Despliega el menú
Viajes
Suscríbete

turismo en aragón

Conoce Santa Elena, la ermita aragonesa de leyenda con el aguallueve más misterioso

La ermita de la Santa está a las afueras de Biescas y su origen se basa en una historia de persecución y protección.

Ermita de Santa Elena en Biescas
Ermita de Santa Elena en Biescas
Soledad Campo

En Biescas hay muchos sitios singulares, pero cuando se habla de magia, pocos igualan a la ermita de Santa Elena y su hermoso entorno. La pequeña edificación tiene su cabecera al abrigo de la roca, en la cueva donde según la leyenda, la santa se escondió para protegerse de la persecución a la que le sometía un caudillo moro. De allí brotan las aguas de la fuente gloriosa en forma de hermoso aguallueve, que según dice el saber popular aumenta su caudal con las romerías, que levantan el ánimo de la santa. La excursión desde Biescas es de aproximadamente dos horas (seis kilómetros) aunque se puede acortar en vehículo, dejándolo en la capillita del Zoque junto al puente sobre el Gállego. El regreso idóneo es por la margen izquierda, para disfrutar del resto de puntos atractivos del paseo.

Ermita de Santa Elena: cuenta la leyenda...

Según la leyenda, la emperatriz Elena (madre de Constantino, emperador de Roma) llegó a estas montañas huyendo de los moros, que la perseguían por la influencia que tuvo en su hijo a la hora de proteger a los cristianos. Paró a descansar en una piedra y ahí se obró el milagro: brotó el manantial, la piedra donde se sentó tomó forma de silla y sus pisadas quedaron marcadas en el suelo, en una dirección ambigua: un pie para cada lado. Además, en la cueva donde se refugió, las arañas tejieron a toda velocidad una red tan tupida que cuando llegaron los perseguidores, ni siquiera pensaron en la posibilidad de que se hubiera metido allá.

Dolmen de Santa Elena en Biescas.
Dolmen de Santa Elena en Biescas.
Soledad Campo

La marcha desde el puente es en suave ascenso por pista hasta un pasillo de rocas que precede a la construcción. La fábrica de la ermita es del siglo XIII y ha sido restaurada en varias ocasiones. En la excursión hay otras paradas de interés. Por ejemplo, el dolmen de Santa Elena, una reconstrucción del original en el sitio donde se hallaba. El fuerte del mismo nombre, a 1.140 metros de altura, es del siglo XIX y desde allá hay unas vistas magníficas, con el pico Puyarrón al norte.  

Fuerte de Santa Elena en Biescas.
Fuerte de Santa Elena en Biescas.
Laura Zamboraín
Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión