Despliega el menú
Aragón

Hasta 1.300 aragoneses han muerto esperando la ley de dependencia en el último año

Los beneficiarios han descendido en más de 2.700 personas y en 1.400 los que reciben prestaciones.

Los mayores suelen ser, generalmente, los que más servicios por dependencia necesitan.
Hasta 1.300 aragoneses han muerto esperando la ley de dependencia en el último año
Luis Ángel Tejedor

La lista de espera para acceder a la dependencia se ha reducido. Si en diciembre de 2013 había 8.323 personas, a las cuales se les ha reconocido un grado de discapacidad pero no habían tenido acceso a ninguna ayuda, un año después esta cifra menguaba hasta los 7.023. La disminución ha sido de 1.300 dependientes, por el contrario, el número de beneficiarios con prestación no ha crecido. “Esta disminución no es sinónimo de que hayan empezado a recibir ayudas sino de que en un solo año 1.300 personas han fallecido esperando la ley de la dependencia”, explica José Manuel Ramírez, presidente de la Asociación Estatal de Directores y Gerentes en Servicios Sociales .

“La realidad es que el ritmo de desmantelamiento del sistema en Aragón va en orden con los fallecimientos que se producen”, destaca Ramírez. Por ello, no es de extrañar que cada vez que se publiquen nuevos datos todas las variantes que se contemplan se reduzcan. Prueba de ello, es lo ocurrido con el volumen de personas que tienen reconocido el derecho a la dependencia. Si en mayo ya habían salido del sistema 593 aragoneses, en los últimos meses estas cifras no han hecho más que incrementarse hasta llegar a los 2.726 que se ya no están dentro de esta ley.

La reducción no ha sido igual en todos los tipos de grados reconocidos. Mientras que los de mayor nivel han menguado en poco más de 600 personas en el último año, el grado dos y, en especial, el uno han sufrido una mayor sangría. En concreto, se han perdido 961 beneficiarios de grado dos y 1.154 de grado uno.

“Es algo muy dramático porque si nos fijamos, se puede comprobar que estos datos son similares a los que había en 2009, poco más de un año después de la implantación de esta ley”, subraya Ramírez. Asimismo señala que la sangría se viene produciendo desde mayo de 2011, cuando había un total de 36.487 beneficiados, un 34% más de los que hay en la actualidad.

Los beneficiarios de prestaciones también continúan reduciéndose. Mientras que en diciembre de 2013 había 18.502, un año después había descendido hasta los 17.076, es decir, 1.426 menos. Todas estas pérdidas suponen una disminución de las prestaciones económicas de ayuda a la familia. Solo el número de plazas en residencias ha crecido durante el último mes, incrementándose en 85.

Unas cifras que posiblemente sigan ampliándose debido al Acuerdo Marco alcanzado con el Instituto Aragonés de Servicios Sociales (IASS), que se centra en el establecimiento de aproximadamente de 1.548 plazas y durará hasta el 31 de diciembre de 2018. “De este modo, las personas que más lo necesiten podrán acceder a plazas concertadas en residencias”, señala Paquita Morata, gerente de la Asociación Aragonesa para la Dependencia.

En verano, entran nuevos dependientes

Según los últimos decretos aprobados, está prevista la entrada de nuevos dependientes para el 1 de julio de 2015, sin embargo, aún no está asegurada su financiación y cómo se llevará a cabo. “Ni en los presupuestos del Estado ni en los de la DGA aparece un montante para esta finalidad, además, viendo el funcionamiento que está teniendo el Gobierno aragonés en este tema, seguramente se retrase”, sostiene Ramírez. Según sus datos, alrededor de 11.000 personas deberían engrosar la lista de dependientes con prestaciones a partir de este verano.

Aragón ha estado tres meses sin modificaciones

Las tablas que ofrecen mensualmente el Imserso y el Sistema para la Autonomía y la Atención a la Dependencia (SAAD) muestran que desde agosto de 2014 no ha habido ningún tipo de variación en los dependientes aragoneses. “Esto se debe a que no la DGA no facilitado información durante este tiempo y que al cerrar el año se ha visto obligado a dar todos los datos, que mantienen la tendencia que llevamos viendo estos años”, explica Ramírez.

Las cifras de España podrían estar maquilladas

Por su parte, España acaba de entrar en la misma tendencia en la que se encuentra Aragón desde hace unos meses. “Por primera vez, todas las variantes se reducen a nivel estatal”, afirma Ramírez. Sin embargo, la publicación un mes tarde de las cifras de diciembre de 2014 no está exenta de polémica. “De repente, han aparecido 9.000 dependientes más en Canarias, unos datos que no son reales y que solo se encuentran en los papeles para intentar maquillar las cifras estatales”, señala Ramírez. Aun así, el número de beneficiarios totales de España se ha visto menguado en el último año.

Etiquetas