Despliega el menú
Aragón

Más de 6.300 alumnos de la UZ reciben una beca del Ministerio, pero con menores cuantías

Es la segunda cifra más alta de beneficiados de los últimos años, pese a que se les ha denegado al 40% de los solicitantes.

Estudiantes en la Facultad de Economía y Empresa de la Universidad de Zaragoza.
Estudiantes en la Facultad de Economía y Empresa de la Universidad de Zaragoza.
José Miguel Marco.

El Ministerio de Educación, Cultura y Deporte ya ha publicado la relación completa de los alumnos que han recibido una beca para cursar sus estudios universitarios y cuáles no. Según estos primeros datos, todavía pendientes de las reclamaciones oportunas, unos 4.300 estudiantes de la Universidad de Zaragoza han visto cómo el Ministerio les denegaba la ayuda, lo que supone el 40,7% de las solicitudes presentadas. Las principales razones son no llegar a los requisitos mínimos académicos o superar los umbrales de renta o patrimonio. Sin embargo, también hay casos en los que la denegación se produce por haber cambiado de estudios o tener un título universitario en su poder.

La otra lectura de estas cifras es que más de 6.300 alumnos de la Universidad de Zaragoza sí que han recibido algún tipo de ayuda económica para cursar sus estudios. Esta es la segunda cifra más alta de los últimos años, mientras que el récord se sigue situando en los 6.336 alumnos becados del curso 2013-2014.

Este incremento (de alrededor de un centenar de concesiones más que el año pasado) se produce, entre otras cuestiones, por el aumento de solicitudes que se registró en esta convocatoria. Un total de 10.668 estudiantes del campus público aragonés pidieron tener acceso a esta ayuda. Este es el dato más alto de la última década y, por lo tanto de la historia, ya que hasta el inicio de la crisis económica (en el curso 2009-2010) no se habían superado nunca las 6.000 solicitudes anuales. Ahora, esta cifra ni siquiera llega a registrar todos los becarios.

El aumento de este colectivo (desde el cambio de normativa, en la Universidad de Zaragoza ya no se han vuelto a registrar menos de 6.000 becarios cada año) ha venido acompañado por una reducción importante de las cuantías. En la modificación de la normativa se estipuló que todos los que cumplían los requisitos, cobrarían la ayuda mínima, es decir, el pago de la matrícula. De este modo, primero se hace un reparto general para que nadie se quede sin beca y posteriormente se adjudica la parte fija y la variable. El último informe 'La Universidad española en cifras', elaborado por la Conferencia de Rectores de la Universidades Españolas (CRUE), evidencia que desde el curso 2012-2013, las cuantías de las becas en Aragón han pasado de 3.062 a 2.214 euros.

Ejemplo de ello es que, según las últimas concesiones publicadas, solo un alumno de la UZ ha llegado a alcanzar los 5.700 euros de ayuda. Esto se produjo porque cobró la cuantía fija ligada a la renta, la ligada a la residencia, la cuantía variable y un suplemento para transporte marítimo/aéreo a la Península para domiciliados en Canarias, es decir, se trata de un alumno que residía en las Islas Canarias y ahora estudia en alguno de los campus de la Universidad de Zaragoza. Con la anterior normativa (teniendo en cuenta que tiene una renta baja y que residía en alguna de las islas españolas), este alumno podría haber llegado a recibir hasta 7.000 euros de ayuda.

Por ello, desde la institución académica han reclamado en varias ocasiones la necesidad de que se vuelvan a modificar las condiciones para solicitar una beca. Este sistema hace que, aún teniendo un nivel de renta muy bajo y capacidad para terminar los estudios, no se reciba una beca conforme a las necesidades económicas: "Lo que se necesita en tiempos de crisis es ayudar a las familias para que puedan cursar estudios superiores y no al revés”.

Esta fue la razón por la que la Universidad de Zaragoza puso en marcha las becas Rector, que pretenden complementar a las del Ministerio de Educación. El objetivo es que todos los alumnos con necesidades económicas reciban una ayuda y no deban abandonar sus estudios. Cada año, se presentan más de 1.500 solicitudes y el campus público ha tenido que ir aumentado el dinero destinado a esta cuestión, hasta superar los 500.0000 euros de la última convocatoria. Este año, también el Gobierno de Aragón ha puesto en marcha un programa de becas con este objetivo. 

A un 20% solo les pagan la matrícula

Según los datos expuestos por el Ministerio de Educación, a un 20% de los becarios de la Universidad de Zaragoza solo les pagan la matrícula, sin ningún tipo de ayuda adicional para poderse costear parte del material didáctico que necesitan para el desarrollo de sus estudios. En este grupo se encuentran aquellos que tienen una nota de acceso entre el 5,5 y el 6,5 (independientemente de sus ingresos) y los que se encuentran en el umbral 3 de renta (entre 14.112 y 53.600 euros anuales dependiendo del número de miembros).

"No estamos de acuerdo con este sistema porque no es justo. Si se entiende que una persona tiene necesidades económicas para concederle una beca, no es lógico que solo se le pague la matrícula. Además, tampoco se comprende que por tener una determinada nota (entre el 5,5 y el 6,5) no se pueda acceder a una ayuda económica (además del pago de la matrícula) si se necesita", especifica José Antonio Gadea, representante del colectivo Estudiantes en Defensa de la Universidad (EDU). Asimismo, recalca que aparte del coste monetario de la carrera y los materiales, existe un coste de oportunidad: "Hay alumnos que tienen que dejar de trabajar o hacerlo solo los fines de semana para poder acudir a las clases (desde la puesta en marcha del plan Bolonia, la asistencia es obligatoria) y eso también se tendría que compensar". 

En la actualidad, para obtener una beca basica, los alumnos de primer curso deben tener un 5,5 de nota media. En los másteres, esta calificación sube hasta el 6,5 y el 7, dependiendo de si es habilitante o no. Por su parte, para mantener la ayuda de un año a otro es necesario tener un porcentaje de aprobados mínimo. En el caso de las Ciencia Sociales, Jurídicas, Artes y Humanidades es necesario aprobar el 90% de los créditos en los que están matriculados, mientras que esta cifra baja al 80% si se estudia alguna carrera de Ciencias de la Salud y al 65% si se está matriculado en una carrera de ciencias, en una Ingeniería o en una Arquitectura.

51 millones más

El borrador de los Presupuestos Generales del Estado evidencia que el actual sistema de becas no se va a modificar, al menos, el próximo curso. Este documento fija la partida global de estas ayudas en 1.523 millones de euros, un 1,39% más que para este año. De este importe, 1,420 millones se dedicarán a becas generales y de movilidad, lo que representa un aumento del 0,3%. El resto se destinará al programa Erasmus +, las becas para el aprendizaje de lenguajes extranjeras y otras cuestiones relacionadas. Con esta propuesta no es difícil imaginarse que durante el próximo año se mantendrá las tendencias de los últimos cursos: más alumnos, pero menos cuantías.

Etiquetas
Comentarios