Despliega el menú
Viajes

aragón es extraordinario

Las rutas de Fraella, un orgullo para Grañén

La pedanía, a 10 kilómetros de la cabecera del municipio, ha encontrado en esta alternativa de senderismo un modo de atraer cada vez más visitantes

Trabaja en Grañén para el Ayuntamiento como monitor de un taller municipal de empleo, y es uno de los principales impulsores de la adecuación, marcación e interpretación de las Rutas de Fraella. Joaquín Fontán describe el entorno de su pueblo con emoción. “Con las rutas empezamos un grupo de Fraella; muchos visitantes, franceses sobre todo, nos animaban a mover más este tesoro de la Serreta, las canteras y sus caminos, y decidimos probar. Con un proyecto de siete rutas que obtuvo una subvención europea, más el apoyo del Ayuntamiento de Grañén, se puso en marcha la idea con la pertinente licitación de las obras. La Asociación Rutas de Fraella se encargó del resto. Empezamos dos y ahora estamos seis en actividad permanente, cuatro de Fraella. Tenemos muchos socios que nos apoyan”.

La Ruta de la Fuente de los Recuerdos es circular, dos kilómetros, accesible para cualquier edad. “Las otras seis caminatas van variando de dificultad. Todas tienen sus paneles explicativos, con énfasis en la flora y la fauna además de la propia orografía; la del Mirador de la Buitrera es algo más larga, por ejemplo. Hay otras tres en la zona de Marcén, que mantiene el municipio vecino de Lalueza; destaca la de las Cías. Hay otra desde Fraella hasta el monte de Usón, que pertenece a Huerto, y llega al arco de San Andrés”.

Joaquín explica que la iniciativa pretende tender puentes con los municipios contiguos. “El ingeniero que nos apoyó en el proyecto ya nos dijo que fuésemos uniendo fuerzas con los vecinos, para crear una red que beneficiase a todos. Ahora estamos en acuerdos de colaboración con Tramaced, y la idea es que nuestras rutas conecten con ellos, con Piracésen la zona hay cosas interesantes, tenemos que movernos todos para despertar la curiosidad del turismo, que nos dé un poco de vida. Somos pueblos con poquita gente, población envejecida, y tenemos que espabilar”.

Además de andar, fotografiar y respirar aire puro, se hace ‘geocaching’; es un juego de pistas con ayuda de GPS en formato cazatesoros. “Se puede hacer con móvil o localizador específico, muchos vienen con su propio aparato de GPS. Cerca de aquí hay un tesoro escondido –bromea– pero no te diré dónde; los vamos repasando por si alguno no cumple las normas y se lleva el juguetico del ‘tesoro’ sin dejar otro para el siguiente. A la gente le engancha, vienen muchos de Huesca ciudad, que antes no miraban para abajo”.

La ruta desde el Mirador de la Buitrera hasta los Tozales de La Andeta tiene una curiosidad. “Se hizo una cortada en la piedra a la que llamamos la Raja Miramiel. El nombre viene de la historia de un comerciante que vino por la zona en busca de miel; le indicaron un punto en el que había panales y halló un agujero en la piedra, se abrió camino hacia ella con mucha habilidad y consiguió su panal. Nosotros lo hemos bajado rapelando, y efectivamente hay una cueva allá, y se ven las marcas del pico en la cortada, pero ya no hay abejas. Camino del Mirador de Languardia, otra de las rutas, hay un Tozal llamado de las Horcas; dicen que alude a los que antiguamente eran ajusticiados por robar o hacer fechorías en el pueblo. Los mayores dicen que se hacía allá para que sus almas no volviesen hasta el pueblo”.

La Fuente de los Recuerdos, un lugar que ya se sabe inolvidable

Para llegar a la Fuente de los Recuerdos, arranque y destino de algunas de las rutas locales, hay que recorrer una sencilla pista desde Fraella, dejar el vehículo en la base de una loma y subir a pie menos de 100 metros. Fraella (pedanía de Grañén, pueblo de herrerías) recuperó esta fuente hace tres años, tras casi seis décadas tapada y ‘enronada’. El esfuerzo de cuatro vecinos del pueblo hizo posible el acondicionamiento de la fuente, que vuelve a manar, además de un abrevadero, un lavadero… los sillares del lavadero vienen de Siétamo, por cierto. Muy cerca hay una pesquera; la principal surgencia de la fuente está en un pozo a unos 80 metros de profundidad. Segundo, vecino de Fraella, lo descubrió, y el caudal mana constante en verano e invierno. Desde la conclusión de las labores de restauración, el emplazamiento (con carrizos alrededor) es muy disfrutable; tiene mesitas para merendero.

Este pueblo tiene su propio portal de acceso a la felicidad lotera

Parece cosa de película, pero en Grañén están acostumbrados a que la suerte de la lotería se acuerde a menudo de este municipio oscense, que ya forma parte del mapa español de la fortuna. María Pilar Azagra y Fortunato Oriol (curiosa coincidencia la del nombre en un lugar tan tocado por la diosa Fortuna) están curados de espanto con las cámaras: desde hace una década, las visitas de los medios de comunicación son asombrosamente frecuentes en su administración de Loterías y Apuestas del Estado, la número 1 (y la única) de Grañén.

Recién entrados en el otoño, la apuesta estelar de la casa ya ha visto movimiento, a pesar de todo lo que se está viviendo este año. “Las asociaciones –explica María Pilar– ya han pasado en masa a por su Lotería de Navidad, tenemos contactadas más de 70 cada año. Aún falta para el sorteo, pero de momento la venta va muy bien”.

¿A qué viene tanto jaleo, comparable a escala con el que generan la localidad leridana de Sort o la famosísima Doña Manolita de Madrid? Muy fácil: en 2011, esta administración vendió íntegramente el gordo ‘más gordo’ de la historia de la Lotería de Navidad. Ese 22 de diciembre, Pilar repartió 720 millones de euros. Ese mismo año ya había vendido una Bonoloto de casi cuatro millones de euros. En 2013, repartieron otros nueve millones de euros con el primer premio de la Lotería Nacional regular, y en 2015 colocaron nada más y nada menos que 45 series del tercer premio de la Lotería de Navidad, con un premio total de 22,5 millones que devolvió la lluvia de dinero a los Monegros.

Aún hubo más

¿Sorprendidos? En 1995 (llevan 38 años en ejercicio) ya habían dado un cuarto premio de la Lotería de Navidad, que supuso un reparto de 3.600.000 euros, y en 2008 cayó un primero premio de la Lotería Nacional (nueve millones) y un segundo en esa misma apuesta (720.000 euros). En 2018 cayó un tercer premio de la Lotería Nacional, con 360.000 euros de reparto. María Pilar explica que el ‘furor’ continúa. “Viene mucha gente de fuera a comprar, ya desde verano ha habido bastante afluencia, pero llevamos cantidad y quedan números. Los sábados son los días más concurridos, abrimos de 10.00 a 13.00 y es un no parar. El teléfono (974390117) también va que vuela, y llegan muchas peticiones por internet. Cuando llaman piden muchas veces todos los números disponibles, para ver si alguno suena especialmente bien. La verdad es que tenemos muchos números curiosos, bajos y altos, llamativos... otros vienen cada año a por su número favorito, porque saben que lo tenemos aquí. Entre semana abrimos de 9.00 a 13.30 y de 16.30 a 19.30”.

Además de la venta normal, la Peña la Fortuna de Grañén también suele organizar apuestas múltiples basadas en los juegos de las Loterías y Apuestas del Estado. Aunque hay muchos miembros y las cantidades ganadas no son astronómicas, también suelen ganar bastantes premios. Algo pasa en Grañén... y no, los botánicos locales no han certificado una concentración inusual de tréboles de cuatro hojas.

GRAÑÉN

Comarca. Los Monegros.

Cómo llegar. Desde Huesca, su capital de provincia, hay 26 kilómetros por la A-1212 y la A-1213.

Núcleos de población. Grañén (cabeza de municipio), Fraella, Curbe, Callén y Montesusín.

Dónde comer y dormir. En Grañén se cuenta con el hotel Cuatro Hermanos, y como alternativas de bar y restaurante están el Cañardo, Avenida, Jano, Ocón (también llamado bar Teruel), la Iguana y el Galeón.

En Curbe. La pedanía presume del restaurante Montecorvaz, con afluencia fiel de trabajadores y vecinos de la zona gracias a su excelente menú.

BTT. Hay dos alternativas marcadas en Fraella: la ruta del Reguero (llana, pasa por Curbe) y la del Saso Bajo (circular corta).

San Nicolás de Bari. La iglesia de Fraella es una construcción de piedra sillar, de pequeñas dimensiones, que consta de una nave dividida en cuatro tramos mediante arcos fajones apuntados, que parten de una imposta que recorre todo el interior.

Artículo incluido en la serie 'Aragón es extraordinario'.

Etiquetas
Comentarios