Despliega el menú
Viajes
Suscríbete

Turismo

Tauste, de la maqbara a la torre de la iglesia de Santa María

El reciente descubrimiento de unos de los cementerios islámicos más grandes y antiguos del Valle del Ebro ha aumentado el interés turístico de la localidad cincovillesa

Necrópolis islámica recientemente descubierta en el casco urbano de Tauste.
Necrópolis islámica recientemente descubierta en el casco urbano de Tauste.
Heraldo

Hasta ahora, la torre de la iglesia de Santa María era el elemento más característico de Tauste. Gran parte del atractivo de esta localidad cincovillesa está en su pasado mudéjar y en los restos que todavía salpican sus calles y monumentos de esta corriente.

Pero hace unos meses, un nuevo descubrimiento se ha colado entre los principales reclamos de las visitas turísticas al municipio. Se trata de la maqbara, un cementerio islámico descubierto en el subsuelo de unas de las avenidas de Tauste. En las excavaciones se han encontrado 450 enterramientos, lo que hacen de esta necrópolis una de las más grandes y antiguas del Valle del Ebro. Destaca, además, su buen estado de conservación.

Quienes pasen por Tauste en las próximas semanas podrán pasear por las inmediaciones de este hallazgo, ya que es una calle en el casco urbano. Pero, por el momento y mientras terminan las obras tras la excavación, solo se ven los huecos de los enterramientos. Está previsto que en el plazo aproximado de un mes ya se puedan empezar a organizar visitas guiadas, cuando los trabajos arqueológicos hayan finalizado y se adecue el terreno para tal fin.

Torre e iglesia de Santa María.
Torre e iglesia de Santa María.
Heraldo

Mientras tanto, lo que sí se puede visitar es la iglesia de Santa María y su torre. El templo es mudéjar y destaca su retablo interior. Se construyó entre los siglos XIII y XIV y en él se aprecia la influencia del gótico levantino.

El elemento más destacado de la iglesia es la torre, considerada el alminar de la antigua mezquita, construida en Tauste en la misma época que la Aljafería en Zaragoza donde después se levantó el templo mudéjar. El visitante puede subir a lo más alto de esta construcción, de 47 metros de altura y mil años de antigüedad.

Aunque la parte exterior ha sido restaurada en numerosas ocasiones con el paso del tiempo, el interior de la torre está prácticamente intacto. De hecho, las escaleras por las que se sube a lo alto del campanario son las originales. Éstas guardan todo su encanto pero, al mismo tiempo, uno se debe enfrentar a ellas con precaución, ya que la piedra puede resbalar debido a la erosión de los años.

La oficina de Turismo todavía no está abierta con un horario continuado pero sí se pueden concertar visitas previamente. Por el momento y hasta que se recupere el servicio habitual de atención al turista, los interesados en acceder tanto a la iglesia como a la torre deberán ponerse en contacto con el teléfono 693707925 con antelación a su viaje a Tauste. Solo de esta manera podrán asegurarse el acceso al templo, dadas las restricciones de aforo que todavía se mantienen para este este tipo de pases turísticos.

Un paseo entre culturas

Aunque la iglesia con su imponente torre y la recientemente descubierta maqbara son los principales atractivos de Tauste, un día en la localidad no puede terminar sin perderse por sus calles.

Paseando por la parte baja del casco urbano, siguen apareciendo los restos que el mudéjar ha dejado en la localidad. Aquí se encuentra la iglesia de San Antón, construida originalmente en el siglo XII. A sus pies se levanta una torre mixta, de cuerpo cuadrado y parte superior octogonal, de posterior aparición.

Avanzando en el tiempo y también por las calles del pueblo, aparece la Casa Nueva o Casa de la Cámara, un palacio renacentista de finales del XVI, símbolo de la arquitectura civil de Tauste. Se sitúa en la cuesta de la Cámara y desde hace un tiempo, en su interior se encuentra la sede de la Asociación Cultural El Patiaz.

Interior del Santuario de la Virgen de Sancho Abarca.
Interior del Santuario de la Virgen de Sancho Abarca.
Laura Uranga

El Santuario de la Virgen de Sancho Abarca

A 20 minutos en coche desde el centro urbano de Tauste se localiza el Santuario de la Virgen de Sancho Abarca, un lugar al que merece la pena acercarse aunque solo sea por las vistas desde la meseta, antesala del parque natural de las Bardenas Reales. Desde este mirador de excepción se puede ver el Moncayo a un lado, los montes de Zuera y Castejón al otro, incluso el Pirineo al norte.

La población más cercana es Sancho Abarca, pedanía de Tauste, a 14 kilómetros. Hasta hace apenas un año para llegar hasta el santuario, el último tramo en coche se producía por pista forestal. Desde hace unos meses, quienes suben ya lo hacen por carretera en su totalidad, tras la inauguración de los últimos kilómetros de asfalto en marzo de 2020.

El entorno se presta también al senderismo o las rutas en bici, así como a otras actividades en la naturaleza. Además, la ermita de Nuestra Señora de Sancho Abarca tiene un importante significado espiritual tanto para los vecinos de Tauste, como para los pueblos navarros de Cortes, Buñuel, Cabanillas y Fustiñana. En señal de su devoción, durante el año se organizan dos romerías hasta allí en honor a la virgen.

El pasado 2012, junto a la iglesia barroca, se reabrió la antigua hospedería en forma de hotel. Sus 14 habitaciones con terraza son auténticos miradores privados desde los que disfrutar de las vistas. La apertura del establecimiento, donde también se sirven comidas, está prevista para principios de marzo, aprovechando el puente de la Cincomarzada. Se puede reservar a través de internet, en varias plataformas de búsqueda, así como en el teléfono 692 602 665 y en el correo pilarmar61@gmail.com, tanto para alojarse como para el restaurante.

Apúntate a la newsletter de turismo y recibe en tu correo una selección de propuestas para viajar y descubrir la comunidad aragonesa.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión