Despliega el menú
Branded

mujeres de éxito

Rozalén: "A que saber de dónde venimos para ver a dónde vamos"

En su último trabajo, ‘El árbol y el bosque’, que presenta el 30 de octubre, Rozalén muesta su lado más intimista y también reivindicativo.

Rozalén reivindica el ahora para poder disfrutar de la vida en total plenitud.
Rozalén reivindica el ahora para poder disfrutar de la vida en total plenitud.
H.A.

Todo el mundo, en un momento u otro de su existencia, ha soñado con parar, dejar que la vida fluya para apreciar las cosas importantes de la vida y poder dedicarle tiempo a la familia y a los amigos. Parar también para conocerse mejor, para mirar dentro de uno mismo y darse cuenta de que somos la herencia de nuestros antepasados, de sus historias y recuerdos.

Y este pensamiento está presente en el último trabajo de Rozalén, el cuarto de su discografía, que verá la luz el próximo 30 de octubre y que lleva por título ‘El árbol y el bosque’. Un álbum cargado de simbolismo, con el que la artista nos vuelve a mostrar su visión del mundo que la rodea, pero en esta ocasión desde un punto de vista mucho más íntimo.

"Es un título simbólico en el que el árbol representa la figura del individuo y el bosque es la sociedad. Por eso, en el subtítulo de este trabajo reflejo la necesidad de que el bosque te permita ver a los árboles y para eso tenemos que cuidarnos a nosotros mismos, mirar en nuestro interior y buscar dentro lo que pretendemos que nos den los de fuera", explica la artista.

Ella lleva tiempo mirando en su interior y lo que ve le recuerda cada vez más sus orígenes, esa familia que en sus anteriores trabajos se ha convertido en protagonista de inolvidables canciones y que sigue siendo su faro y su guía en el camino de la vida.

Rozalén habla con un tono de voz que invita a disfrutar del momento. En su conversación ríe a carcajadas y sus silencios son tan elocuentes como sus palabras cuando recuerda con cariño y orgullo a sus mayores, que ya no están. "Yo soy parte de los que fueron, a pesar de que a algunos no tuve la suerte de conocer".

Presume, con mucho orgullo, de ser de pueblo, de su terruño. Y eso asegura que tiene que ver con la educación. "Siempre me han educado con respeto a mis abuelos y a mis mayores, por encima de todo. Es verdad que tenemos una herencia genética y cuando sabemos porqué nuestra familia se comportó de una manera, en un momento concreto, nos conocemos más a nosotros mismos. Por eso, en esta vida es muy importante saber de dónde venimos para entender a dónde vamos y también para entender nuestro presente", asegura mientras recuerda divertida que la genética es tan caprichosa que tiene el mismo lunar que su abuela.

Su single ‘El tren’ es una oda a disfrutar del momento, de todo lo que nos rodea, porque tal vez no vuelva pasar otra vez la oportunidad de hacerlo

Si esos antepasados la hubieran conocido estarían orgullosos de ella, no solo de las letras de sus canciones, reivindicativas e intimistas, sino también de su manera de encarar la vida, de su espíritu de trabajo y de esa humillad que solo se consigue después de trabajar mucho el interior.

"Cuando alguien me pregunta si me considero una mujer de éxito siempre digo lo mismo: el éxito es dormir tranquila. Yo me siento exitosa desde que canté en un bar para dos personas, que me quisieron escuchar. Fue un exitazo", indica.

Ahora, miles de seguidores acuden a ver sus actuaciones en directo, pero Rozalén sabe que "en este mundo artístico y en la vida en general tan pronto estás arriba como abajo. Por eso, hay que hacer las cosas con coherencia, como se tienen que hacer", afirma la merecedora de distinciones tan importantes como varios discos de Platino y Oro, y la placa al Mérito Profesional de Castilla-La Mancha, su lugar de origen.

Galardones que llegaron después de años de trabajo y esfuerzo, de ahí que nunca olvide la primera vez que actuó en Barcelona, en un bar del barrio de Gracia donde acudieron diez personas a verla, o en Madrid, en la sala Café Libertad, 8, donde la veintena de fieles que la aplaudían eran amigos de Ciudad Real y Toledo.

Música reivindicativa

Rozalén es también una importante activista social y con su música, además de defender los derechos de las minorías y comunidades más desfavorecidas, reivindica el papel de la mujer. En este terreno, aunque cree que "se ha avanzado mucho en los últimos tiempos", si se compara con sus predecesoras, cree que "todavía queda por hacer". Pero recuerda que "estoy donde estoy por lo que hicieron mujeres como mi madre o mi abuela quien, si hubiera tenido la oportunidad de estudiar, hubiera sido ministra, como mínimo".

Y como muestra de este pensamiento, recuerda a algunas de sus amigas actrices, que rondan los 40 años, y "a las que no les dan curro, porque no son jóvenes ni adultas, y al final se infiltran tanto botox que vamos a parecer todas iguales. El físico, el componente sexual está ahí y queda mucho que avanzar todavía. En mi último disco hay una canción sobre el paso del tiempo en las mujeres, sobre nuestras arrugas y canas, porque conforme vamos creciendo tenemos que permanecer dentro de unos cánones de juventud que nos lo hacen pasar mal". Por eso ha compuesto esta letra, para "celebrar que cada arruga que tenemos es porque nos hemos reído y estamos vivas", explica.

Ella lucha por conseguir estos objetivos de igualdad como mejor sabe hacerlo, con su voz. Y también con esas letras que invitan a reflexionar sobre la vida, y que se han convertido en himno para muchas personas, como ocurrió con ‘La puerta violeta’, que relata un caso de violencia machista y que es el tema del que más orgullosa se siente. Pero hay otras canciones, como ‘Girasoles’, que por muchas razones se ha erigido en un referente para miles de personas, o más recientemente ‘Aves enjauladas’, que se erigió en uno de los himnos del confinamiento.

En su nuevo disco, su single ‘El tren’ es una canción con la que nos invita a dejar a un lado las preocupaciones, las cargas, las responsabilidades y a subirse al vagón "de un tren que es probable que no vuelva a pasar. A este tren. Hay paisajes que solo verás una vez. Sube a este tren".

Una oda inspirada en el ‘carpe diem’, cargada de optimismo, tan necesario en los tiempos que corren y en la que invita a sus seguidores a valorar todo lo que les ofrece la vida. "Disfrutar de la tierra, del verde que nos rodea, de los amigos y de la familia. Disfrutar de la vida", concluye.

Ir al Especial Mujeres de Éxito

Etiquetas
Comentarios