado el examen he decidido hacer también el de enfermería”, ha explicado. Pese a que organizarse en estos meses ha sido “prácticamente misión imposible”, confía en no tardar en conseguir plaza. “Es muy importante para tener estabilidad, sobre todo si tienes familia. Quieres centrarte en ellos y olvidarte de las academias, los cursos y el estudio”, ha admitido.

Leticia Puerta, de León, lleva ocho años estudiando. “He tenido que dedicarle muchas horas, aunque no creo que estas sean mis oposiciones”, ha afirmado. Dejar su tierra en caso de lograr plaza no sería un problema. “Al presentarte en otra comunidad te expones a eso, saber que tienes que irte donde te toque”, ha razonado.

Noelia Prieto, también de León, sí espera obtener una de las 861 plazas que se ofertan. “Llevo estudiando desde que acabé la carrera en 2016. Enfermería es una aventura. Hoy estás en un sitio y mañana en otro. Si quieres trabajar en la sanidad pública no te queda otra que ir de un sitio a otro hasta sacar plaza”, ha apuntado. Para Mónica Santos, de Madrid, este examen era “parte del entrenamiento”. “Quiero sacarme las de 2019. Llevo seis meses estudiando, aunque está claro que con el temario propio de Aragón tengo poca opción”, ha comentado.

816 plazas y mil anécdotas

La mañana ha dejado multitud de anécdotas. Entre los aspirantes había una mujer que dio a luz ayer mismo y ha pedido el alta voluntaria para poder hacer el examen. También una docena de enfermeras que han tenido que realizarlo en los servicios centrales del Salud por haber sufrido recientemente una intoxicación.

Por el aulario B de la Facultad de Medicina también se han visto casos de personas que, a falta de dos minutos para comenzar, se han dado cuenta de que no estaban en el pabellón correcto o que, directamente, han entrado sobre la bocina. Los hay que incluso se han dejado los apuntes en el servicio tras dar un repaso de ultimísima hora.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión