Despliega el menú
Aragón

La UZ vuelve a perder alumnos, 650 en dos años

Tras el retorno a las aulas de cientos de aragoneses empujados por la crisis, el campus vuelve a la senda negativa por el incremento de tasas y la reducción de becas.

La parte variable de las becas ha caído hasta un 50%
La Universidad de Zaragoza vuelve a perder alumnos, 650 en dos años
Heraldo

Parece que solo ha sido un espejismo. La tendencia histórica de pérdida de alumnos ha vuelto a la Universidad de Zaragoza (UZ) después de tres años de recuperación que coincidió con los inicios de la crisis económica. Según los datos facilitados por la institución académica, la cifra de estudiantes se ha reducido en 650 matrículas en los dos últimos cursos, hasta los 30.900 del actual.

Lejos quedan las cifras alcanzadas en los años 90, cuando más de 45.000 estudiantes se formaban en el campus aragonés. Desde entonces, y hasta el año de la Expo, perdió cerca de 15.000 hasta tocar fondo en el curso 2008/2009, con 29.810 matrículas.

Con la llegada de la recesión económica, la UZ recuperó algo de pulso gracias al retorno a las aulas de cientos de parados que buscaban reforzar su formación para luchar con mejores armas en el nuevo escenario laboral de recortes, subida del paro y precariedad. En los tres primeros años de la crisis el campus aumentó su masa estudiantil un 6% al ganar casi 1.800 alumnos.

Pero en los dos últimos cursos, la tendencia vuelve a ser negativa. El incremento de las tasas de matriculación y la política de restricción de becas aplicada por el Gobierno central están detrás de esta nueva caída. Como explica el vicerrector de Estudiantes y Empleo de la UZ, Fernando Zulaica, "estudiar hoy en día una carrera no es asumible para muchas familias, sobre todo sin una buena política de becas".

La situación ha llegado a tal punto que en el campus aragonés se han empezado a detectar casos de abandono ante la imposibilidad de hacer frente al pago de la matrícula. La defensora universitaria, María José Rabanaque, tramitó el pasado curso académico 19 expedientes relacionados con problemas económicos. La percepción, apunta Rabanaque, es que "el problema real es mayor, ya que muchos alumnos deciden no recurrir a la Institución".

En todo caso, Zulaica considera que la caída en el número total de alumnos es "muy reducida" y que la institución se mantiene en unas cifras "estables", teniendo en cuenta que "había tapones de alumnos que no acababan la carrera que ahora, con el fin de algunas antiguas titulaciones, se han desatascado".

Crece Filosofía y Letras

Mientras los campus de Huesca y Teruel mantienen un número de alumnos similar al de cursos pasados, los de Zaragoza son los que más variaciones presentan por diferentes causas. Por ejemplo, la facultad de Filosofía y Letras cuenta este 2013/2014 con un millar de estudiantes más que hace cinco años, entre otras cosas por la implantación de nuevas titulaciones como Periodismo.

Tambien crece Medicina (400 alumnos más en los últimos años), pese a que el Gobierno establece un límite de plazas. De hecho, se espera que en los próximos cursos se reduzcan por imposición del Ministerio de Educación.

En cambio, la tendencia es negativa en otras áreas de conocimiento, como en la Facultad de Economía y Empresa, que pierde 400 alumnos en tres años, la de Ingeniería y Arquitectura (-450) y, sobre todo, la Escuela Politécnica de La Almunia, que en la última década ha pasado de dar clases a 2.660 estudiantes a apenas 1.160.

La desaparición de las especialidades relacionadas con la agricultura y la pérdida de alumnos en las de construcción -como consecuencia de la crisis inmobiliaria- explican este retroceso. Aún así, titulaciones como Ingeniería Mecatrónica, Civil o de Organización Industrial han disparado el número de matriculaciones.

Etiquetas