Aragón
Suscríbete por 1€

¿Cuál es el origen del gazpacho?

Curiosidades, anécdotas y respuestas asombrosas a preguntas que todos nos hemos hecho alguna vez.

Un buen gazpacho, acompañado de su guarnición.
Un refrescante gazpacho, acompañado de su guarnición.

Tomate, pimiento, pepino, ajo, sal, aceite, vinagre y agua. Y para espesar, un poco de pan. ¿Les suena? Con esos ingredientes es fácil identificar la receta del gazpacho, el plato veraniego por excelencia.

Esta sopa fría tiene un origen incierto y, según los expertos, muy antiguo. En la Roma Clásica ya se consumía una pasta elaborada con aceite, pan, sal y ajos machacados, que a veces se aligeraba con vinagre y agua. Ese ‘salmorium’ podría estar detrás del actual gazpacho.

Un plato similar (pan desmigado, aceite de oliva y vinagre) fue el alimento principal de los campesinos del sur de la península ibérica durante siglos. Nutritivo, barato y refrescante, su importante valor calórico ayudaba a realizar las duras tareas del campo.

Sin embargo, la receta actual está protagonizada por ingredientes que llevan relativamente poco tiempo en Europa. El tomate y el pimiento solo llegaron al continente tras la conquista de América, en 1492. Y todavía pasaron varios siglos hasta que ambos se incorporaron a la sopa fría que hoy conocemos como gazpacho.

Las primeras noticias de la introducción del tomate en la receta del gazpacho datan del siglo XIX, por lo que, en realidad, el plato es una combinación de raíces antiguas, pero con un resultado de lo más moderno.

De lo que no hay duda es de que el gazpacho, refrescante y nutritivo, es perfecto para alimentarse cuando llegan los calores veraniegos.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión