Despliega el menú
Aragón

Aragón cerró un 23,7% de sus bares y restaurantes en los primeros cinco años de la crisis

Los municipios de más de 1.000 vecinos han perdido unos 1.800 establecimientos de este tipo en los últimos cinco años, según un estudio.

Un bar cerrado en el barrio de Jesús
Muy pocos comercios de proximidad sobreviven en el barrio de Jesús_3
P.P.G.

Elevado desempleo, caída del consumo y cierre del crédito financiero. Un cóctel nefasto que ha provocado el cierre forzoso de muchos bares y restaurantes aragoneses en los últimos años. Un informe revela que el conjunto de los municipios de Aragón con más de 1.000 habitantes perdió, entre 2007 y 2012, el 23,7% de su tejido hostelero. Esa es la media autonómica que maquilla el descalabro acaecido en varios municipios que han llegado a perder el 70% de sus bares.

"El sector está bajo mínimos. Se limita a intentar subsistir", lamenta Pedro Giménez, presidente de la la Asociación de Cafés y Bares de Zaragoza. "A priori, no veo el dato. Se cierran pocos bares y restaurantes. Lo habitual es el traspaso", apunta por su parte el presidente de la Federación de Empresarios de Hoteles y Restaurantes de Zaragoza (Horeca) y también de la Confederación de Empresarios de Hostelería y Turismo de Aragón (CEHTA), José Luis Yzuel.

Los datos que reflejan el retroceso de la hostelería en Aragón corresponde al Anuario Económico de España elaborado por el Área de Estudios Económicos de La Caixa. Se refieren, fundamentalmente, a las actividades de bares, cafeterías y restaurantes sujetas al Impuesto de Actividades Económicas (IAE), aunque también se incluyen heladerías y quioscos.

Los expertos que elaboran este documento (realizado a partir de datos estadísticos de múltiples fuentes sobre los 3.245 municipios españoles de más de 1.000 habitantes) estimaban que la cifra de  bares, cafeterías y restaurantes en Aragón, a fecha 1 de enero 2012, era de 7.652.

 

Este censo de establecimientos reflejaba un descenso del 23,7% con respecto a la misma fecha del año 2007, el inmediatamente anterior al de inicio de la crisis económica.

Los hosteleros señalan que detrás de la masiva bajada de persianas en el sector no hay una sola causa: pueden contar múltiples circunstancias, de muy diferente naturaleza, que han afectado negativamente al sector. 

La aprobación de la ley antitabaco que entró en vigor el 1 de enero de 2011, la caída del consumo derivada de la mala situación económica o la subida del IVA que se hizo efectiva en septiembre de 2012 son solo algunas de estas circunstancias. 

"El consumo sí que ha bajado mucho más del 23,7%, desde luego. En el caso del sector noche incluso ha bajado más del 50%, si comparamos con los datos de antes de la crisis", indica José Luis Yzuel.

"Ninguno de los dos últimos gobiernos ha tomado medidas para reactivar el consumo, sino todo lo contrario", coincide Giménez, que apunta que la subida de la luz acumulada en los últimos años y el IVA ha ahogado aún más a bares y restaurantes.

"Los hosteleros no han repercutido los gastos que ellos sí que han sufrido", añade Pedro Giménez, que explica que los empresarios se las han ingeniado para no lastrar aún más el consumo. "Por la mañana suelen abrir a la misma hora que antes que la crisis, las 7.00, pero por la noche cierran mucho antes. Tener un local abierto sin hacer caja cuesta mucho dinero", refiere.  

 

Situación en Huesca, Zaragoza y Teruel

La crisis del sector ha pasado con distinta suerte por las capitales de provincia. En el caso de Zaragoza, el informe recoge que en los cinco años tomados como referencia del estudio se ha perdido el 10% de los bares existentes en 2007. En Huesca, el porcentaje ha sido muy similar, al situarse en el 9,9%, mientras que en Teruel la pérdida de establecimientos ha sido mayor, alcanzando el 15,9%.

Antes de bajar la persiana definitivamente, los hosteleros lo intentan todo, según fuentes del sector. Si aún así no funciona, siempre les queda el traspaso. En este sentido, en los últimos años ha tomado fuerza el 'rescate' de bares y restaurante por parte de empresarios chinos. 

Según las estimaciones que hizo la Asociación de Cafés y Bares de Zaragoza en 2011 apuntaba que unos 300 establecimientos de la capital aragonesa estarían regentados por ciudadanos de esta nacionalidad.

Se duplica la superficie comercial

El Anuario Económico de La Caixa pone cifras a la realidad de otros sectores de la economía aragonesa. Entre los más llamativas se sitúa el análisis de la evolución de la superficie comercial en los últimos años. Así, se pone de relieve que en el año 2011 Aragón tenía más del doble de metros cuadrados (m2) que diez años antes.

En 2001, se registraron 244.547 m2 de centros comerciales, mientras que en 2011 esa cifra había crecido hasta los 519.825 m2 correspondientes, sobre todo, al 'boom' de centros comerciales que vivió Zaragoza en esa época.

Sin duda, este fenómeno ha ayudado a que los cierres de establecimientos de hostelería no hayan sido en Aragón tan drásticos como en otras CC.AA., ya que los centros comerciales albergan un buen número de cafeterías, bares y restaurantes.

Etiquetas