Viajes
Suscríbete por 1€

Mapa de los mejores manantiales aragoneses para disfrutar de sus propiedades terapéuticas

Ubicados en lugares muy concretos, la mayoría de ellos cuenta con vestigios de época romana e incluso anteriores.

Las fuentes y manantiales termales se originan por la filtración de agua, de lluvia o de nieve, que penetra en las capas inferiores de la tierra y emerge en otra área de menor altitud. Aragón es un territorio que cuenta con destacados recursos medicinales y naturales que, a lo largo de los siglos, han ido aprovechando las propiedades de la tierra y del entorno para dar salida a unas aguas que cuentan con numerosas propiedades terapéuticas y de las que se puede disfrutar en algunos centros termales aragoneses. 

Hoy en día, estos lugares, históricos edificios frecuentados por la sociedad de la época de máximo esplendor de los balnearios, allá por la segunda mitad del siglo XIX, recogen toda la esencia de aquellos tiempos, trasladándola al siglo XXI, pero adaptándola a las demandas que los turistas desean para su bienestar y relajación. ¿Pero dónde se ubican los manantiales aragoneses?

1

Paracuellos de Jiloca (Zaragoza)

La localidad adquirió toda su fama en el siglo XIX cuando, prácticamente bajo su casco urbano, se descubrieron diversos manantiales minerales de los que brotaban, y lo siguen haciendo, aguas sulfurosas. Las aguas medicinales de este balneario de la provincia de Zaragoza son ricas en sulfuro de hidrógeno, un compuesto especialmente indicado para el tratamiento del reuma, dolencias de la piel o para combatir diversas complicaciones respiratorias.

2

Baños de Panticosa (Huesca)

Este balneario de Aragón se nutre de las aguas de seis manantiales distintos, cada uno con diferentes propiedades minero-medicinales que han permitido construir un completo y amplio centro de relajación y rehabilitación termal. 

3

Termas de Pallarés 

Las propiedades terapéuticas de sus aguas se manifiestan en el alivio de dolencias articulares, con importantes acciones estimulantes para el organismo. En forma de baños termales producen sedación, disminuyen la contractura muscular y aumentan el flujo sanguíneo. Son analgésicas y sedantes, se prescriben contra el estrés, la ansiedad y las alteraciones de tipo nervioso.

4

Ariño (Teruel)

El Balneario de Ariño es un centro de referencia en el termalismo de la región. Las fuentes de las que se nutre surgen a una profundidad de 70 metros y tanto por su composición mineral como por su temperatura –22ºC–, las aguas que de ellas brotan son idóneas para tratar trastornos relacionados con el metabolismo y con el colesterol o la glucosa entre otros factores.

5

Alhama de Aragón (Zaragoza)

Sus tierras son ricas en fuentes termales. Riquezas conocidas desde hace milenios y que hoy en día siguen nutriendo el turismo en la zona y aportando bienestar y calidad de vida a todos quienes vienen a tomar las aguas de esta región tan particular de Aragón. Los usos medicinales son principalmente reumatismo, artrosis, cuadros crónicos bronquiales y alergias.

6

Balneario Sicilia (Zaragoza)

Situado en en la Ibérica Zaragozana, donde se concentran las, probablemente, mejores fuentes y manantiales de aguas termales y minero-medicinales de toda España. Tiene efectos diuréticos y un alto valor antioxidante, lo que hace que sean muy buenas para personas con problemas renales y urinarios.

7

Vilas del Turbón (Huesca)

Las aguas bicarbonatadas e hipotónicas brotan del manantial Virgen de la Peña, unos metros más arriba de la localización del propio balneario que hay en la localidad. Sus aguas cuentan con efecto diurético, idóneo para cálculos renales, así como por ser claramente recomendable para dietas pobres en sodio.

8

Balneario de la Virgen (Zaragoza)

Sus aguas fueron declaradas de utilidad pública en 1888. Sus propiedades terapéuticas las hacen adecuadas para tratar problemas del aparato digestivo, reumatología, endocrinología, del aparato circulatorio, y proporciona una acción diurética, sedante y depurativas.

9

Balneario de Manzanera El Paraíso (Teruel)

Este balneario de Teruel ofrece una carta de cuidados y tratamientos especialmente indicada para paliar diversos trastornos del sistema digestivo, el aparato locomotor, el respiratorio y para tratar afecciones dermatológicas.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión