Despliega el menú
Aragón

El 60% de los aragoneses se siente agraviado por los impuestos autonómicos que paga

Un 58,2% eliminaría por completo el gravamen de Sucesiones y otro 9,2% optaría por rebajarlo

 

El Gobierno de Aragón se mantiene en sus trece. Hace apenas unos días se reafirmó en la decisión de mantener la presión fiscal actual de cara al año que viene y ya no cabe duda de que Aragón será en 2018 la segunda comunidad con impuestos más altos para las clases medias.

La subida fiscal de 2016 fue el primer acuerdo de calado entre el PSOE, Podemos, CHA e IU tras asumir Javier Lambán la presidencia del Gobierno de Aragón y esos mismos grupos volvieron a pactar la semana pasada su continuidad para 2018. Insisten en que esa medida ha permitido aumentar el gasto social e incrementar en más de 100 millones las partidas destinadas a las consejerías de Sanidad y Educación en la Comunidad.

Según una encuesta elaborada por la consultora A+M para HERALDO, el 47,5% de los aragoneses entiende que los impuestos son necesarios para que Aragón pueda prestar mejores servicios públicos pero, al mismo tiempo, casi el 58% considera excesivo lo que se paga en la Comunidad por Sucesiones y el 66% cree, además, que la sociedad aragonesa se beneficia "poco o nada" de todo lo que abonan sus ciudadanos en  concepto de impuestos. De hecho, el 63,3% de la población cree que su familia aporta más en materia de impuestos de lo que recibe de la Administración a través de los servicios públicos o las diversas prestaciones sociales.

Los más polémicos

Las competencias autonómicas recaen sobre seis tributos relevantes: la mitad del IRPF, el impuesto de Transmisiones, el de Actos Jurídicos Documentados, el de Sucesiones, el de Donaciones y el de Patrimonio. Todos ellos fueron tocados al alza de forma generalizada en 2016 y, a raíz de aquella subida, el ejecutivo autonómico ingresó ese año 103 millones de euros más que en 2015,  alcanzando los 1.514 millones de recaudación.

Sin embargo, muchos aragoneses no están nada de acuerdo con la cuota actual de algunos de estos impuestos y critican, especialmente, el de Sucesiones. En Aragón deben pagarlo todos los que heredan más de 150.000 euros no tienen un patrimonio previo superior a 400.000 euros. Y sin embargo, el 58% de su población cree que debería eliminarse por completo y otro 9% pide rebajarlo. Por contra, menos de tres de cada diez aragoneses se decantarían por eliminar el de Transmisiones o el de Patrimonio y, en ambos casos, cerca de un 40% de la población aboga por mantenerlos como están. Respecto al tramo autonómico del IRPF, la DGA es el tercer gobierno autonómico con tasas más altas y, seguramente por ello, de cada diez aragoneses, cuatro piden bajarlo y otros dos eliminarlo.

Diferencias entre autonomías

Aunque Aragón es una de las comunidades con impuestos más altos para las clases medias, si se tienen en cuenta todos los niveles de renta, la DGA ingresa a través de tributos el equivalente al 4,8% del PIB aragonés, mientras que la media en el conjunto de España es del 4,9%. Por eso, el Gobierno PSOE-CHA llegó a insinuar hace unos días que todavía tendría cierto margen para subir aún más la presión impositiva en la Comunidad. Semejante posibilidad obviaría la opinión del 60% de los aragoneses, pues según la encuesta de A+M seis de cada diez ya se sienten agraviados en materia de impuestos y creen que pagan más que los vecinos de otras comunidades.

Por otro lado, el 76,3% de los aragoneses considera "una gran desigualdad" que en España se tribute de forma distinta en función de la autonomía a la que se pertenece y el 78,6% se muestra partidario de que todas las comunidades tengan las mismas condiciones en este tipo de tributos. Precisamente, hace unos días Javier Lambán urgió a Montoro a "reformar el sistema de financiación autonómica, incluyendo la armonización fiscal" para acabar de una vez con la guerra de impuestos entre autonomías.

Etiquetas
Comentarios