Aragón

Casi tres de cada cuatro parados viven en Aragón con menos de 500 euros al mes

Hasta un total de 35.717 aragoneses no tienen ningún tipo de prestación, según los datos de diciembre de 2017.

Personas en búsqueda de una oferta de trabajo en una oficina del Inaem en Zaragoza.
Aránzazu Navarro

A pesar de que Aragón terminó el año con 9.223 parados menos que cuando empezó, esto no significa que la situación de estas personas haya mejorado en exceso. Según los datos publicados recientemente por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social, casi tres de cuatro parados sobreviven con menos de 500 euros al mes. Del total de 70.710 desempleados que había en diciembre de 2017 en la comunidad aragonesa, solo 19.604 tenían derecho a una prestación contributiva como resultado del tiempo trabajado antes de estar en el paro. En estos casos, la cuantía media que se recibe en la comunidad aragonesa es de 827,70 euros mensuales, una cifra casi idéntica a la española.

Los ingresos del resto de parados ya no llegan a superar los 500 euros al mes. Un total de 11.900 aragoneses tienen derecho al subsidio por desempleo. “Esta ayuda tiene una cuantía de 430,27 euros al mes, lo que supone el 80% del IPREM”, recuerda Sonia García, secretaria de Acción Social y Política Sectorial de CC. OO. Aragón. A esta prestación se tiene acceso cuando se ha agotado el desempleo (y si se tienen responsabilidades familiares) y cuando uno se queda en el paro y no tiene suficientes días cotizados para acceder a la prestación contributiva. Los meses de duración varían dependiendo de la edad de la persona, las cargas familiares y el periodo que ha estado trabajando anteriormente. Asimismo, esta ayuda es prorrogable si se es mayor de 55 años y se han agotado todas las prestaciones (en este caso se puede alargar hasta cumplir la edad para acceder a la jubilación).

Por su parte, 2.903 parados están cobrando la Renta Activa de Inserción (RAI). Este ayuda supone unos ingresos de 430,27 euros mensuales y se puede percibir durante un máximo de 11 meses. Para acceder a ella hay que ser demandante de empleo, menor de 65 años, no tener ingresos mensuales superiores al 75% del Salario Mínimo Interprofesional (551,93 euros mensuales), no haber sido beneficiario de la RAI durante el año anterior (a excepción de víctimas de violencia de género o personas con discapacidad) y no haber recibido en tres ocasiones esta ayuda.

Otra de las opciones para tener un mínimo de ingresos es el Programa de Activación para el Empleo (PAE), en el que solo participan 586 aragoneses. Las personas incluidas en este plan reciben una cuantía de 430,27 euros mensuales, durante un máximo de medio año, “si bien las acciones de inserción previstas en el programa pueden continuar realizándose con posterioridad a este plazo”, puntualiza un documento informativo del Ministerio de Empleo. Para ser admitido en este programa es necesario cumplir varios requisitos: haber transcurrido un mes desde el agotamiento de cualquier subsidio, haber permanecido inscrito como demandante de empleo durante 270 días en los dieciocho meses inmediatamente anteriores y carecer de rentas superiores al 75% del SMI, entre otras cuestiones.

El resto de parados (35.717) no tienen derecho a ninguna prestación y, por lo tanto, no reciben ningún ingreso reconocido como rendimientos al trabajo. En este grupo se encuentran dos tipos de desempleados. “Por un lado, están los más jóvenes y las personas con una trayectoria laboral muy inestable. En estos casos, debido a la alta temporalidad, resulta difícil acumular los días necesarios para acceder a la prestación contributiva por desempleo y al subsidio posterior”, sostiene García. Para ser beneficiario de la primera es necesario haber trabajado al menos 360 días y en la segunda, 90 (con cargas familiares) o 180 (sin ellas).

“Cuando te encuentras en una situación precaria, en cuanto cumples los requisitos para solicitar estas prestaciones, se piden. Por lo cual, una vez agotados los meses que correspondan, se vuelve a empezar de 0 y sin ayudas”, recuerda. Por otro lado, entre las personas que no cobran ningún tipo de prestación se encuentran aquellas que llevan varios años en el paro. “Es casi imposible vivir con solo 430 euros e incluso con menos. En la mayoría de los casos, tienen que recibir la ayuda de sus familiares, por eso decimos que las pensiones han servido y sirven para poder cubrir los gastos de estos hogares y que puedan alimentarse”, subraya García.

Asimismo, lamenta que las peculiaridades de estas prestaciones y sus requisitos provoquen que muchas personas en edad de trabajar y que quieren hacerlo, se queden sin ningún tipo de protección. “Por eso desde CC. OO., junto con UGT, se promovió la Iniciativa Legislativa Popular (ILP) que recogía ampliar el sistema de protección social con una Prestación de Ingresos Mínimos”, recuerda. No hay que olvidar que según los datos de la Agencia Tributaria (referidos a 2015), en Aragón, más de 182.000 personas reciben unos ingresos por rentas del trabajo inferiores a 6.000 euros anuales, o lo que es lo mismo, 500 euros al mes.

Desde UGT Aragón señalan que el volumen de parados sin protección social ha disminuido ligeramente en el último año, pero todavía hay muchos afectados. Por ello, reclaman que haya una mayor inversión en las políticas activas de empleo "para facilitar la inserción de estos desempleados". "En estos momentos se está invirtiendo mucho menos que en el año 2012 y además se ha comprobado que las medidas puestas en marcha no son efectivas", puntualiza Pura Huerta, secretaria de Formación y Empleo de UGT Aragón. Por su parte, añade que se deberían suavizar los requisitos para acceder a la prestación contributiva por desempleo (que se modificaron en 2012). Ahora es necesario haber trabajado al menos un año para tener cuatro meses de paro y el máximo alcanzable es de dos años de desempleo si se han cotizado un mínimo de seis.

Zaragoza, la provincia con peores datos

La provincia de Zaragoza es la que cuenta con un mayor porcentaje de parados que viven con menos de 500 euros al mes. En concreto, según los datos del Ministerio de Empleo y Seguridad Social, en esta situación se encuentran el 74% de los desempleados que residen en la capital aragonesa. De los 55.161 parados, 14.342 cobran la prestación por desempleo, 8.621 ingresan el subsidio de 430 euros, 2.267 reciben la RAI, 403 están dentro del PAE y más de 29.500 no tienen ningún tipo de cobertura.

Por el contrario, en la provincia de Huesca, el porcentaje de desempleados con unos ingresos inferiores a 500 euros suponen menos del 63%. En Teruel, la situación se encuentra en un punto intermedio, ya que el 71% de los parados cobran unas ayudas inferiores a 6.000 euros anuales.

La renta básica de Aragón, sin acuerdo

La puesta en marcha de la ley de renta básica era una de las prioridades del Gobierno de Aragón, sin embargo, tal y como adelantó HERALDO DE ARAGÓN, lleva bloqueada ocho meses por falta de acuerdo político. El problema reside en cuestiones fundamentales como el modelo que se implantará. El PSOE no quiere convertir la renta en universal, mientras que Podemos defiende un avance hacia ese punto. Por su parte, la formación morada tampoco respalda que la ampliación de los beneficiarios se condicione a itinerarios de inserción y formativos, una política que sí que apoyan el Partido Popular y Ciudadanos.

Teniendo en cuenta esta situación, parece que la solución no se encuentra cercana. De hecho, para sacar adelante el presupuesto del IAI de este año también se han generado discrepancias, aunque finalmente se ha aprobado una enmienda de Podemos para ampliar un 4% la cuantía, pasando de 472 a 491 euros mensuales.

Etiquetas
Comentarios