Despliega el menú
Branded

mesa ‘los retos de la educación hoy’

"Tenemos que enfocar el desarrollo profesional de los alumnos a lo que necesitan las empresas"

La comunidad educativa se cuestiona si puede haber un aprendizaje de calidad sin presencialidad y si las estrategias de innovación han funcionado.

Los representantes del Colegio Británico, en el foro que se celebró en HERALDO sobre los retos actuales de la educación.
Los representantes del Colegio Británico, en el foro que se celebró en HERALDO sobre los retos actuales de la educación.
ARANZAZU NAVARRO

Hace años que se habla de la innovación educativa y de la necesidad de cambiar los métodos utilizados en el siglo XX para adaptarlos a la escuela del siglo XXI. Aprender por proyectos, trabajar de forma colaborativa, fomentar la creatividad, practicar la gamificación, rediseñar los espacios... pero ¿todo eso tiene sentido cuando se cierran los centros educativos y no se pueden seguir las clases de forma presencial? La pandemia ha puesto a prueba el sistema educativo, evidenciando si realmente hay o no una apuesta por la innovación.

Esto lo saben bien desde el Colegio Británico, centro privado de enseñanza que lleva años trabajando a la vanguardia de la educación y que, desde el primer día del confinamiento pudo ofrecer un horario lectivo de 9.00 a 17.00: "Adaptamos nuestro proyecto digital al trabajo en casa, con las mismas conexiones, los mismos profesores, las mismas materias e, incluso, la misma metodología", explica Miguel Cendegui, director del Colegio Británico.

Esto ha sido posible gracias a que los alumnos y docentes del centro están familiarizados con los dispositivos y recursos tecnológicos, así como con las nuevas herramientas educativas, tal y como explica Guillermo Toledo, profesor y coordinador TIC del Colegio Británico: "No podíamos permitir que los alumnos estuvieran ocho horas pegados a la pantalla, así que nos conectábamos para explicarles las tareas del día y en qué plataforma podían encontrar los contenidos correspondientes y, a continuación, les dábamos la libertad para que las hicieran cuando quisieran".

Esta autonomía era mayor en el caso de los jóvenes, tal y como explica Cristina Muñoz, coordinadora del Bachillerato Internacional del Colegio Británico: "Les hemos dado instrucciones para que lleven a cabo proyectos colaborativos y de investigación desde sus casas. No se trata de trasladar una clase magistral a las pantallas".

Fue hace siete años cuando en el centro se sentaron las bases para acabar con la gran brecha digital entre profesores, alumnos y familias, a través del dialógo con los estudiantes de Secundaria y la formación interna de los docentes: "Nos costó explicar nuestro nuevo modelo educativo: sin libros, con IPAD y pintando en las mesas y cristales", señala Cendegui.

Un nuevo modelo

La apuesta del centro privado por la innovación está dando sus frutos. Este año han sido los número uno de su tribunal en la mayoría de las asignaturas en selectividad. Su matriculación ha aumentado, además, en este curso un 12,5% con respecto al anterior. Si el cambio de modelo educativo es tan ventajoso, ¿por qué no implantarlo de forma generalizada en la educación? El director afirma rotundo que "hacen falta años, recursos económicos, formación del profesorado y un cambio de mentalidad en las direcciones de los centros". En definitiva, voluntad de cambio, además de una apuesta firme y continuada por parte de la Administración: "Llevamos siete leyes educativas, al final la educación es una víctima de la política", concluye.

Para Toledo, esa voluntad de cambio conociendo las necesidades de cada centro debe partir del propio equipo docente. "Hace falta una inversión potente en recursos y formación para afrontar este cambio. Sería ideal que situaciones de "desconexión" como las que se han dado en esta pandemia no volvieran a repetirse" .Toledo también distingue entre "trabajar con contenidos digitales o trabajar la digitalización", que son cuestiones distintas.

Como ejemplo, la coordinadora del Bachillerato Internacional del centro, habla de la transformación de las aulas, como el laboratorio, donde unos sensores permiten la medición de los parámetros objetos de estudio: "Hemos digitalizado los espacios de enfoque práctico", apunta.

Por último, no hay que olvidar que entre los retos de la educación de hoy la seguridad también se ha convertido en una prioridad para los colegios, que deben cumplir las prescripciones del Ministerio de Sanidad rigurosamente. Afortunadamente no se han significado como fuente de contagios ni rebrotes. "En el Colegio Británico hemos troceado el colegio en recreos, clases y accesos, cuidando especialmente a nuestros pequeños de infantil", ilustra Cendegui al respecto de la seguridad.

MESA DEBATE COLEGIOS
0

Idiomas, creatividad, empresa... ¿por qué es importante innovar?

Para los representantes del Colegio Británico, comprender hasta qué punto es importante la innovación es fácil si se plantea la siguiente pregunta: ¿cuánto de lo que se ha aprendido en la escuela tradicional se ha aplicado en el ejercicio profesional?
Su director, Miguel Cendegui, señala que la clave está es la metodología del centro: «Promovimos el aprendizaje colaborativo, el fomento de la creatividad y la generación de contenidos, el planteamiento de retos en vez de objetivos...» Así, los alumnos pueden enfrentarse a cuestiones prácticas como crear una máquina de ozono, encargarse del huerto o construir una dinamo, por ejemplo. Esto genera un trabajo interdisciplinar, que implica a varias asignaturas, e internivelar, en el que se trabaja con otros cursos.
«Hay que llevar a los alumnos a esa parte más creativa, emprendedora y de fomento de las competencias personales», explica Guillermo Toledo, coordinador TIC del Colegio Británico, quien añade que la tecnología aporta valor a cualquiera de estos procesos de aprendizaje.
Por su parte, Cristina Muñoz, coordinadora del Bachillerato Internacional del colegio, «los contenidos curriculares también se estudian cuando se elabora un proyecto. Los aprenden porque los necesitan para llevarlo acabo, no porque se los estemos explicando». A su vez indica que este nuevo modelo de bachillerato, no implica solo el conocimiento de idiomas, sino también el entendimiento intercultural y la mentalidad globalidad en cualquier disciplina: «Saber entender lo que nos une y lo que nos diferencia». Además, destaca la carga de inglés de esta etapa y la posibilidad de estudiar o investigar aquello que más les guste dentro de cada disciplina.
Al respecto, Cendegui señala que hace años la lengua inglesa era el principal valor del Colegio Británico, pero que actualmente es su proceso de internacionalización, que afecta a toda la política de centro: «Los alumnos deben saber que hay un mundo ahí fuera y distintas culturas».

Etiquetas