Despliega el menú
Branded

Protección eficaz para alumnos y profesores

El colegio Agustinos es el primero que instala esta máquina para eliminar el sar-cov-2 de juguetes, libros o ropa gracias al ozono.

Cabina de desinfección patentada por HMY y que se utiliza ya en el colegio Agustinos para higienizar el material utilizado en las aulas.
Cabina de desinfección patentada por HMY y que se utiliza ya en el colegio Agustinos para higienizar el material utilizado en las aulas.
HMY

La pandemia del coronavirus que asola el mundo nos ha obligado a todos a cambiar nuestras rutinas pero, por necesidad, la realidad de las aulas sigue pareciéndose más a la ‘antigua normalidad’ que a la ‘nueva’. Los niños están en clases que superan con mucho el máximo obligatorio de 6 personas y comparten, cogen y tocan todo tipo de material.

Por eso es más importante que nunca hacer un seguimiento y una desinfección eficaces de la ropa y el material escolar. Esto se ha ido solucionando acumulando juguetes en cuarentena y lavando ropa tras un solo uso.

Ante esta necesidad, HMY (antes Yudigar) ha creado una cabina de desinfección que elimina todo tipo de virus y bacterias en cuestión de minutos. El dispositivo se desarrolló en tiempo récord durante los primeros meses de la pandemia con la ayuda de MTEX-NS, socios portugueses de HMY, y durante el pasado mes de septiembre su eficacia fue puesta a prueba - y avalada - por la Universidad de Zaragoza.

HMY instaló a principios de octubre la primera de sus cabinas en el colegio Agustinos de Zaragoza, quienes ya han podido comprobar sus beneficios. En tan solo media hora, cualquier elemento que puedan tocar alumnos o profesores queda totalmente libre de organismos -virus, bacterias o cualquier otro-. Tras introducir los utensilios y cerrar la máquina, esta convierte el aire de su interior en ozono. Su concentración aumenta hasta el límite necesario para la desinfección y, al finalizar el programa, la máquina desnaturaliza el ozono volviendo a convertirlo en aire respirable.

Aval universitario

Conscientes de la importancia e impacto que puede tener en la salud de la población, HMY decidió colaborar con la Universidad de Zaragoza en el estudio de eficacia de la cabina de desinfección. Para ello, financiaron, a través de una cátédra, la creación del Laboratorio del Coronavirus en el Centro de Encefalopatías y Enfermedades Transmisibles Emergentes de la facultad de veterinaria, dirigido por Juan José Badiola. Tras un mes de análisis, los resultados demostraron que la máquina combatía el virus con eficacia.

La maquina cuenta además con los mecanismos de control y seguridad necesarios en este tipo de dispositivos. Un cierre mecánico y otro magnético impiden que pueda abrirse durante su funcionamiento o por una persona que no esté autorizada. Además, sus sensores internos y su sistema operativo permiten controlar los niveles de ozono y la temperatura y duración de cada ciclo, además de proveer a HMY de toda la información necesaria para anticipar un correcto mantenimiento. n

Etiquetas