Despliega el menú
Viajes

turismo

El sector turístico del Pirineo empieza a respirar con la primera oleada de visitantes

Los turistas, la gran mayoría de Zaragoza, dejan una alta ocupación en segundas residencias, casas rurales y terrazas. Ordesa duplicó el sábado las visitas respecto al anterior fin de semana y Alquézar estuvo a rebosar.

El sector turístico del Pirineo tenía muchas expectativas para este primer fin de semana de la fase 3, que permite ya la circulación entre las tres provincias aragonesas, y se cumplieron. Terrazas llenas, restaurantes con el cartel de completo, alojamientos de turismo rural y segundas residencias con una alta ocupación y rutas senderistas con mucha afluencia. Un cóctel perfecto que permite a los empresarios empezar a respirar después de casi tres meses de ahogo económico por el confinamiento. Con todo, las miradas están puestas en el próximo 21 de junio, cuando ya estará permitida la movilidad entre todas las comunidades autónomas sin limitación alguna.

En las dos semanas anteriores ya se había hecho notar algo de movimiento aunque de forma muy contenida ya que los únicos visitantes procedían de la propia provincia de Huesca. Sin embargo, la primera oleada de visitantes de la Zaragoza, donde residen el 75% de los habitantes de Aragón, ha dejado este fin de semana un impacto mucho mayor en todos los valles pirenaicos.

Así ocurrió en uno de los principales focos turísticos del Pirineo oscense, el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido. Y es que pese a que el tiempo no acompañó demasiado con cielos nublados y lluvia intermitente, este sábado casi se duplicó el número de vehículos que usaron los párquines respecto al fin de semana anterior (437 frente a 234), según los datos facilitados por la directora, Elena Villagrasa. El de la pradera de Ordesa, en Torla, registró un pico de 320, lo que supone casi el 80% de ocupación máxima. Menor fue la presencia en el resto de accesos (55 en Añisclo, 52 en Pineta y 10 en Escuaín) "que siempre están mucho menos masificados", recordó. Cola de Caballo sigue siendo la ruta "estrella" y, por ahora, han constatado que la mayoría de los visitantes van sin mascarilla pese a que se aconseja su uso aunque sea al aire libre.

El Parque Nacional ha roto en estas últimas semanas la "tranquilidad" vivida durante los casi dos meses que estuvo cerrado al público y que propició que los animales recuperaran terreno y se vieran imágenes "extraordinarias" como una osa y sus dos oseznos en la zona de Pineta.

Con todo, el gran aluvión se espera a partir de finales de mes ya que el 60% de los visitantes habituales de Ordesa proceden de Madrid, Cataluña, Comunidad Valenciana y País Vasco. El acceso a la pradera sigue siendo libre aunque no descartan volver a habilitar autobuses "cuando haya una demanda suficiente".

En Jaca, la libre movilidad de aragoneses incrementó la presencia de viandantes por las calles de la ciudad y haciendo uso de restaurantes y bares, algunos de los cuales llegaron a completar su aforo. La mayoría de visitantes son de segunda residencia ya que la ocupación hotelera de momento sigue siendo poco significativa. La mayoría de establecimientos ya han abierto, pero todavía hay hoteles que retrasarán su apertura hasta finales de mes.

Otro de los puntos de interés turístico, la villa medieval de Alquézar, en la Sierra de Guara, también estuvo a rebosar de visitantes que recorrieron sus calles empedradas y disfrutaron de sus dos principales atractivos, las populares pasarelas sobre el río Vero (por las que pasaron 600 personas) y el castillo colegiata.

Los restaurantes y terrazas se llenaron como Cueva Reina, que tenía sus 20 mesas reservadas hacía días. Es uno de los 14 establecimientos que ha abierto. En los próximos días les seguirán otras 70 empresas turísticas (hoteles, bares, restaurantes, empresas de aventura, …). "No es como otros años pero sí que estamos teniendo muchos clientes de Zaragoza. Las expectativas son muy buenas para este verano. Además, la clientela ha cambiado y no le importa gastar algo más si se siente segura", dijo Concha Martín, cocinera y dueña del restaurante. 

Etiquetas
Comentarios