Despliega el menú
Viajes

Camino de Santiago, un paraíso para los amantes de la tranquilidad y el arte

El tramo aragonés del Camino de Santiago ofrece en la comarca de la Jacetania 90 kilómetros de contrastes paisajísticos y monumentos históricos relevantes. La ruta se diseña al gusto de cada uno.

Un peregrino avanza por el Camino de Santiago que pasa por la comarca de la Jacetania
Un peregrino avanza por el Camino de Santiago que pasa por la comarca de la Jacetania
Javier Gazapo

Si se busca un destino no masificado, en un entorno natural y rural al aire libre en el que en un minuto se pase de andar por un bosque a visitar una recóndita ermita románica, hay que patearse algunos kilómetros del tramo aragonés del Camino de Santiago, ramal del Camino francés. Entra en Aragón a través del puerto de Somport y discurre paralelo al río Aragón hasta que se une en Puente la Reina (Navarra) con el ramal procedente de Roncesvalles. En total son 90 kilómetros, que los peregrinos suelen dividir en cuatro etapas, que discurren por la comarca de la Jacetania entre paisajes de extraordinaria belleza y con paradas obligadas en monumentos cargados de historia como la catedral de Jaca, el monasterio de San Juan de la Peña o las iglesias de Santa Cilia, Santa Cruz de la Serós, Berdún o Artieda, o en simples recodos de la senda que invitan al descanso y la contemplación.

Habitualmente el peregrino se marca como reto completarlo en cuatro etapas: Somport-Jaca (31,7 kilómetros), Jaca - Puente la Reina (21,3 kilómetros), Puente la Reina-Artieda (21 kilómetros) y Artieda-Sangüesa (27,5 kilómetros). En este último tramo se pisa ya suelo navarro. Una propuesta para quien hace una escapada de un día, sin la presión del mapa y el calendario. es planificar la ruta a la medida de sus gustos y el tiempo del que dispone.

"No hay que tomarse necesariamente al pie de la letra las etapas clásicas, lo mejor para alguien que busque darse un paseo es que vaya al ritmo que quiera y elija los puntos que desea conocer", recomienda Javier Gazapo, presidente de la Asociación de Amigos del Camino de Santiago de Jaca. Para preparar el itinerario con antelación se puede encontrar información en diferentes páginas web, entre ellas la de Aragón Turismo que ofrece detalles de cada uno de los puntos de esta ruta jacobea para poder diseñar una etapa a la medida.

¿Alguna recomendación para quien se acerque por primera vez? Gazapo aconseja empezar por el inicio, por ese puerto del Somport que tras unos metros de descenso por una escalinata lleva a los restos del monasterio de Santa Cristina de Somport, que pese a su pasado glorioso (durante siglos reconfortó a los peregrinos que lograban atravesar los Pirineos desde Francia o a los que regresaban tras llegar a Santiago) todavía no ha sido tratado como se merece. Es una de las "etapas más bonitas" pero esos 31,7 kilómetros que separan la frontera de la capital de la Jacetania pueden echar a atrás a más de uno, por lo que lo mejor es acortarlo por donde se prefiera y permitan sus fuerzas.

Se divisa la estación de Candanchú y se salva el río Aragón por el puente de Santa Cristina, en la antigua carretera. Tras cruzar la N-330 el sendero continúa a través de un bosque de pinos y abetos. Se pasa entre fortificaciones defensivas de hormigón a modo de nidos de ametralladoras, forman parte de la conocida como 'Línea P: los búnkeres de Franco'. Hay que andar siete kilómetros y medio para entrar en Canfranc Estación. A la izquierda sobre el monte se divisa la fortaleza de Col de Ladrones, que el rey Felipe II mandó construir en el siglo XVI, y que fue reconstruida en el siglo XIX. Es imprescindible echar una larga mirada a la estación internacional. 

WhatsApp Image 2019-04-01 at 11.39.57
Ruesta
Ayuntamiento de Urriés

Para continuar hasta Canfranc pueblo hay que volver a atravesar por un puente el río Aragón a la salida de la localidad, a la altura del túnel de Somport. Al otro lado queda la Torreta de Fusileros, del XIX. La senda continúa por un hayedo que después de poco más de 4 kilómetros conduce a Canfranc pueblo. Cuando se alcanza su cementerio hay que cruzar otra vez el omnipresente cauce del Aragón por el puente medieval de los peregrinos, uno de los lugares más fotografiados, para retomar la traza histórica en la margen izquierda del lecho.

El siguiente destino es Villanúa, que queda a unos 4,8 kilómetros. Se desciende por el valle que poco a poco se va a abriendo. Antes de alcanzar el casco urbano, después de atravesar la central hidroeléctrica, se encuentra el Dolmen de las Güixas y la cueva que recibe el mismo nombre. La llegada a la población es por una calzada empedrada. Aquí podría terminar perfectamente la caminata de la jornada. Aún quedarían por delante algo más de 15 kilómetros para superar Castiello de Jaca y alcanzar finalmente Jaca. Si uno quiere garantizarse un fácil y cómodo final lo mejor es poder disponer de dos coches, uno al comienzo de nuestro ruta y otro en el lugar en el que hayamos decidido darla por terminada.

Cuentan los fieles al Camino que mayo y junio son los mejores meses para vivirlo. Durante el día las temperaturas suelen ser agradables, el sol aún no abrasa e invita a disfrutar de andadas al aire libre. No hay que madrugar excesivamente, como ocurre en verano, por lo que perfectamente se puede comenzar sobre las 9.00 o las 10.00 sin miedo a sufrir una insolación. Lo que no quita, recuerda Gazapo, para tomar las precaucaciones de llevar una gorra y crema protectora, algo de comer y abundante agua. "Uno de los puntos fuertes del Camino no son precisamente la fuentes y hay que tenerlo en cuenta", advierte. 

El presidente de la Asociación de Amigos del Camino de Santiago de Jaca remite también a otro tramo menos popular y simbólico que este arranque."Hay un tramo entre Artieda y Ruesta que discurre por un bosque, entre sombra y mucho musgo que resulta muy placentero y agradable", explica. Entre ambos pueblos distan unos seis kilómetros y medio. El pantano de Yesa se ve como fondo y sorprende la visión de un Ruesta casi fantasmagórico, con sus construcciones medievales que deberían haber llevado mejor vida.

Etiquetas
Comentarios