Viajes
Suscríbete por 1€

Matarraña, tierra de olivos centenarios

La comarca tiene identificados al menos 125 ejemplares de entre 450 y 800 años de antigüedad y se ha creado un mapa con los ocho más representativos.

La olivera de Sant Pere Màrtir, en Fuentespalda, es una de las centenarias del Matarraña.
La olivera de Sant Pere Màrtir, en Fuentespalda, es una de las centenarias del Matarraña.
Matarraña Turismo

Son símbolo de la identidad del territorio y también homenaje a sus antepasados. Los olivos centenarios son característicos del Matarraña pero, por motivos económicos, han ido desapareciendo. Para conservar estas reliquias, se han identificado 125 ejemplares y se ha creado un mapa para dar a conocer los ocho más singulares.

Conocida como la ruta de las Oliveras Centenarias, el Matarraña propone esta actividad no solo para promocionar su riqueza natural, sino también para transmitir lo que los olivos significan para sus gentes. Pueden parecer simplemente árboles pero para los habitantes de esta comarca turolense los olivos tienen un significado especial y son parte de un legado que va pasando de generación en generación.

Algunos de los ejemplares más longevos que se conservan se estima que tienen alrededor de 800 años de antigüedad, una larga vida que se va manteniendo gracias al tiempo dedicado al cuidado de estos olivos centenarios. La ruta que hoy los da a conocer es el resultado de un proyecto que nace para conservar unas oliveras que, puesto que ya no son rentables, se han ido arrancando con el paso de los años.

Aunque cada vez son menos, actualmente se han identificado y catalogado como singulares 125 ejemplares, destacando ocho que se reparten por el territorio del Matarraña. El olivo más joven tiene 422 años y unos cuatro metros de altitud. Es la conocida como Olivera del Pla y se encuentra en el paraje de Planes de la Elvira (término municipal de La Portellada). Para llegar hasta ella, desde el pueblo se toma la carretera TE-22 en dirección a La Fresneda. El ejemplar está a menos de un kilómetro, a la izquierda.

Muy próximo a este olivo está otro de los más representativos del Matarraña. Es la Olivera de Sant Pere Màrtir y se sitúa en un paraje de Fuentespalda. Su antigüedad es de casi 700 años y mide más de seis metros. El ejemplar está en las inmediaciones de la ermita del mismo nombre, a unos seis kilómetros del pueblo. En esta zona occidental de la comarca se esconde también el olivo centenario de la Sort. Está en la localidad de Fórnoles y su edad estimada es de 678 años. Para encontrarlo hay que recorrer apenas 800 metros de la carretera TE-V3004 de salida del pueblo.

En dirección norte, la ruta por las oliveras centenarias del Matarraña continúa hasta la de Les Planes, en La Fresneda. Con sus 665 años de antigüedad forma parte de un gran conjunto de olivos en un paraje entre el municipio y Torre del Compte. Aprovechando la visita, merece la pena acercarse a La Fresneda, cuyo casco urbano está declarado como Bien de Interés Cultural. Destacan la iglesia barroca, el ayuntamiento renacentista con la lonja, los porches de la calle Mayor y las casas palaciegas.

La zona oriental de la comarca alberga dos de estos olivos centenarios. En concreto, son la Olivera Mas d’en Gerra (en Arens de Lledó) y la del Tossal, en Lledó. El primero de ellos se encuentra en plena Ruta de los Túmulos funerarios del Matarraña (PR-TE-200), cuyo camino empieza a tres kilómetros de la población de Cretas, en la carretera hacia Calaceite. Tiene 712 años de antigüedad y es uno de los ejemplares de mayores dimensiones, con siete metros de altura y más de doce de ancho.

La Olivera del Tossal es de las más jóvenes dentro del conjunto de centenarias. Su edad estimada es de 555 años y se sitúa en el término municipal de Lledó. En la localidad se puede visitar el conjunto medieval formado por la iglesia de Santiago Apóstol, de estilo gótico levantino, y la Casa de la Vila, enmarcada dentro del modelo de casa-palacio aragonés, de estilo renacentista del siglo XVII.

El Suavo y La Fosseta son los dos últimos ejemplares de los ocho olivos destacados del Matarraña. Se sitúan en el norte de la comarca, en los términos de Calaceite y Mazaleón, respectivamente, y son los dos ejemplares más antiguos del conjunto.

El más longevo es el de El Suavo, con una edad estimada de 853 años. Situada en el paraje del Barraquet, a esta olivera se llega desde Calaceite, por el camino del cementerio. Muy de cerca le sigue la de La Fosseta, con 742 años de antigüedad. Todos los demás olivos son de variedad empeltre, mientras que la de este es desconocida, lo que lo hace todavía más singular. Para llegar hasta el lugar donde se levanta hay que tomar el antiguo camino de Valdeltormo desde Mazaleón. Actualmente está señalizado como ruta BTT y parte desde la parte trasera de las escuelas del pueblo, por lo que no tiene pérdida.

Toda la información sobre esta ruta por las oliveras centenarias del Matarraña se puede consultar en la página web de la comarca. La propuesta forma parte del proyecto de cooperación ‘Oliveras y casetas del Bajo Aragón y Matarraña’, desarrollado por el Grupo de Acción Local Bajo Aragón-Matarraña. Junto con la comarca del Matarraña, en su realización han participado también las poblaciones de Belmonte, Torrevelilla y La Codoñera, pertenecientes a la vecina comarca del Bajo Aragón.

Apúntate a la newsletter de turismo y recibe en tu correo una selección de propuestas para viajar y descubrir la comunidad aragonesa. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión