Branded

empresas familiares de aragón 

Las claves para dar el relevo generacional

El protocolo familiar es un documento para las empresas familiares, pues contempla los pasos a seguir para que la siguiente generación pueda dar continuidad a la organización de manera eficaz y con éxito.

El protocolo familiar es un instrumento que amplía las posibilidades de las relaciones entre la propiedad y la gestión del negocio.
El protocolo familiar es un instrumento que amplía las posibilidades de las relaciones entre la propiedad y la gestión del negocio.
Freepik

Según datos del Instituto de la Empresa Familiar, solo un 9% de este tipo de entidades cuenta con un protocolo familiar, un documento clave que contempla uno de los momentos más complicados par cualquier empresa familiar: la sucesión, es decir, el traspaso de los mandos del negocio de una generación a la siguiente. A grandes rasgos, el protocolo familiar es un acuerdo marco entre los miembros de la familia que regula las relaciones económicas y profesionales entre los miembros que ostentan la condición de socios y la propia empresa, así como la gestión y organización de la misma.

La ‘Guía para la pequeña y mediana empresa familiar’, editada por el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, explica que se trata de un documento que asegura la continuidad de la empresa de una manera eficaz, "por lo que es fundamental que cuente con el consenso de todos los familiares, siendo también conveniente que se adopte en un momento pacífico, tanto desde el punto de vista familiar como del empresarial".

Cómo elaborarlo

El proceso de elaboración de este protocolo requiere de la colaboración de todos los miembros implicados y debe tratarse de un instrumento vivo, "que sirva de norma para guiar las actuaciones familiares en la empresa y que, a su vez, sea capaz de contribuir a la solución de las eventuales incidencias que se produzcan en el seno de la familia, y que estén relacionadas con la unidad productiva".

Además de este protocolo, antes de la sucesión, y dado que el régimen económico por defecto en el derecho común español es la comunidad de gananciales, también es aconsejable regular el régimen económico matrimonial de los propietarios de la empresa familiar, para aclarar si en caso de fallecimiento el control de la participación pasa al cónyuge (en caso de que lo hubiese) o se reparte entre los miembros.

¿Qué debe contemplar el protocolo familiar?

  • Consideraciones sobre el fundador y el origen de la empresa.
  • Filosofía, ámbito de actividades y arraigo de la empresa a un determinado lugar. 
  • Régimen jurídico de las acciones.
  • Mayorías exigibles para la adopción de acuerdos.
  • Criterios para establecer la composición del Consejo.
  • Criterios sobre composición y funcionamiento de los órganos familiares.
  • Normas que regulen la incorporación de más familiares.
  • Funciones a desarrollar y retribución de estos familiares.
  • Pactos de salida de los miembros de la familia.
  • Cualificación exigible a los familiares que trabajen en la empresa.

- Ir al especial 'Empresas Familiares de Aragón'

Etiquetas
Comentarios