Viajes
Suscríbete por 1€

viajes por aragón

El Planerón y las estepas de Belchite: paraíso ornitológico a media hora de Zaragoza

Es uno de los pocos ecosistemas así que quedan en Europa y el interés que levanta sus características geológicas y su peculiar flora y fauna traspasa fronteras.

Desde Codo hay una ruta autoguiada por la estepa de Belchite.
Desde Codo hay una ruta autoguiada por la estepa de Belchite.
Turismo Campo Belchite

A 15 kilómetros de Belchite y a poco más de media hora en coche desde Zaragoza están las estepas de Belchite, uno de los pocos ecosistemas de este tipo que quedan en Europa. Su interés traspasa fronteras por sus características geológicas y la peculiar fauna y flora que habita en este espacio natural. De hecho, en él hay dos zonas protegidas, el Refugio de Fauna Silvestre de La Lomaza y la Reserva Ornitológica del Planerón. Este último está a cinco kilómetros de la localidad de Codo y se extiende a lo largo de 700 hectáreas. Es propiedad de la Sociedad Española de Ornitología (SEO) desde 1992 y atrae a investigadores de numerosos países.

Pero para acercarse a este singular entorno no hace falta ser profesional de la ornitología. Basta con tener inquietud y ganas de conocer un lugar único. Aficionados, familias y fotógrafos encuentran en la estepa de Belchite un paraíso para la observación de aves. Desde la localidad de Codo se puede llegar hasta el Planerón a través de un sendero acondicionado por el ayuntamiento y SEO/BirdLife. Para ello, se ha recuperado un antiguo camino natural y ahora el itinerario es de unos nueve kilómetros por la estepa, el hábitat más característico del Campo de Belchite.

La ruta es por pista y puede hacerse a pie, en coche o en bici de montaña. El recorrido está totalmente señalizado y parte desde la balsa de Codo, a la entrada del pueblo. Allí hay una zona acondicionada con sombra y un panel explicativo con el mapa del itinerario. También hay espacio para aparcar y un mirador. Aunque esta actividad se puede realizar en cualquier momento del año, las mejores épocas son la primavera y el mes de septiembre, cuando las temperaturas son más suaves. Si se hace en invierno conviene ir bien abrigado y en verano, se recomienda evitar la franja central del día, por el calor. Además, salir al amanecer no solo es una buena idea para evitar las horas de más sol. También permite disfrutar de los colores del cielo, por el que vuelan bandadas de aves que acuden a sus bebederos a esas horas.

Entre otras especies, en la estepa de Belchite habita la alondra de Dupont, el sisón o la ganga. Son aves que encuentran en la Lomaza y el Planerón las mejores condiciones para sobrevivir, como son la extrema sequía, la alta salinidad, el viento fuerte y muchas horas de sol. Para poder avistar a estos y otros pájaros no solo conviene agudizar la vista. También interesa llevar preparado el oído ya que algunas de las especies son escurridizas y no se dejan ver fácilmente. Es el caso de la alondra ricotí, cuyo trinar es fácil de escuchar, sobre todo al principio del día.

El entorno se puede recorrer haciendo otros itinerarios, como el que parte desde el aparcamiento a un kilómetro del núcleo de Codo, en la carretera que conecta el pueblo con Quinto. Este plan está pensado para quienes quieran tener una visión global de la estepa ya que se pueden ver los diversos estados de conservación de las zonas esteparias, pasando por los cabezos más próximos. Otra opción es tomar la pista de grava que sale de la misma carretera hasta ver los carteles que indican el comienzo del camino. En este caso, se recomienda extremar las precauciones ya que se trata de una zona con mucha vegetación y es área de cría habitual para las aves esteparias.

Visitas guiadas desde el centro de interpretación de Belchite

Quienes quieran profundizar en el avistamiento de aves en la estepa de esta zona de la provincia de Zaragoza, en Belchite está el Centro de Interpretación de las Estepas del Valle del Ebro Adolfo Aragüés. Este espacio cuenta con una exposición a través de la que el visitante puede aprender más sobre qué aspectos caracterizan a los ecosistemas esteparios aragoneses y de otras partes del mundo.

El centro cuenta con recursos expositivos como paneles interactivos, sonidos y olores propios de la estepa, maquetas pequeñas y una de gran tamaño que recrea un paisaje estepario, así como proyecciones audiovisuales. Los más pequeños de la familia también encuentran diversión a la vez que aprenden en este espacio. Está dotado de lupas, a través de las que pueden mirar para ampliar las reproducciones de aves y también se puede escuchar el canto de las distintas especies.

Además de conocer la zona por libre, la Reserva del Planerón también se puede recorrer con un guía experto. Para ello, se debe concertar previamente la visita a través del centro de interpretación, que abre los fines de semana y días festivos. Sea con guía o de forma autoguiada, a través de los itinerarios señalizados, se recomienda pasar primero por este lugar. El motivo no es otro que lo huidizo y esquivo de las aves esteparias. Estas características hacen que para su observación sea imprescindible, además de altas dosis de paciencia, un mínimo conocimiento previo acerca de sus hábitats y sus formas de vida.

Apúntate a la newsletter de turismo y recibe en tu correo una selección de propuestas para viajar y descubrir la comunidad aragonesa

 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión