Despliega el menú
Branded
Suscríbete
en colaboración con ibercaja

Hipotecas: cómo funcionan y cuál me conviene más

Entender el funcionamiento de este tipo de préstamo es clave antes de la compra de una vivienda.

Con la tasación de la vivienda se establece la cantidad a solicitar en el préstamo.
Con la tasación de la vivienda se establece la cantidad a solicitar en el préstamo.
Freepik

A la hora de comprar una vivienda hay muchos conceptos a tener en cuenta, pero el más importante es, sin duda, la hipoteca. Establecer la forma de pago de la nueva casa requiere de cálculos y asesoramiento, pues dependiendo de la situación económica de la persona que lo solicite las opciones pueden variar notablemente.

Desde Ibercaja explican que las entidades bancarias son las que se encargan de este análisis, así como de la situación del inmueble que se quiere comprar, para ofrecer la mejor alternativa de financiación. “Una vez tomada la decisión y con la documentación aportada, se encargarán de analizar la operación concreta y entregarte una oferta con todas las características y condiciones económicas concretas de tu hipoteca”, señalan.

¿Cuánto puedo pedir?

Por norma general, un préstamo hipotecario supone el 80% del valor de tasación de la vivienda adquirida, siempre y cuando las deudas totales que vayas a incurrir no superen el 30-35% de los ingresos del solicitante. A esta cantidad hay que sumarle los intereses del préstamo que, según datos del INE, relativos a febrero de 2021, se sitúan, de media, en un 2,46%. 

Generalmente los bancos no conceden préstamos para adquisición de vivienda con un porcentaje de financiación de más del 80% del valor de tasación. No obstante, el importe del préstamo puede depender de otros factores (primera o segunda residencia, avales…)

Además del préstamo, hay que tener en cuenta otros gastos asociados a la firma de una hipoteca, como son los servicios de gestoría, registro, tasación, impuesto de Actos Jurídicos Documentados y notaría. Todos ellos están regulados por ley y se reparten entre la entidad bancaria y quien solicita el préstamo: la tasación corre a cargo del prestatario (el cliente), mientras que el prestamista (la entidad) asume los costes de registro, gestoría, AJD (Actos Jurídicos Documentados) y notaría.

¿Qué es la TAE?

Uno de los conceptos más señalados a la hora de solicitar una hipoteca es la TAE, la Tasa Anual Equivalente, un indicador que “ayuda a comparar diferentes préstamos, con condiciones diferentes de tipo de interés, comisiones, gastos, plazos y forma de amortización”, explican desde Ibercaja.

Tipos de interés

Según el INE, el 45% de las hipotecas en España se constituyó a tipo variable, y el otro 55% a tipo fijo. ¿Cuál es la diferencia entre ambas modalidades? El interés fijo “proporciona una travesía sin sobresaltos por los cambios que el mercado pueda sufrir, lo que puede resultar muy interesante para evitar incertidumbres en operaciones como la hipoteca, que son a largo plazo”. En este caso, el titular pagará todos los meses la misma cuota desde principio a fin de su hipoteca.

Por su parte, las hipotecas a tipo variable tienen un tipo de interés que varía periódicamente (cada seis meses o cada año) desde la fecha de la firma del préstamo, por lo que la cuota de la hipoteca puede subir o bajar. En este caso, “la elección dependerá no solo de tus circunstancias personales, sino que también depende mucho de la expectativa de evolución de los tipos”, señalan. El Euribor es el indicador de referencia para calcular este tipo de interés: actualmente se encuentra en -0.483% y los expertos pronostican que no comenzará a subir hasta 2023.

  • Si estás soñando con una nueva casa, en Ibercaja pueden asesorarte sobre hipotecas, préstamos y todas las cuestiones relativas a la compraventa de vivienda.

REALIZADO POR BLUEMEDIA STUDIO
Este contenido ha sido elaborado por BLUEMEDIA STUDIO, unidad Branded Content de Henneo.

Etiquetas