Branded
Suscríbete
en colaboración con el gobierno de aragón

"Los gobiernos tienen que ejercer el liderazgo en las estrategias de cohesión social, innovación y bienestar"

Entrevista a Fermín Serrano, comisionado para la Agenda 2030 del Gobierno de Aragón.

El comisionado para la Agenda 2030 del Gobierno de Aragón, Fermín Serrano.
El comisionado para la Agenda 2030 del Gobierno de Aragón, Fermín Serrano.
Aránzazu Navarro

La Agenda 2030 nació en 2015 del compromiso de 193 países. A lo largo de estos años, ¿en qué áreas se ha avanzado más y qué aspectos son los que más está costando implementar?

Destacaría la apuesta por el multilateralismo y por incorporar la sostenibilidad a los procesos económicos e industriales de todo el mundo. El multilateralismo se refiere a la obviedad de que, frente a la magnitud de los retos, tenemos que trabajar todos juntos. Ya no vale una solución individual ante un problema fácil. Ahora se trata de cosas muy complicadas y estrechamente interconectadas, por lo que se necesita a los gobiernos de todo el mundo, como, por ejemplo, ha ocurrido con la pandemia, la investigación y la vacunación. Por otro lado, las empresas se han dado cuenta de que son las principales interesadas en incorporar la sostenibilidad en sus tres dimensiones: ambiental, social y económica, ya que en la actualidad todos los fondos de inversión y las ayudas públicas se mueven hacia lo verde. Como siempre, lo que más está costando es no dejar a nadie atrás y que el crecimiento y las oportunidades de desarrollo sostenible sean compartidas. Hay que poner el foco en que esta recuperación –que estamos convencidos de que va a ser hacia lo verde, hacia lo digital–, sirva también de cohesión social y que no se repitan los errores del pasado. También está costando reducir el peso del carbón en el mix energético y lo estamos viendo con los precios de la luz y la destrucción de algunos empleos por el cierre de las térmicas. Estamos en un momento de transición, se ha acabado un ciclo y está empezando otro, y no está siendo tan rápido como nos gustaría a todos.

¿Por qué es importante que estos planes se impulsen desde las administraciones públicas?

Los gobiernos son los que tienen que ejercer el liderazgo en las estrategias de cohesión social, innovación tecnológica y en las políticas sociales y de bienestar, y son a los que les corresponde orquestar y proponer futuros posibles para que luego las empresas y los ciudadanos estén conformes y sean realmente sostenibles en el largo plazo.

¿Qué acciones concretas se plantean desde el Gobierno de Aragón para lograr la consecución de estos objetivos?

El liderazgo del presidente se ha visto plasmado con el acuerdo del cuatripartito para lograr un ‘Aragón social, verde y digital’. Esa triple agenda compone el plan de trabajo de todas las consejerías y departamentos del Gobierno de Aragón. Esto se traduce en que todas las políticas, líneas de actuación y presupuestos van dirigidos a la consecución de los ODS. En cuanto a las políticas estratégicas que podemos destacar: la oportunidad de ‘Aragón, economía circular’ y el refuerzo de los sistemas públicos de sanidad, educación y servicios sociales, que ha supuesto también una oportunidad para atraer inversiones de los grandes agentes y para fomentar la cohesión y el diálogo social para salir juntos de la crisis.

¿Cómo actúa la figura del comisionado?

Es un cargo muy bonito porque estoy en el gabinete del presidente, echándole una mano con una función de asesoramiento, pero, sobre todo, porque me toca coordinar e impulsar todas esas políticas de todos los departamentos. Esto supone intentar asegurar que todas ellas vayan en la línea de lo que se ha dicho en el Plan de Gobierno, en el acuerdo de investidura y en la dirección de los ODS. Además, tengo la función de representar o interlocutar con otras instituciones, como el Gobierno de España, la Comisión Europea o la Federación Aragonesa de Municipios, Comarcas y Provincias (Famcp) para impulsar también planes de sostenibilidad, porque en ese tema no estamos solos. Además, los Fondos Europeos de Recuperación han supuesto una oportunidad para acelerar las transformaciones pendientes y estoy echando una mano en la coordinación política de estos fondos.

¿Se está haciendo una buena labor de divulgación de los ODS?

Siempre faltará gente y no llegaremos al 100% de la población, pero creo que gracias a los medios de comunicación y a la visualización delante de las empresas y las administraciones públicas se está llegando. En Aragón podemos destacar que la Cartv tiene un canal dedicado a los ODS y también lo estamos viendo todos los días en la imagen institucional, protocolo e identidad corporativa de todo tipo de agentes. Estamos dando premios para las mejores prácticas empresariales, tenemos sellos como el RSA, reconocimientos para centros de educación, labores de visualización en centros sanitarios... Siempre decimos que, a la vez que nos comprometemos con el desarrollo sostenible, lo hacemos con dar a conocer la propia Agenda 2030, qué estamos consiguiendo y en qué estamos fallando.

¿Qué supone para las empresas instaurar estos compromisos en sus estrategias?

Supone una corresponsabilidad y una oportunidad. La corresponsabilidad se puede ver resumida en los planes de RSC, algo que lleva muchos años funcionando. Tenemos que entender que estamos en un periodo de evolución, la Agenda 2030 es un plan de acción transformadora y los paradigmas del pasado no nos servirán de aquí a diez años. Las empresas no solo tienen que estar preparadas, sino liderando esa transformación. Las compañías aragonesas están muy capacitadas y concienciadas y están a la cabeza de España.

¿Qué papel está jugando la tecnología en este proceso?

La tecnología está en todo y amplifica la capacidad de actuación que tenemos como personas o como colectivos. Nos permite conectarnos con otras empresas y administraciones, compartir conocimiento, mejorar la información del entorno, incrementar la capacidad de percepción y ayudar a la toma de decisiones. El ODS 9, en el que se incorporan las infraestructuras y la innovación en la industria, es uno de los fundamentales para llegar a la Agenda 2030, porque necesitamos transformar nuestros procesos.

¿Qué ha supuesto la pandemia en la consecución de los ODS?

La pandemia tiene la doble vertiente: por un lado, está claro que ha contraído la capacidad de recursos de todos los países para hacer frente a los ODS pero, por otro, ha supuesto un avance positivo en ciertos sentidos, como entender la magnitud de los retos, el rol de las políticas basadas en evidencias científicas, el multilateralismo y la necesidad de colaborar entre todos para la I+D, comprender la importancia de cada actuación privada individual en el colectivo y la de los sistemas públicos como bien común a preservar y defender. En Europa y en Aragón hemos visto que hemos tenido que juntarnos para encontrar soluciones compartidas para esta crisis y que, además, estas pasan por movilizar más fondos y que estos tiene que ir más rápido y a más agentes para las transformaciones pendientes. Esos fondos, sin duda, van a ayudar a conseguir los ODS, aunque me temo que no serán suficientes.

Después de 2030, ¿qué quedará todavía por hacer?

En 2030, se habrán resuelto parte de los problemas actuales pero no todos. Fijaremos otro horizonte en 2050 para conseguir avanzar y progresar de la forma más justa. Siempre va a haber injusticias, procesos sociales o económicos no sostenibles, pero eso no nos tiene que limitar. Sabiendo que no va a ser perfecto tenemos que hacer todo lo que esté en nuestra mano.

- Ir al especial Agenda 2030

REALIZADO POR BLUEMEDIA STUDIO
Este contenido ha sido elaborado por BLUEMEDIA STUDIO, unidad Branded Content de Henneo.

Etiquetas