Branded
Suscríbete por 1€

en colaboración con turismo de aragón

Una ruta para disfrutar de un puente familiar en Teruel

Visitar el castillo de Peracense y sentirse como un auténtico caballero medieval, convertirse en un paleontólogo en Territorio Dinópolis, ver de cerca la fauna ibérica... la provincia turolense ofrece un sinfín de planes para disfrutar en familia y se convierte en un destino idóneo para descubrir los próximos días.

El de Peracense es uno de los castillos mejor conservados de Aragón.
El de Peracense es uno de los castillos mejor conservados de Aragón.
Antonio García

Para muchos afortunados, hoy, 3 de diciembre, comienza uno de los puentes festivos más largos del año, el de la Constitución, que se prolongará hasta el próximo miércoles, 8 de diciembre. Estos cinco días son una buena oportunidad para disfrutar de una escapada dentro de Aragón y descubrir aquellos rincones que, o bien son desconocidos, o bien merece la pena volver a disfrutar.

La provincia turolense, y más en concreto el entorno de la sierra de Albarracín y el Jiloca, es una de las opciones para todas aquellas familias que, a pesar de las bajas temperaturas, se aventuran a viajar, ya que esta zona atesora planes para el disfrute de grandes y pequeños.

Las siguientes páginas de este suplemento detallan una ruta en la que el visitante podrá, por ejemplo, transportarse hasta épocas medievales y convertirse en un auténtico caballero que, desde una imponente fortaleza, defiende el territorio de los invasores. También podrá pasear por localidades con un encanto muy especial para disfrutar de aquella época sin la intensidad de la batalla y con el sosiego que da pasear por calles empedradas, flanqueadas por casonas e iglesias dispuestas a cautivar a todo aquel que las contempla.

Para quienes todavía deseen viajar más atrás en el tiempo, los dinosaurios le estarán esperando en cualquier rincón, pues Teruel es la meca de cualquier paleontólogo, sea experto o amateur.

Los amantes de la naturaleza podrán deleitarse con cualquiera de los paisajes de la zona, algunos de ellos muy singulares y otros ya cubiertos de nieve, además de armarse de paciencia e ir a la caza, fotográfica, eso sí, de algunos de los grandes animales que habitan en la sierra ibérica, desde ciervos hasta lobos.

Tomando el castillo de Peracense como punto de partida y Galve como destino final, esta ruta no dejará indiferente a ningún miembro de la familia.

De dinosaurios y medievales

Con unos 170 kilómetros por delante, una distancia idónea para recorrer en varios días sin pasar demasiadas horas dentro del coche, esta propuesta comienza en la comarca del Jiloca, en el castillo de Peracense, una construcción del siglo XIII que se alza imponente sobre la roja piedra de rodeno, la misma que sirvió para construir sus muros. En su interior, se puede contemplar la capilla, el aljibe, la mazmorra, la cocina e incluso una exposición de armas a tamaño real.

Desde la localidad homónima, se puede iniciar además una ruta de unos seis kilómetros al cerro de San Ginés, un ascenso al pico más alto del valle del Jiloca, desde cuya cima se obtiene una extraordinaria panorámica de 360º de todo el entorno, con el castillo como protagonista.

Dejando Peracense, y a una media hora en coche, la siguiente parada de esta ruta es el municipio de Orihuela del Tremedal, localidad declarada Conjunto Histórico-Artístico y situada entre los sorprendentes y agrestes paisajes de la sierra de Albarracín y los Montes Universales.

Foto de Orihuela del Tremedal
Orihuela del Tremedal
Laura Uranga

En este punto, nada mejor que reponer fuerzas y, al día siguiente, seguir el camino hasta La Maleza, parque faunístico situado en la localidad de Tramacastilla (a unos 25 kilómetros de Orihuela), para pasear y contemplar animales que habitan en semilibertad.

Teruel
*

La Maleza

El Parque de Fauna Ibérica La Maleza, muy próximo a la localidad de Tramacastilla, es un espacio natural de 23 hectáreas en el que disfrutar de la fauna representativa del Sistema Ibérico.
En plena sierra de Albarracín, entre paisajes con rocas de rodeno, bosques y barrancos, los visitantes podrán descubrir en su hábitat natural a ciervos, gamos, cabras montesas, muflones, lobos ibéricos, jabalíes, zorros, hurones y ginetas.
También cuentan con un recinto de animales domésticos, con burros cedidos por la Protectora de Animales de Teruel, Amigo Mío, rescatados de una situación de abandono, ovejas y cabras, gallinas Serranas de Teruel y conejos.
El parque cuenta con dos recorridos, cuya duración es de una hora y media y dos horas y media. Los itinerarios presentan la opción de atravesar tres recintos donde ver a los animales en semilibertad. Estos cuentan con el suficiente espacio y refugios naturales para no ser molestados si ellos así lo quieren, por lo que hay que ser paciente y disfrutar del momento en el que el animal decide salir a saludar. Todos los animales han nacido en cautividad, provienen de centros de recuperación o han sido rescatados de situaciones precarias.
La Maleza cuenta con aseos, zona de picnic y tienda de regalos, pero no cuenta con servicios de restauración, por lo que está permitida la entrada de comida y bebida del exterior.
El parque abre sus puertas todos los fines de semana y festivos, de 10.00 a 16.00. Durante este puente, el parque permanecerá abierto desde el día 4 hasta el al 12 de diciembre. El precio de la entrada es de 15 euros para adultos, 12 para niños de entre 4 y 17 años y gratuita para menos de 4 años.

Albarracín y su entorno

Para el ilustre escritor Azorín, Albarracín era una de las ciudades más bellas de España. Lo es también para todo aquel que visita esta localidad, pues es difícil no quedar cautivado por su trazado urbano, el color característico de sus viviendas, sus murallas y sus monumentos. Conviene visitar la catedral del Salvador, el Museo de Albarracín, la Casa-Museo Noble de la familia Pérez y Toyuela y el Museo del Juguete, que sorprenderá a los más pequeños y despertará la nostalgia de los mas mayores, pues atesora una colección que reúne juguetes desde finales del año 1800.

Panorámica de Albarracín.
Panorámica de Albarracín.
Laura Uranga

En este municipio, cabecera de la comarca Sierra de Albarracín, bien merece alargar la estancia otro día más, pues además de su riqueza arquitectónica y artística, se encuentra muy cerca del Paisaje Protegido de los Pinares de Rodeno, en el que el verde del pinar, el rojo de la piedra de rodeno, y puede que el blanco de la nieve, crean una estampa única. Este paraje guarda además excelentes muestras de arte rupestre levantino, declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Tierra de dinosaurios

En Albarracín, se encuentra también Mar Nummus, parque dedicado al mundo de los fósiles y los mares prehistóricos. No obstante, el lugar por excelencia para descubrir todo acerca de los dinosaurios se encuentra en Teruel, penúltima parada de esta ruta.

En la capital turolense confluyen atractivos para todos los miembros de la familia: Dinópolis, que presume de ser el parque paleontológico más grande de Europa, el Mausoleo de los Amantes, los múltiples ejemplos de arquitectura y arte mudéjar, la plaza del Torico y sus edificios modernistas, el paseo del Óvalo, de estilo neomudéjar... Además, es el lugar idóneo para darse un homenaje gastronómico y disfrutar de las mejores recetas de la zona.

Para terminar el recorrido, a unos 45 minutos en coche de la ciudad de Teruel se encuentra Galve, uno de los lugares más apreciados y reconocidos de Europa a nivel paleontológico que cuenta con seis yacimientos señalizados de huellas de dinosaurios.

En su museo paleontológico, se exhiben fósiles de los múltiples yacimientos de la localidad, como restos de dinosaurios, tortugas, peces y otros vertebrados. Y a la orilla del río Alfambra, se pueden contemplar a estos grandes animales a tamaño real, un broche de oro para esta aventura familiar.

REALIZADO POR BLUEMEDIA STUDIO
Este contenido ha sido elaborado por BLUEMEDIA STUDIO, unidad Branded Content de Henneo.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión