Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Real Zaragoza

Casado da el triunfo al Real Zaragoza en el derbi aragonés

Un gol del lateral del Real Zaragoza en el tramo final da una agónica victoria al equipo de Milla, que se sitúa líder. El Huesca, que se quedó con diez jugadores poco antes del descanso, siempre fue un bloque con carácter.

José Miguel Tafalla. Zaragoza Actualizada 05/09/2016 a las 01:38
Real Zaragoza - Huesca

En un balón suelto, sin dueño, que pareció burlar a todo y a todos dentro del área de la Sociedad Deportiva Huesca cuando el partido ya moría, Casado, lateral zurdo del Real Zaragoza, encontró el balón del triunfo para el conjunto de La Romareda en un derbi intenso, abnegado por parte de los futbolistas, y en el que los dos equipos se desfondaron bajo una temperatura verdaderamente asfixiante, impropia, diríase, para el mes de septiembre. De esta manera heterodoxa y al tiempo azarosa, Casado resolvió el encuentro y una segunda mitad que derivó en una carga constante del Real Zaragoza en busca del triunfo, a causa de que el Huesca se había quedado con diez piezas al filo del descanso, por una cándida expulsión de Bambock.

Un Huesca ordenado y metódico, con oficio, y que intentó a través del uso de las viejas artes del fútbol de plata que corrieran más los minutos que el juego, resistió las acometidas del bloque de Milla hasta casi el final, hasta la orilla de la conclusión del choque.

El Zaragoza no halló la fórmula para entrar con claridad por las bandas, y demasiadas veces vio cómo sus ofensivas se apagaban en las inmediaciones de la frontal del área contraria, donde siempre estaba levantado un muro pétreo, obra particular de Jair y Carlos David, dos centrales efectivos y rigurosos a lo largo de la noche. Entre ellos nunca encontró una grieta profunda Ángel, que porfió con constancia por seguir hermanado con el gol en este inicio de campaña.

Un remate de Carlos David a la salida de un córner, en el minuto 56, que se estrelló en el travesaño fue un modo de decir que el Huesca no renunciaba a nada, a pesar de la inferioridad numérica con la que se estaba empleando. Su poderosa resistencia fue encomiable hasta esos instantes crepusculares, donde acaso la tensión y el cansancio privaron de clarividencia a la defensa altoaragonesa, que no acertó a despejar un balón que fue suyo en dos momentos y que, finalmente, cayó a pies de Casado. Éste disparó como quien sabe positivamente que está finalizando una pesada encomienda si es certero.

El Real Zaragoza recogió en ese instante el premio a la entrega, a la fe, al esfuerzo por encaramarse al liderato de la clasificación, no tanto el fruto de una serie de ocasiones bien concebidas y ejecutadas.

Desde los compases iniciales del choque se percibió que el derbi iba a encaminarse por los caminos de la igualdad. El Huesca saltó al césped de La Romareda con una adecuada disposición táctica para dificultar sobremanera los movimientos y el juego de las dos piezas claves de su rival: Cani y Zapater.

Durante casi quince minutos, el equipo de Luis Milla se ahogó en el entramado defensivo planteado por Anquella. Incluso pareció por momentos que el duelo estaba ligeramente inclinado del lado azulgrana, por razón de una disposición más acertada.

Sin embargo, esas impresiones iniciales no tuvieron continuidad. Poco a poco, el Real Zaragoza fue abriéndose paso entre la espesura y la presión ofrecida por el Huesca. Primero lo hizo mediante balones directos a Ángel, que hizo un considerable trabajo de desgaste entre los centrales oscenses. Después, ya fue elaborando más su fútbol, a través de un uso aseado del balón y la participación de prácticamente todos sus efectivos en la confección del juego.

Entre Ángel y Xumetra construyeron la primera ocasión clara para el Real Zaragoza, pero el interior no acertó a conectar el remate definitivo. Poco después fue Zapater quien lo intentó desde lejos. El cuero se marchó por poco. En esa dinámica de empuje por parte del Real Zaragoza, Lanzarote y Xumetra se acercaron de nuevo al gol. La ocasión más nítida tuvo la firma de Lanzarote, en el minuto 31, en un contragolpe. Herrera, portero del Huesca, echó el cerrojo. Casi ya era la hora del descanso cuando Bambock vio su segunda tarjeta amarilla, por botar el balón en una falta nada más pedir barrera. Ese fue el punto de inflexión.

Ficha técnica:

1 - Real Zaragoza: Irureta; Isaac (Fran, minuto 68), Marcelo Silva, Cabrera (Popa, minuto 83), Casado; Zapater; Lanzarote, Erik Morán, Cani, Xumetra (Juan Muñoz, minuto 60); y Ángel.

0 - S.D. Huesca: Herrera; Nagore (Vadillo, minuto 92), Carlos David, Jair, César; Aguilera, Bambock; Camacho (Kilian, minuto 91), Samu Sáiz, Ferreiro; y Urko Vera (Cmiljanic, minuto 81).

Goles: 1-0. min.87. Casado.

Árbitro: González Fuertes, del Comité Asturiano. Expulsó por dos tarjetas amarillas al visitante Bambock (minuto 5 y 43). Amonestó a los locales Cani y Lanzarote, y a los visitantes Urko Vera, Jair y Cmiljanic.
 
>>> Así narramos el partido minuto a minuto 
 







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual