Despliega el menú
Branded

La importancia de utilizar productos de proximidad

Cada vez más concienciados, los consumidores no solo tienen en cuenta el precio como factor determinante en su decisión de compra.

Pan Ordesa, elaborado con trigo duro de Gelsa.
Pan Ordesa, elaborado con trigo duro de Gelsa.
Panishop

A la hora de decantarse por un producto de los que conforman la gran oferta existente, los consumidores, cada vez más concienciados, no solo tienen en cuenta el precio como factor determinante en su decisión de compra. En los últimos años, algunos valores, como la utilización de productos de proximidad, han ganado peso y se ha incorporado a las filosofías empresariales.

Conscientes de la importancia creciente de este movimiento e implicados en su puesta en marcha, la compañía familiar aragonesa Panishop utiliza ingredientes procedentes de la Comunidad en sus elaboraciones. Entre los beneficios de incorporar productos de proximidad –también conocidos como ‘kilómetro 0’– se encuentran su mayor calidad y garantías de seguridad, ya que posibilitan tener un conocimiento más profundo de su procedencia; la contribución a la sostenibilidad medioambiental; el respeto a la diversidad; y el favorecimiento de la economía local.

Por eso, Panishop utiliza, para elaborar su pan Ordesa, trigo duro plantado en la localidad zaragozana de Gelsa, que después es procesado en el molino de Tauste. "Se cultiva, muele y elabora en Aragón", explican. Por su parte, la espelta ecológica que forma parte de los ingredientes del recién incorporado a la familia pan Triple también proviene del municipio oscense de Pomar de Cinca, donde es molida por el productor .

Pero, además de incorporar productos de proximidad, la oferta de Panishop también incluye una propuesta muy especial, elaborada en colaboración con La Zaragozana, otra emblemática empresa aragonesa. El pan Sarraceno es producido artesanalmente con trigo sarraceno y bagazo de cerveza, un subproducto resultante de la elaboración del mosto cervecero.

El bagazo se obtiene tras el prensado de la cebada germinada cocida –malta–, durante el proceso de obtención del mosto. "Las semillas de cebada se ponen en agua y se dejan germinar. Después, tras hervirlas, se cuelan, y el agua resultante es la base de la elaboración del mosto, al que le añaden el lúpulo y la levadura para que comience a fermentar. Lo que queda tras colar el agua es lo que se conoce como bagazo", explican desde la empresa. "Por cada litro de cerveza se obtienen 200 gramos, lo que supone un quinto de la producción de esta bebida", añaden. Algo que, lejos de desperdiciarse, es aprovechado para elaborar uno de los panes estrella. "El porcentaje de bagazo sobre la harina es del 20%, lo que le aporta al Sarraceno numerosas propiedades saludables, ya que reduce los azúcares y los hidratos de carbono y aumenta la cantidad de fibra y de proteína vegetal", concluyen desde Panishop. 

Etiquetas