Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Web del suscriptor

Todos los Santos

Leyendas y tradiciones aragonesas en Halloween

En la celebración del día de difuntos no todo es importado. En Aragón, algunas costumbres de esta fiesta tienen sus personajes, cuentos y ritos propios.

P. Z. Zaragoza 29/10/2016 a las 06:00
Leyendas y tradiciones aragonesas más allá de HalloweenJosé Luis Pano

La celebración de 'Halloween' mezcla tradición laica y religiosa entre la noche del 31 de octubre y el día de Todos los Santos, el 1 de noviembre. Aunque esta fiesta es de origen celta, es en Estados Unidos donde más se ha popularizado debido, en parte, a la gran migración de población irlandesa durante el siglo XIX. Aunque en la actualidad las costumbres norteamericanas relativas a esta festividad se han extendido por todo el mundo algunas costumbres ancestrales alrededor de esta fiesta perviven en Aragón con sus personajes, cuentos y ritos propios.

Pero no todo es importado en esta celebración. En la localidad oscense de Radiquero cientos de personas celebran en la plaza Mayor del pueblo la Noche de las Ánimas de la mano de la asociación cultural O Coronazo para revindicar las costumbres ancestrales de la zona frente a los elementos de la tradición norteamericana de Halloween.

Personas de ritos mortuorios como ‘almetas’ y ‘totones’ 'reaparecen' durante esta festividad en el municipio, donde también es costumbre vaciar calabazas, esculpirlas con forma de cara e iluminarlas con velas en su interior. Los orígenes de esta tradición se pierden en el tiempo. Otra diferencia es la variedad de las calabazas. En Radiquero son verdes, con forma alargada y su significado es distinto. Los vegetales iluminados no sirven para caracterizar a un muerto -Jack el Tacaño-, como ocurre en los países anglosajones, sino que se emplean para guiar a las almas en su camino hacia la muerte. Se colocan de camino al cementerio para iluminar el regreso de las ‘almetas ’ y ‘totones’ al otro mundo.

Trasmoz es otra de las localidad que conserva la tradición de las calabazas iluminadas, según recoge la publicación 'Identidad Aragonesa' del Gobierno de Aragón. En este pueblo del Moncayo también se mantiene la tradición de las calabazas iluminadas. “Se va en procesión con ellas hasta el cementerio, mientras se cantan unos peculiares 'Gozos para las ánimas benditas'. Los vecinos procuran portar una calabaza con su correspondiente vela por difunto, porque se cree que si una de las almas se queda esa noche sin luz puede perseguirles de por vida”.

Una leyenda popular cuenta al respecto que en una ocasión, en una de esas procesiones, una mujer sintió que alguien le seguía y al girarse vio a su difunto marido. “El hombre echó en cara a su viuda el que no le hubiera puesto una vela, condenándole a vagar por la oscuridad de las tinieblas”, detalla la publicación.

Otra de las leyendas referidas a la población zaragozana de Moyuela, donde unos jóvenes pasaban la noche en la torre de la iglesia y tocaban la campana durante toda la noche a un determinado ritmo con el propósito de ahuyentar a los espíritus. Aprovechaban, además, para contar historias de miedo.
 

Muerto de miedo

“Una de esas historias muy repetidas es la que cuenta cómo un joven, queriendo probar su valor ante sus amigos, se acercó en la noche de las ánimas a la puerta del cementerio. Sus ropas se engancharon a un viejo clavo y fue tanto el temor que sintió pensando que algún alma perdida le había capturado que, sin percatarse de la realidad, murió de miedo”, según se cuenta en 'Identidad Aragonesa'

Los fuegos fatuos que aparecen en las tumbas pueden verse en la Noche de las Ánimas, según las leyendas que se cuentan en Aragón y “se cree que estas llamas son las manifestaciones de almas malignas o de espíritus que vagan entre el cielo y el infierno”.

Entre las leyendas y tradiciones aragonesas que recopila el Gobierno de Aragón en esta publicación digital, destaca la de las judías, o “nuestra particular 'ouija'” que consiste en la costumbre de dejar en un rincón de una habitación durante la Noche de las Ánimas un plato de judías sin cocer. Al día siguiente, aquellas que aparezcan separadas señalarán el número de misas que el espíritu del difunto con el que se quiere contactar necesita para salvar su alma.




Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Henneo