Despliega el menú
Branded
en colaboración con 

¿Qué trámites tengo que hacer después de comprar una casa?

Desde Tecnocasa recuerdan que tras llegar a un acuerdo con el vendedor, aún es preciso realizar otras gestiones para poder empezar a disfrutar de la vivienda.

Una vez presentada toda la documentación, el registro de la propiedad tarda 15 días en inscribir la venta y devolver la documentación inscrita al interesado.
Una vez presentada toda la documentación, el registro de la propiedad tarda 15 días en inscribir la venta y devolver la documentación inscrita al interesado.
Pixabay

Después de comprar una casa, es decir, tras haber llegado a un acuerdo con el vendedor y tener las llaves de la nueva vivienda, todavía quedan algunos trámites por hacer antes de poder disfrutar del nuevo hogar sin preocupaciones. Desde Tecnocasa te recuerdan cuáles son los pasos a seguir tras haber adquirido una residencia, destacando que el momento que marca realmente la compra es la firma ante notario, pues no te convertirás en el propietario legal de la vivienda hasta el momento en que se produzca la firma de la escritura pública ante notario.

En la escritura pública se recoge la voluntad del comprador y el vendedor de vender y comprar una casa. Además también refleja el estado físico y legal de la vivienda, su valor, la forma de pago y las obligaciones fiscales que se derivan. Una vez otorgada la escritura pública de compraventa ante notario, el siguiente paso es liquidar los impuestos que correspondan. Ten en cuenta que, para hacer esto, tienes un plazo máximo de 30 días hábiles o un mes (según la Comunidad) desde la fecha de la escritura.

Si la compraventa devenga IVA (por ejemplo, cuando se trata de una vivienda de obra nueva que vende un promotor), tendrás que pagar, además de ese IVA, el 1% o el 1,5 (según la Comunidad) del precio escriturado en concepto de Actos Jurídicos Documentados. Si, por el contrario, la vivienda es de segunda mano, se aplicará el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales. En ese caso lo que tendrás que pagar oscilará entre el 6% y el 10% del precio de la vivienda (un porcentaje que también depende de cada autonomía).

Inscribir la vivienda

El siguiente paso será inscribir la vivienda en el Registro de la Propiedad. Para ello, tienes que presentar toda la documentación que has recopilado hasta ahora. Es decir, la escritura de compraventa y el justificante de los pagos de los impuestos correspondientes. En el caso de la escritura, si lo solicitas la puedes presentar telemáticamente el notario, lo que te garantiza inmediatez y el bloqueo del Registro de Propiedad a cualquier otro documento que pudiera perjudicarte, como un embargo al comprador o una anotación preventiva de demanda al vendedor.

La escritura también se puede presentar en el registro mediante una copia en papel autorizada por el notario, siempre que pagues antes el Impuesto de Transmisión Patrimonial o el de Actos Jurídicos Documentados. Una vez examinada por el registrador, este inscribirá la vivienda a nombre del comprador. Por su parte, el notario entregará la copia de la escritura pública con el cambio a su nombre en el registro.

También tienes la opción de hacer esto personalmente, pero muchas veces, sobre todo si has pedido una hipoteca para comprar la vivienda, el banco exige que la tramitación la haga una gestoría. En ese caso tienes que preguntar cuánto te van a cobrar por ese servicio. Una vez presentada toda la documentación, el registro de la propiedad tarda 15 días en inscribir la venta y devolver la documentación inscrita al interesado.

Precio

No hay una cantidad fija de lo que cuesta este trámite, sino que depende del valor que se dé en el documento a la vivienda y se cobra en base a unas tarifas aprobadas por el Gobierno y publicadas en el BOE. Aunque inscribir la vivienda en el Registro de Propiedad no es obligatorio, sí que es recomendable, ya que será la garantía de que te has convertido en su propietario legal.

Una vez hechos todos estos trámites, solo te queda cambiar de nombre o dar de alta los suministros básicos. No te olvides de hablar con el presidente de tu nueva comunidad y comunicarle el cambio de titularidad y el nuevo número de cuenta para el pago de los recibos de la comunidad.

Ahora sí. Ya has hecho todos los trámites necesarios y puedes disfrutar de tu nuevo hogar con la tranquilidad que da el saber que tu nueva vivienda es toda tuya. Solo acuérdate de guardar todos los documentos por si en el futuro decides venderla, porque los necesitarás para llevar a cabo la operación.

Etiquetas