Viajes
Suscríbete por 1€

Rutas guiadas en la laguna de Gallocanta para ver las primeras grullas

Cada otoño miles de ejemplares de estas aves migratorias llegan a este enclave aragonés para pasar el invierno en tierras más cálidas. El 5 de noviembre es la fiesta de bienvenida.

Grullas en la laguna de Gallocanta el pasado febrero.
Grullas en la laguna de Gallocanta el pasado febrero.
Carmina Franco

La laguna de Gallocanta es para las grullas del norte de Europa su segunda residencia. En este enclave natural aragonés encuentran un hogar donde pasar una parte del frío invierno en tierras más cálidas. Así, durante todo el otoño, miles de ejemplares llegan hasta el humedal ofreciendo un espectáculo visual y sonoro que merece la pena ver. Para ello, la Red Natural de Aragón, de la cual forma parte esta reserva, ha organizado una serie de rutas guiadas para las próximas semanas.

‘De ruta con las grullas’ es el nombre de esta actividad con la que todos los años por estas fechas se anima al público en general y, especialmente, a los aficionados a la ornitología, a presenciar un fenómeno único. De la mano de guías expertos del Centro de Interpretación de la laguna, los asistentes podrán conocer de cerca el fenómeno natural de la migración de la grulla común. Participar es gratis pero hay que reservar plaza previamente y se necesita vehículo propio para desplazarse de un punto a otro. Las visitas se realizarán este sábado, domingo y lunes (29, 30 y 31 de octubre) así como el martes 2 de noviembre, día festivo; todos los sábados y domingos de noviembre, y del 3 al 11 de diciembre. En todos los casos, las rutas tienen una duración de tres horas y habrá dos pases por día, uno a las once de la mañana y otro a las tres y media de la tarde.

Fiesta de bienvenida en un paraíso ornitológico

La laguna de Gallocanta es un paraíso ornitológico por el que han llegado a pasar hasta 60.000 grullas en época migratoria. De forma gradual van llegando cuando comienza el otoño y, del mismo modo, se marchan a finales de enero, hacia el norte de África. Ambos momentos son clave en la reserva natural y desde la Asociación Amigos de Gallocanta se vive como una fiesta. De hecho, cada año se organizan actividades en torno a estas fechas para dar la bienvenida a los ejemplares que eligen este ecosistema, uno de los más singulares de Europa, para pasar parte del invierno.

La de este año es la edición número 25 de la fiesta y se celebrará el 5 de noviembre. Quienes quieran ver la salida de las grullas de los dormideros tendrán que madrugar. La quedada es a las siete de la mañana, en la ermita del Buen Acuerdo de Gallocanta. El otro punto fuerte de la jornada será cuando las aves regresen a su cobijo. Para ver la entrada en los dormideros se ha citado a los visitantes a las 17.30 en la misma ermita. Entre medio, hay otras actividades programadas. A las 9.15 se realizará un paseo por Las Cuerlas, donde se explicará lo que se ve en la sala de la Avutarda y, después, se dará una vuelta por los huertos. Los más pequeños también tienen su espacio en esta fiesta, con un taller de artesanía con temática otoñal que se desarrollará en los porches del albergue Allucant, en Gallocanta.

En este mismo espacio, se inaugurará a las 13.00 la exposición de pintura ‘Gruidae, la línea infinita’, con la presencia de la artista, Beatriz Bertolín. Por la tarde, a las 16.30, el aparcamiento exterior será el punto de partida de una salida con un ornitólogo para intentar ver alguna grulla anillada. Para cerrar esta 25 fiesta de bienvenida de las grullas, a las 19.30, en el salón del albergue Allucant se proyectará el documental ‘La laguna de Gallocanta’, con la asistencia del autor, Miguel Ángel Bielsa.

Exposición permanente y rutas señalizadas

Además de estas actividades puntuales con motivo de la llegada de las grullas a Gallocanta, en el centro de interpretación, situado entre las localidades de Bello y Tornos, se puede visitar durante todo el año una exposición interactiva. Desde este lugar también parten varias rutas señalizadas para realizar en coche, que acercan al visitante a esta reserva natural única. El espacio se puede recorrer también a pie o en bicicleta, siguiendo los recorridos señalizados, como el que sale de Bello y rodea la laguna, o el que parte desde ésta en dirección a Berrueco. Quienes tengan ganas de más, en el edificio de la Oficina de Turismo de Gallocanta, ubicado en la carretera que hay entre Gallocanta y Berrueco, se encuentra el Museo de las Aves.

Apúntate a la newsletter de turismo y recibe en tu correo una selección de propuestas para viajar y descubrir la comunidad aragonesa.

 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión