Despliega el menú
Branded
información elaborada con

información elaborada con tecnocasa

¿Cómo saber si el piso que voy a comprar está libre de cargas?

Aunque algunas cargas hacen que la adquisición de la vivienda no sea aconsejable, existen otras que se pueden cancelar sin muchos problemas.

Si el piso está hipotecado, puedes pedir al vendedor que cancele la hipoteca antes de la compra y adquirir así la vivienda libre de cargas.
Si el piso está hipotecado, puedes pedir al vendedor que cancele la hipoteca antes de la compra y adquirir así la vivienda libre de cargas.
Freepik.

Comprar una casa es una de las inversiones más importantes que se hacen en la vida, por eso es muy importante realizar correctamente todo el proceso y averiguar si se trata de una vivienda libre de cargas, para no llevarse después sorpresas desagradables. Aún así, si descubres que tu vivienda tiene cargas, no te preocupes. Aunque algunas hacen que la compra no sea aconsejable, lo cierto es que hay otras que se pueden cancelar sin muchos problemas. Desde Tecnocasa explican con qué tipo de cargas te puedes encontrar al comprar una casa para que puedas tomar la decisión adecuada.

La carga más habitual es la hipoteca. Es indispensable inscribir esta en el Registro de la Propiedad, por lo que se requiere que el préstamo conste en la escritura pública. Si el piso está hipotecado, tienes varias opciones. Puedes pedir al vendedor que cancele la hipoteca antes de la compra y adquirir así la vivienda libre de cargas. O también puedes retener del precio de la compra la cantidad que se deba del préstamo hipotecario y pagar al banco el dinero que se le adeude.

Por último, el comprador puede subrogarse en ella con el consentimiento del banco. Esta opción te da la ventaja de no tener que pagar el dinero en el momento de la venta. Cabe recordar que deberás asumir el pago de las cantidades que se deban e, incluso, que puedes subrogar la hipoteca a otra entidad para mejorar las condiciones.

Nota marginal de ejecución hipotecaria

El inicio de la ejecución de la hipoteca consta por nota al margen de la misma. Esta nota marginal no tiene una duración determinada, no caduca y solo se puede cancelar si lo solicita el órgano que ha pedido su expedición.

Mientras esté vigente esa nota marginal no se puede cancelar la hipoteca por escritura pública, aunque se tenga el permiso del acreedor. Por ello, tendrás que exigir la cancelación de la nota antes de comprar, para asegurarte de que se ha paralizado el procedimiento.

Anotación preventiva de embargo

Para asegurar el cobro de una deuda, el acreedor puede obtener una serie de garantías para conseguir su pago. Una de ellas es la anotación preventiva de embargo. En el caso de encontrarla antes de comprar una vivienda, tienes dos opciones.

La primera es exigir al vendedor que la cancele antes de comprar y la segunda es informarse el juzgado sobre cómo cancelarla, haciéndote cargo de la deuda y descontándola del precio de venta del piso.

Servidumbres

La servidumbre es un derecho real sobre un bien ajeno. En el caso de una vivienda, concede al titular de la misma el derecho a beneficiarse de su contenido en los términos pactados, obligando al propietario de la vivienda a respetar su ejercicio.

Las servidumbres pueden venir impuestas por la ley o por la voluntad de las partes. Las legales no es necesario que estén inscritas en el registro pero con las voluntarias sí que conviene hacerlo.

Las más frecuentes son las que tienen que ver con los vecinos: medianeras, desagües, paso para instalaciones eléctricas, paso para plazas de aparcamiento, colocación de antenas… Como comprador, es recomendable que te informes del alcance y extensión de las servidumbres que gravan la vivienda antes de adquirirla.

Concurso de acreedores

Cuando una persona está en situación de insolvencia y no puede afrontar el pago de sus deudas, puede ser declarada judicialmente en concurso de acreedores. Esta es otra situación de la que te puedes informar a través del Registro de la Propiedad.

El concursado puede encontrarse en innumerables situaciones jurídicas y puede tener limitada la capacidad de administración de sus bienes. Por eso es recomendable que pidas en el registro toda la información y consultes con el registrador cómo actuar en cada caso concreto.

¿Cómo asegurarse?

Aunque las viviendas libres son las más habituales, hay otras cargas que también se pueden conocer en el registro: notas marginales de afección fiscal, cargas relacionadas con reparcelaciones urbanísticas, tanteos y retractos a favor de la administración pública...

Además, para saber si realmente se trata de una vivienda libre de cargas, tendrás que hacer ciertas comprobaciones que no se hacen en el registro: obligaciones económicas con la comunidad de vecinos, tributos municipales y otras cargas relacionadas con las empresas de suministros.

Etiquetas