Despliega el menú
Viajes
Suscríbete

turismo

Ruta por la Sierra de Armantes, la Arizona aragonesa

A 90 kilómetros de Zaragoza, en las inmediaciones de Calatayud, el paisaje de formaciones rocosas de areniscas rojas y yeso no tiene nada que envidiar al americano.

Sierra de Armantes.
Sierra de Armantes.
Heraldo

Lo de viajar a Estados Unidos se antoja complicado, dada la todavía grave situación de la pandemia. Pero en la provincia de Zaragoza, por la que el ciudadano aragonés ya se puede mover con libertad, se esconde un paisaje que nada tiene que envidiar al del mismo estado de Arizona.

Salvando las distancias, a unos 90 kilómetros de la capital aragonesa, la Sierra de Armantes ofrece un curioso paisaje compuesto por formaciones rocosas de arenisca roja y yeso. Emplazado en el triángulo que forman las localidades de Calatayud, Ateca y Torralba de Ribota, recorrer este espacio natural bien podría ser la versión de proximidad de la estadounidense ruta 66.

Hay varias alternativas para adentrarse en este territorio rocoso del sistema ibérico zaragozano. La ruta se puede realizar andando o en bicicleta de montaña, para poder acercarse mejor a todas las formaciones. Hay quienes la recorren a caballo y otros optan por el coche o la moto, aunque con estos vehículos solo se puede llegar hasta el mirador, habilitado para obtener unas vistas panorámicas de estos castillos de Armantes.

Formaciones de arenisca roja en la Sierra de Armantes. Ayuntamiento Calatayud
Formaciones de arenisca roja en la Sierra de Armantes.
Ayuntamiento Calatayud

Ruta a pie desde Calatayud

Quienes prefieran dejarse llevar y sumergirse de lleno en el paisaje rojizo de la sierra, se propone una ruta a pie desde la misma localidad de Calatayud. El primer tramo se puede realizar en coche, tomando la antigua carretera a Soria. A unos dos kilómetros un depósito de agua a la derecha servirá como referencia para tomar un desvío a la izquierda justo antes. Es la entrada a la pista forestal que lleva hasta la Sierra de Armantes.

El camino no tiene pérdida, custodiado a ambos lados por pinos. Esta vía llegará hasta una explanada con espacio para estacionar unos diez vehículos. El acercamiento en coche terminará aquí, desde donde los excursionistas deberán comenzar su aventura a pie.

Desde este punto, la ruta continúa pasando por un par de barrancos donde quienes vayan en bici tendrán que bajarse de ella en este tramos. Los pinos siguen marcando el camino hasta llegar a una explanada con tres bifurcaciones.

El camino central lleva hasta el mirador, desde donde se puede contemplar el castillo más emblemático de la zona, así como una vista panorámica de todo el entorno. Una vez contempladas las formaciones en perspectiva, volviendo al cruce de caminos, la senda de la derecha permite acercarse a esa arenisca roja que parece una gran fortaleza, formada por la erosión del viento. Acercarse hasta allí merece la pena, ya que se llega en apenas 15 minutos de caminata.

Regresando de nuevo a la intersección, el camino que falta por tomar, el de la izquierda, sube hasta la Cruz de Armantes, el punto más elevado de esta gran meseta de 973 metros de altitud máxima. Conforme se avanza, se va ganando altura progresivamente para superar el desnivel y, aunque la cruz no se vea, llegando incluso a parecer que se aleja, está ahí.

Desde Cervera de la Cañada

A la Sierra de Armantes también se la puede atacar desde Cervera de la Cañada. La localidad se sitúa al norte de este entorno y, si se traza una línea recta desde allí hasta el cementerio de Calatayud, se atravesaría la sierra en 14 kilómetros.

A las formaciones de arenisca roja en la Sierra de Armantes se las conoce como castillos.
A las formaciones de arenisca roja en la Sierra de Armantes se las conoce como castillos.
Laura Uranga

Varios días señalados al año los vecinos de Cervera, como fiesta popular, realizan una caminata hasta la Cruz de Armantes. Este camino se puede replicar siempre que se quiera, aunque solo los más valientes lo completan y alcanzan la estructura de hierro que corona el punto más alto. Hasta allí, desde el pueblo, son 23 kilómetros de andada. Por el camino, se pasa por campos de viñedos, que según la época del año ofrecerán un color u otro, para completar un entorno de excepción.

Todas las rutas propuestas para recorrer la Sierra de Armantes son de dificultad fácil pero de duración considerable. Ya sean circulares o de ida y vuelta por el mismo camino, la caminata se puede prolongar durante unas seis horas, por lo que conviene ir preparados con el calzado y la ropa adecuadas. Se recomienda también llevar agua y comida para reponer fuerzas.

Y es que, como cuenta la tradición oral, su propio nombre lo dice. Dicen que a esta sierra se le quedó el nombre de Armantes por la expresión “ármate antes”. Con ella se recomendaba a todos los que iban a atravesar la zona que fueran preparados, ya que era territorio de maleantes. Ya libre de bandoleros, la Arizona aragonesa espera a sus próximos exploradores.

Apúntate a la newsletter de turismo y recibe en tu correo una selección de propuestas para viajar y descubrir la comunidad aragonesa.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión