Despliega el menú
Branded
en colaboración con

¿En qué consiste el alquiler con opción a compra?

Desde Tecnocasa explican las características de esta fórmula, en función de la cual el inquilino puede vivir en la vivienda durante un tiempo acordado entre las partes.

En el alquiler con opción a compra, el arrendador concede al arrendatario la facultad exclusiva de decidir sobre la celebración o no del contrato de compraventa.
En el alquiler con opción a compra, el arrendador concede al arrendatario la facultad exclusiva de decidir sobre la celebración o no del contrato de compraventa.
Pixabay

¿No tienes claro si quieres comprar o alquilar un piso? Si tienes dudas y no quieres precipitarte, puede que el alquiler con opción a compra sea una buena opción para ti. Desde Tecnocasa te dan las claves sobre esta fórmula, según la cual el inquilino puede llegar a adquirir en la vivienda en la que ha residido.

Se trata de una tercera vía en el caso de que estés dudando entre comprar o alquilar. Con esta modalidad, el inquilino puede vivir de alquiler en la vivienda durante un tiempo acordado entre las partes. Pasado ese tiempo, este tiene derecho a comprar la casa descontando del precio parte del alquiler que ya había pagado.

Y, en el alquiler con opción a compra, el arrendador concede al arrendatario la facultad exclusiva de decidir sobre la celebración o no del contrato de compraventa. Eso sí, ese contrato se tiene que realizar en un plazo concreto y en unas determinadas condiciones. Es decir, el propietario del piso está obligado a vender si el inquilino decide comprar la vivienda. Sin embargo, el inquilino no tiene la obligación de adquirirla.

Esta es la principal diferencia con un contrato de compraventa. En ese tipo de contrato, la oferta de venta y la aceptación de compra se producen a la vez. Sin embargo, en el caso de que haya un acuerdo de alquiler con opción a compra, el propietario emite la oferta, pero la aceptación por parte del inquilino o comprador difiere en el tiempo.

Requisitos

Ese tipo de contrato no está regulado en el Código Civil. Por eso, normalmente se plasma insertando una cláusula adicional en el contrato de arrendamiento. Por tanto, además de incluir las cláusulas habituales de los contratos de alquiler, en este tipo de contratos se incluyen estos otros elementos:

  • La concesión al inquilino del derecho a decidir unilateralmente respecto realizar la compra de la vivienda.
  • La determinación de la vivienda.
  • El señalamiento del precio y de la forma de pago de la futura compra.
  • La determinación de un plazo para que el inquilino ejerza la opción de comprar la vivienda.

Asimismo, las partes pueden pactar otro tipo de condiciones en el contrato para el alquiler con opción a compra. Por ejemplo, a veces se pacta una prima que paga el arrendatario por la opción a compra, que se suele descontar del precio final.

Pago del IVA

Si al firmar el contrato de arrendamiento el inquilino se compromete a ejercitar la opción a compra en un plazo establecido, tendrá que pagar en ese momento el IVA. En concreto, tendrá que pagar el IVA correspondiente al precio total de la vivienda incrementado con el importe de los alquileres del periodo desde que alquila el piso hasta que lo compra.

Y, en el caso de que el inquilino se reserve la posibilidad de ejercer la opción a compra de la vivienda, tendrá que pagar el IVA en cada recibo del alquiler. Por último, si acaba el plazo predeterminado y el inquilino decide ejercer la opción de compra, tendrá que pagar el IVA sobre el precio de venta en el momento del ejercicio de dicha opción.

Etiquetas