Despliega el menú
Branded
Información elaborada con tecnocasa

¿Cómo saber qué hipoteca me conviene más?

Existen varios modelos de hipoteca según el tipo de interés: a tipo fijo, a tipo variable y mixta.

Existen varios tipos de hipotecas según el tipo de interés: hipoteca a tipo fijo, a tipo variable y mixta.
Existen varios tipos de hipotecas según el tipo de interés: hipoteca a tipo fijo, a tipo variable y mixta.
Pixabay

¿Estás pensando en comprarte una casa y vas a necesitar una hipoteca? Si es tu primera vez puede que estés algo perdido con toda la información que te llega y con todos los tipos de hipotecas que te ofrece el mercado. Existen muchos tipos de financiación para comprar una casa y, además, los tipos de hipotecas se pueden dividir de muchas maneras: hipotecas para primera vivienda, hipoteca inversa, hipoteca puente... 

Pero Tecnocasa te ayuda a centrar la información en los distintos tipos de hipotecas que existen en el mercado según el tipo de interés: hipoteca a tipo fijo, hipoteca a tipo variable e hipoteca mixta. Para que el trabajo de elección sea mucho más fácil.

Hipotecas fijas

Este tipo de préstamo hipotecario se caracteriza, principalmente, por mantener de forma constante el tipo de interés que se aplica a lo largo de toda la vida de la hipoteca. ¿Qué significa esto? Significa que la cuota mensual a pagar cada mes se mantendrá constante durante toda la vida del préstamo, es decir, durante todo el periodo que dure la hipoteca. Siempre pagarás lo mismo.

El principal beneficio de la hipoteca a tipo fijo es que la cuota se mantiene estable, y siempre se sabe la cantidad que vas a pagar, sin influir en ella las posibles subidas o bajadas de los tipos de interés. 

Hipoteca variable 

La hipoteca a tipo variable se diferencia de las demás porque el tipo de interés fluctúa durante el plazo que dura el préstamo hipotecario, según una serie de términos que se especifican en el momento de su contratación con la entidad bancaria. En este sentido, el interés de una hipoteca variable se compone de un índice de referencia, Euribor en la mayoría de casos en nuestro país, o IRPH en otros, más un diferencial.

Al contrario que la hipoteca a tipo fijo, en el caso de la hipoteca variable si los tipos de interés bajan, el cliente se beneficia de unas cuotas inferiores; mientras que si éstos suben, la cuota a pagar también se verá incrementada. Este tipo de hipoteca ofrece plazos de amortización más altos que las hipotecas a tipo fijo.

Hipotecas a tipo mixto

Por último, las hipotecas a tipo mixto se caracterizan por un plazo (generalmente de entre 3 y 10 años) en el que la hipoteca goza de un tipo de interés fijo, lo que hace mantener unas cuotas constantes durante ese periodo. Pero cuando ese plazo, acordado entre la entidad bancaria y el cliente, finaliza se fija entonces el tipo de interés variable (Euribor o IRPF más el diferencial). 

El beneficio principal de esta hipoteca es que ofrece la tranquilidad de asegurar una cuota fija durante los primeros años del préstamo, un periodo en el que el esfuerzo económico del comprador para afrontar los pagos mensuales suele ser mayor.

No obstante, para saber qué modalidad de préstamos hipotecarios es mejor para ti, entra en la web de Kìron, la red de intermediarios de crédito del Grupo Tecnocasa y solicita más información.

Etiquetas