Despliega el menú
Branded

especial EMPRESAS FAMILIARES de aragón

Unas organizaciones marcadas por los valores

El compromiso con el empleo y la flexibilidad son dos de los principios que rigen la estructura de las empresas familiares, cuya naturaleza es diferente a la de las grandes compañías.

Las empresas familiares generan más puestos de trabajo por millón de facturación actualmente que en 2007.
Las empresas familiares generan más puestos de trabajo por millón de facturación actualmente que en 2007.
Pexels.

Las nuevas tecnologías y el contexto económico actual han favorecido el surgimiento de una serie de fórmulas comerciales que se han asentado con éxito en las sociedades de hoy, en las que prevalecen la inmediatez y la abundancia. No obstante, en el panorama comercial destacan entidades como las empresas familiares, que cuentan con unas características especiales y con una estructura diferente a la de las grandes organizaciones y que están marcadas por valores como el compromiso con el empleo o la flexibilidad.

Según la Asociación de Empresa Familiar en Aragón (AEFA), esta circunstancia se puede comprobar en los datos que se produjeron en fenómenos como la reciente crisis económica, la cual aportó una nueva evidencia sobre el compromiso de los empresarios familiares con el empleo. A este respecto, cabe destacar igualmente que las empresas familiares generan más puestos de trabajo por millón de facturación actualmente que en 2007, y que también aumentan su distancia en este aspecto respecto de sus homólogas no familiares.

Desde la entidad hacen hincapié en que existen motivos suficientes para afirmar que estas compañías constituyen un bien social a preservar o incluso para definirlas como el "capitalismo con rostro humano", un concepto que se deriva de hechos como que el grueso de la destrucción de empleo de los últimos años se ha concentrado en las empresas que han cerrado, puesto que las familiares que han seguido activas han incrementado el número de trabajadores por cada millón de euros ingresados –pasando de 4,7 empleados por millón de facturación en 2007 a 5,1 trabajadores en 2013–. Una situación que no se da en las compañías no familiares, que han sobrevivido en gran medida a la recesión mediante ajustes en el empleo –pasando de 3,1 a 3 trabajadores por millón ingresado–.

"El acceso de la mujer a los puestos de dirección, la búsqueda permanente de nuevos mercados y las aportaciones al empleo a veces a costa de perder cierta competitividad y rentabilidad hacen que la valoración de estas compañías, tanto en términos económicos como cuantitativos y cualitativos, sea imprescindible en el panorama económico", apuntan desde AEFA.

En cuanto a otros principios que rigen la naturaleza de estas entidades, destacan la cercanía, la flexibilidad, tanto en los tiempos como en los trámites, la agilidad en la toma de decisiones, la implicación, la sensibilidad con respecto a la profesionalización y la formación o las posibilidades que permiten los medios propios, entre otros muchos.

- Ir al especial 'Empresas Familiares de Aragón'.

Etiquetas
Comentarios